ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Enero 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      



Nos enlazan según Google


Blogalia


2019-01-14
)

Calidad de servicio (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-01-14

La columna de la contraportada del Diario de Noticias, MILENIO, del lunes 14 de enero de 2019.

Me dice al terminar la reparación que le ha traído a casa de la mano de una gran empresa: “Le llamarán para una encuesta de satisfacción: un 9 o un 10 es lo correcto”. El trabajo había sido fino, el trato amable... ¿por qué no? Solía ser de los que contestaban siempre a esas llamadas a pesar de mis reticencias sobre su utilidad. Recuerdo hace años una reparación de un coche que me dejó luego tirado en medio de un viaje porque no habían solucionado el problema de fondo: no hubo manera de especificarlo en la encuesta al cliente que me hacían, porque el operario había sido encantador, solo que ineficiente. De eso, claro, no preguntaban.

Con el tiempo se ha llegado a un estado superior de abyección con las encuestas de calidad del servicio: sirven para penalizar a la persona que hace la reparación, normalmente trabajadora de una empresa subcontratada y todo lo más precario que permite la ley (que es mucho). Es decir, si tú le das un 8, es un suspenso gordo y repercute en la vida del trabajador: puede ser penalizado o no recibir el complemento pactado por servicio excelente. Así fabrican resultados impresionantes con los que se compondrán notas de prensa y memorias en papel couché para los accionistas. Por detrás, la nueva esclavitud: si va mal (y mal es un 8 de 10) la culpa es del trabajador, si va bien, de la empresa que asegura un buen servicio. Al trabajador nunca le van a incentivar por su nota, pero sin duda le penalizarán.

¿Qué hacer entonces cuando te llaman para la encuesta o te invitan a pulsar donde las caritas? Abstenerse, desaparecer, no participar con tu voto en sostener un sistema injusto y malvado. La persona que va a tu casa a reparar algo no puede decírtelo, pero lo mejor para ella es que eliminaran esa mierda de las encuestas de satisfacción del servicio. Y para nosotros también.

2019-01-14 23:52 Enlace
2019-01-11

)

Supereclipse de superluna de superculo de supermono (21 de enero de 2019, ahí tenemos la primera tontá del año...)
2019-01-11

Si es que uno no para de ver tonterías. Por más que hayamos explicado por aquí cientos de veces de lo estúpido que es usar términos inadecuados para describir cosas inexistentes. Como esa superluna que no se puede comparar con cualquier otra luna de cualquier otro día, o mencionar que la luz rojiza de los eclipses de Luna es algo como "Luna de sangre", como si eso fuera ni siquiera una descripción exacta, desde luego fuera de toda lógica porque se podría decir igualmente "luna menstruada" o yo qué sé, puro gore lunar... (sobre las superlunas y demás mal periodismo hemos hablado tanto tanto tanto en este blog, ay).

Pero da igual, ya están los medios con la superluna de sangre de lobo del 21 de enero de 2019, inaugurando así un año que debía estar en lo astronómico más dedicado a celebrar los 100 años de la Unión Astronómica Internacional que estas paparruchas sensacionalistas. Pues no, ahí lo vemos en muchos sitios (uno especialmente que me causa especial dolor porque colaboro con la cadena de vez en cuando, en EITB titulan: "El 21 de enero habrá un eclipse total de luna, la ‘superluna de sangre de lobo’"). Y si fueran los únicos... pero no, son legión. Y eso que aún faltan 2 semanas y que el eclipse NO SE VE EN EEUU lo que nos ha evitado que todo este sinsentido viniera de allí, que es lo que solemos decir como excusa: que hasta la NASA lo dice (que es cierto) y que es el poderío estadounidense el que nos cuela estas noticias.

Bueno, el otro día hablando de cosas del año astronómico por la radio, se me ocurrió intentar hablar de la luna de culo de mono como más significativo símil para la luz rojiza de la Luna (a mi me encantaba el adjetivo "cobriza", es lo más bonito que podemos pensar en nuestro castellano, es muy gitano, es lorquiano, yo qué se...). Fue un atentado programado (por mi) y el lugar elegido fue el programa de JULIA EN LA ONDA, de Onda Cero, el 2 de enero de 2019, que conducía esos días Carmen Juan. En el minuto 29 solté lo del culo del mono y la periodista reconoció que no podría volver a mirar a la Luna eclipsada sin pensar en ello. ¡Bingo!







