ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)

  • 2017-04-25
    )

    Radiestesa En La Solana (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-04-25

    Publicado el lunes 24 de abril de 2017. MILENIO, Diario de Noticias.

    Preámbulo
    La semana pasada, Joaquín Sevilla, buen amigo y compadre en cosas de la ciencia contada a la gente, llamó la atención sobre una noticia que salía en un diario local:


    El titular impresiona casi tanto como la foto de la alegre compañía: Cien aprendices de zahorí despuntan en Oteiza / Un taller de radiestesia práctica inició a adultos y alumnos del colegio en esta técnica ancestral que recupera atractivo. (enlace).
    El primer párrafo te espanta un poco más:
    Oteiza se inundó el miércoles de varas de zahorí. Unas cien personas participaron en un taller de radiestesia práctica, una actividad muy poco usual, que se llevó a cabo a propuesta del alcalde, Tirso Salvatierra, que para la ocasión invitó a dos expertos en esta técnica, José Luis Martos García, vecino de Bearin e Imanol Echeverría Iturrioz, de San Sebastián. Grandes y pequeños participaron en esta actividad, que se desdobló en dos sesiones.

    Así que comentamos algo por Twitter:

    Aunque me parecía que el tema merecía un comentario en la columna del periódico de papel. Ahí va...


    RADIESTESIA EN LA SOLANA
    En un alarde innovador, el alcalde de Oteiza decidió que todo el mundo se convirtiera al zahorismo. El zahorismo, dicen, resulta muy conveniente si uno quiere encontrar el sitio idóneo para hacer un pozo. Solo hay que pagar un tanto al experto, que te cuenta unas milongas relacionadas con energías tan sutiles que nadie las mide pero se notan cuando te paseas con unas horquillas, varillas, palos o péndulos adecuadamente dejados al albur de los pequeños movimientos inconscientes para que de repente eso se convierta en señales que te dicen dónde está el agua. No se acierta más que por chiripa y por experiencia, esto es, porque al fin y al cabo tarde o temprano aparece por estas tierras el agua.

    Los radiestesistas dicen que tienen éxito y encontraremos muchos testimonios positivos. Los que pagaron por el pozo y no les funcionó no suelen decir ni mu, porque como suele pasar con estos timos, se sienten tontos y estafados. En los últimos años todo esto se ha vestido de la estupidez habitual de energías, ondas, la moda natural y demás. Se llaman geobiólogos y te cobran más; es la misma práctica ladina de la rabdomancia, que ha funcionado muchos siglos porque como bien sabemos lo que mejor se conserva con el tiempo es la habilidad de sacarle los cuartos al ingenuo. Por supuesto esto que escribo, desde la estupefacción y la indignación ante lo que es un claro error viniendo de una administración pública, es opinable. Pero los datos están ahí: cuando se han hecho pruebas con circunstancias controladas, la radiestesia no funciona. Las líneas que emanan las corrientes subterráneas no existen más allá de lo que encuentra un georradar y ningún radiestesista las detecta especialmente. Ni es cierto que estas energías antes se usaban para localizar centros de poder espiritual. Lo dicho: las pruebas hablan y lo que queda es un timo.

    Adendum
    Un recomendable vídeo en el que se ve una prueba que realizaron en Australia con 10 de los mejores zahoríes de la zona y circunstancias controladas. Gente que afirmaba ser capaz de encontrar el agua SIEMPRE, el 100% de las veces, resultó incapaz de hacerlo cuando las condiciones eran suficientes para quitar otras opciones. Ojo: y todo ello con el acuerdo previo de que el diseño experimental era adecuado, por parte de los zahoríes. James Randi y los zahoríes.

    2017-04-25 07:52
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-04-19
    )

    Tradiciones Rima Con ... (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-04-19

    Lunes de Pascua, y mi columna MILENIO en el Diario de Noticias, el día 17 de abril de 2017 habla de tradiciones. Más o menos.

    Un año más a vueltas con las tradiciones. Es la excusa perfecta para colarnos ideología y creencia como parte del contrato social. De poco sirvió que la modernidad denunciara a la tradición como ese corsé que en el fondo y la forma impide la crítica o el cambio. La tradición vuelve, arropada siempre en aquellos que niegan que sea posible el cambio o la revolución. La tradición es, per se, conservadora. Y punto. Claro, querido lector, a mi también me merecen respeto ciertas tradiciones, y me declaro parte de ellas incluso, gustoso seguidor y transmisor de ese cariño a señas de identidad y etcétera. Porque no hay una tradición neutra que pueda asumirse por las instituciones del Estado sin que haya sojuzgamiento a una ideología, una creencia, siquiera un paradigma imperante (pasa hasta en la ciencia) o ahora el zeitgeist marcado por el mundo informado y comunicado de las redes sociales. Esto quiere decir que no hay otra que recortar ciertas tradiciones o limitarlas en aras de la idea de sociedad que queremos. Cantar el himno de la legión ante menores enfermos, obligar a la ciudadanía a perpetuar y costear absurdos como lo de las Tres Llagas, imaginaria y falsa cura de una enfermedad hace medio milenio, o rendir honores militares a figuritas de mucha tradición (a ciertas, de ciertos sitios) son así tradiciones, pero no se caerá el mundo por olvidarlas. Ya no se mandan cristianos a los leones, tampoco se tiran cabras de las torres de las iglesias y lógicamente tampoco se matarán toros dentro de poco. Igualmente tampoco tendremos que ver a nuestros representantes públicos bajar la cabeza ante las procesiones y menos dirigirlas o promoverlas menos aún. ¿Por qué? Por huir de esas tradiciones que riman con imposición y dogma, de un contrato social que nosotros no hemos firmado ni tenemos por qué mantenerlo.

    Postscriptum
    En Twitter, el historiador Andrés Herrera se hizo eco de la columna la misma mañana del lunes, mencionando un texto de referencia en el tema, "La invención de la tradición", de Eric Hobsbawm y Terence Ranger (eds.).




    Esto generó cierto debate porque el asunto de cuestionar las tradiciones de manera radical (es decir, desde la raiz) no gusta. No gusta a quien defiende tradiciones desde posiciones soi-disant progresistas ni tampoco a quien pretende imponer sus tradiciones como parte del orden natural. Por supuesto, como tiene que ser, alguien me acusó de usar brocha gorda en mi comentario. Lo admito, siempre uso brocha gorda en una columna de 2.800 caracteres incluyendo espacios. Ahí no caben citas, referencias más allá de breves menciones, insinuaciones donde deberían expresarse acusaciones bien fundadas o argumentaciones razonadas y razonables.

    Lo paradójico es que quien se queja de la ausencia de matices en una pequeña columna en la contraportada de un periódico la está realmente descalificando en los 140 caracteres de un tuit.

    2017-04-19 07:56
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-04-11
    )

    Por La Ciencia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-04-11

    Publicado el lunes 10 de abril de 2017, en MILENIO Diario de Noticias.

    El otro día hablábamos en la Universidad Pública de Navarra (1) sobre datos y manipulaciones, y el periódico (2) nos proporcionaba un penoso ejemplo: presentaban en Madrid unos presupuestos que volvían a reducir la cantidad dedicada a la investigación científica. Pero la posverdad de este gobierno era anunciar lo contrario: una mentira, una fabricación de datos torticera que ahí se quedó en los telediarios. Este fin de semana reflexionábamos, gracias a la iniciativa de Ahora-Orain Estella-Lizarra (3), sobre mentiras que nos cuelan como la verdad única y sobre