La cosa es que con un poco de manipulación podemos ir más allá. Pensemos: ¿qué evidencias o qué datos aportan los que se montan la historia de la superluna de sangre de lobo? Poca, ninguna, toda ficticia: el libro de un astrólogo milenarista que nunca acertó nada, una truculencia con la sangre ciertamente muy al gusto de esta época pero poco lógica, un animal asociado a la Luna y al tiempo frío y todo eso de los almanaques de la cultura nativa norteamericana y de los granjeros de invasión europea... en fin, pura bazofia que no aguanta nada.

El culo del mono, no, tiene más enjundia. Lean esto y cotejen, pero piensen que si les parecía plausible que un invento invisible de un astrólogo jetas mezclado con inciertas e indocumentadas referencias y tradiciones de allende los mares valen para vender titulares, ahora se lo pongo a huevo. Y sin más que inventar un poco un canto en un idioma africano la mar de extraño...

Lo he titulado:

Nota sobre el eclipse de luna de culo de mono del 21 de enero de 2019


En la tradición oral de la etnia Emai del sur de Nigeria, una narrativa que ha sido estudiada por antropólogos como Ronald P. Shaefer y Francis O. Egbokhare (véase su "Oral tradition narratives of the Emai people", Lit Verlag Münster, Hamburgo, 1999) se recoge una interesante historia llamada "el rey de Idelehon", un texto que comienza
"ólí ókhá lí í ló ke kpé ré na lí í khi okhá ísi ójé ídelehón emidí ínyémí lí á gúé ó vbii otoi..."
en el que narra una profecía de que la Luna se convertiría en un fantasma de color rojo oscuro, al final de una noche de los monos, estos enfrentarían al rey y su pueblo el trasero, del mismo color rojo que nuestro satélite, comenzando un periodo de confusión y muerte.

Posiblemente narra algún tipo de infección que afectó a humanos y que provenía del consumo de simios, de la misma forma que se ha registrado como vector para el Ébola en humanos (el artículo de The Lancet en 1990 de Jahrling y colaboradores "Preliminary report: isolation of Ebola virus from monkeys imported to USA"). La interpretación del texto es algo aventurada, porque el dialecto emai del Aoma o Ivbiosakon, el lenguaje edoide de esa región es uno de muchos (dos o tres docenas) con interpretaciones diversas y en las que los académicos no se ponen del todo de acuerdo. El mono es un animal familiar y totémico del mundo emai, que aparece en algunos otros relatos como portador de sabiduría y en cierto modo hostil a la civilización humana, un elemento del caos o el poder oscuro de la naturaleza.

Cabe pensar, sin embargo, que la visión del ciertamente llamativo culo de color rojo intenso de algunos simios, que entre ellos sirve como ostentación y a efectos de propiciar el emparejamiento, así como el orden social, fuera interpretado como una importante señal de respeto y temor ante una enfermedad incurable. La aparición casual de una luna roja, es decir, de un eclipse total de luna, podría haber generado la leyenda y el posterior relato.

¿Por qué el próximo eclipse del 21 de enero de 2019 debe ser el del “culo de mono” y no usar el apelativo habitual ya en los medios de comunicación de este siglo de “luna de sangre” o mencionar incluso al lobo como se ha hecho ya en diversas noticias y notas de prensa generalista? Porque precisamente esta leyenda sobre el rey de Idelehon acota un periodo mítico de tiempo que, usando los cálculos de los calendarios empleados en las culturas en Niger apuntan precisamente a un eclipse en el centro del invierno de 2019, es decir, éste y no otro. El conocimiento matemático y calendárico de las poblaciones y culturas africanas está menos estudiado que en Mesoamérica, pero diversos trabajos de antropólogos intentan establecer una cronología que ligue los hechos históricos con los de la narrativa mítica que se ha transmitido a lo largo de los siglos, recomponiendo así el espacio cultural de estos pueblos ("Aspects of Economy and Culture in the Prehistory of the Niger Delta", tesis doctoral de N. Nsewunwa, Univ. Cambridge, 1979).

¿Será entonces este eclipse de culo de mono el anuncio de un nuevo estallido del Ébola en esta región? Esperemos que no, ya saben que es importante no confundir los hechos reales con la verdad, y que en estos tiempos de manipulaciones interesadas no basta con la apariencia de veracidad de da poner unos enlaces y citas científicas… Que no nos la den con queso. Queso verde, evidentemente, que es del que está hecho la Luna (vid. "The Moon is made of green cheese", en wikipedia por ejemplo).

Lo dicho, feliz supereclipse de superluna de superculo de supermono.

2019-01-11 21:04 Enlace
2019-01-08

)

Autosuficiencia (#MILENIO @NoticiaNavarra)
2019-01-08

Publicado el lunes 7 de enero de 2019 en MILENIO, Diario de Noticias.



Escribía el otro día un lector en las cartas a este DIARIO DE NOTICIAS* que mi “exceso de autosuficiencia puede esconder algún miedo o complejo”. Para arreglarlo me proponía que viera una entrevista promocional a un charlatán en YouTube creada por un canal que se dedica a vender una revista que promociona mentiras y barbaridades pseudomédicas, esa gente que además de traficar con invenciones y falsas esperanzas luego monta congresos y saraos para sacar dinero a muchos ingenuos. También me invitaba a leer al pandit Gopi Krishna, cosa que hice hace años con poca conclusión más allá de que ese esoterismo no es para mí;gente que ha llenado de misticismo y máximas más o menos obvias, más o menos intensas y perfectamente gratuitas el mundo editorial. Siempre hay quien ve en ello una guía, una luz... También recibo memes con estupideces de Paulo Coelho y gatitos y sigo pensando que prefiero que se invierta en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y no en pagar a gurús con supuestas energías tan sutiles como inexistentes, que en nada ayudan a las enfermedades reales.

Nunca me he pretendido autosuficiente: mi apuesta por la ciencia es más bien agarrarme a algo que puede evitar que nos vayamos a la mierda, no es un credo sino una apuesta crítica mientras vamos conociendo mejor el mundo e intentando encontrar soluciones a lo que hemos ido rompiendo. Comprendo que antes se pudiera creer en imposibles conexiones entre la piel, el iris, las orejas, los pies y el funcionamiento de los órganos, como pretenden charlatanerías energéticas orientales, ahora es difícil: no hay tal, ni existen esas analogías ni esas energías del chicún. Qué le vamos a hacer, si no les gusta la ciencia, cosa que respeto, no mejora en nada cambiarla por algo que ya se ha demostrado falso. Ni miedos ni complejos: verdades o mentiras.


NOTA.
* La carta a la que hago referencia está escrita por Luis Beguiristain y publicada el 4 de enero de 2019. La transcribo:
A Javier Armentia.

Entre los científicos serios del planeta, yo calculo que seréis solo un 10% los que necesitáis autoafirmaros tanto. Ya sabes, a veces, lo que aparenta un exceso de autosuficiencia puede esconder algún miedo o complejo oculto.

Una farmacéutica de mi confianza me dijo hace poco que algunos afirman que la homeopatía ha llegado a funcionar en los animales. Suponiendo que eso sea así, ¿qué explicación le darías tú? ¿Crees que la ciencia, en sí misma, puede cambiar la ética de los seres humanos malvados?

La ética de los seres inteligentes y conscientes se modifica removiendo sus conciencias (y esto lo hace el poder divino, aunque no creas en ello).

Voy a exponer tres puntos. 1- Si buscáis un vídeo en internet, poniendo: Martí Bosch vídeo, veréis uno que dura 33 minutos, es una entrevista que se le hace, defendiéndose de los que atacan la medicina natural. 2- Aquellos pocos que leáis los libros de Gopi Krisna veréis que él defiende que la única forma de cambiar este rumbo negativo que ha tomado el planeta es comprender el gran potencial que está dormido o latente en el cuerpo del ser humano, relacionado con su cerebro, y que él lo llama energía kundalini. 3- Has llegado a atacar a la acupuntura, cuando en oriente es una ciencia milenaria. ¿No crees que te has pasado? Prana en la India, nous entre los griegos, chi en el chi-kungde los chinos, materia astral entre los rosacruces. ¿Por qué se han inventado estas palabras? ¿Por capricho?

Todo viene a significar la misma energía que es muy sutil pero afecta a la materia. Yo no tengo la obligación de esperar a que la ciencia la reconozca de manera oficial para saber que realmente existe.

2019-01-08 08:21 Enlace
2019-01-01

)

Lo del fin de año (#MILENIO @noticiasnavarra
2019-01-01

La última columna de 2018, publicada el 31 de diciembre de 2018, en el periódico Diario de Noticias, que valía también como periódico del 1 de enero, que no hay nunca...

Cerramos un año, imposible no hacer recuento de lo que se ha vivido: nos gusta ahora leer en el periódico los resúmenes y darnos cuenta de que lo más difícil es saber si el vaso ha quedado medio lleno o medio vacío, si es demasiado ingenuo hacer que lo positivo pese más frente a lo que, objetivamente, no hay por donde cogerlo y ensombrece cualquier cronología anual. Así me tienen a mí, este año que he visto cómo un astronauta puede convertirse en ministro de un ministerio que había sido sojuzgado a las penurias económicas, de un tema, la ciencia, que se había intentado eliminar del panorama nacional, no sea que ensombreciera al turismo de masas o al franquismo irredento (hablo de los productos nacionales, ya me entienden). Me tienen feliz de haber cumplido 25 años con el Planetario hablando de ciencia y casi otro tanto en mis columnas por este periódico, por más que las imágenes devastadoras de fugitivos de la pobreza y la muerte intentando acceder a una Europa que les prefiere ahogados me deje con la sonrisa hecha rictus, helada de terror. En el año en que instituciones como el Gobierno de Navarra, la Mancomunidad o el Ayuntamiento de Pamplona se han juntado para hacer que la ciencia se convierta en parte del paisaje urbano, fluvial;en un año en el que de nuevo las semanas de la ciencia se han convertido en una experiencia participativa impensable hace unos años, también vemos cómo ser mujer y no morir en el intento sigue siendo una losa... pero no la única. Las libertades siguen sin tener el espacio abierto.

Así, el resumen de un año que acaba con grandes señales en el cielo queda agridulce, amablespantoso, clarioscuro... y me temo que el siguiente será más de lo mismo. Tiempos interesantes, ya lo dijeron los chinos hace cinco mil años.

2019-01-01 18:46 Enlace
2018-12-26

)

Ahí va ese bólido (#SPMN221218 #milenio @noticiasNavarra)
2018-12-26

Publicado el lunes 24 de diciembre en MILENIO, Diario de Noticias.

La familia Scrovegni, de Padua, nadaba en dinero. No es que tuviera prestigio, pero sí todos los dones a los que se accede con el poderoso caballero. El patriarca, Reginaldo, pasó a la literatura universal, en uno de los cantos de la Divina Comedia de Dante, castigado eternamente con una lluvia de fuego en el séptimo círculo del infierno. No era cosa, y por eso su hijo Enrico decidió dedicarle una capilla y acercarle algo más a otra gloria. Esa capilla fue decorada en 1303 de manera revolucionaria en las artes plásticas. Fue Giotto di Bondone quien acometió un ciclo de la vida de María y la de Jesús impresionante en las paredes de esa iglesia que, afortunadamente, aún pueden visitarse, no más de veinte personas cada vez accediendo en condiciones reguladas de presión y temperatura que permitan que los frescos no se sigan deteriorando, tras más de 700 años allí.

En el fresco de la adoración de los reyes, Giotto colocó un cometa que había visto en el cielo en 1301 del que varios siglos después un tal Halley calculó su órbita y le dio el nombre. Desde entonces, en muchos belenes se pone una estrella con cola, un cometa. Aunque podría ser un bólido, quién sabe, como el que surcó los cielos del norte de España el pasado sábado por la noche. Los científicos necesitan los datos de este fenómeno, registros de quienes lo vieron o lo oyeron, porque gracias a esto la ciencia avanza y se podrá calcular mejor su trayectoria y hasta, llegado el caso, recuperar ese trocito de cielo que cae como pedrea. Muy navideño todo: tenemos la estrella, la lotería, el belén y su estrella, lo improbable y, sería precioso, también la ciencia, poder conocer con la ayuda de la gente un poquito de materia del Sistema Solar, de esa que formó nuestro planeta hace miles de millones de años.

NOTA: el bólido al que se hace referencia, el del pasado sábado 22 de diciembre de 2018, fue visto por cientos de personas, y gracias a la colaboración de medios de comunicación y de muchas personas en las redes, se han podido recabar decenas de informes. Hoy, varios días después, estamos reconstruyendo la trayectoria final del bólido SPMN221218. En el Planetario de Pamplona hemos colocado un comunicado para animar a más gente que colabore dejando sus testimonios: COMUNICADO DEL PLANETARIO DE PAMPLONA SOBRE EL BÓLIDO SPMN221218 VISTO EL 22 DE DICIEMBRE DE 2018.








2018-12-26 19:52 Enlace

portada | subir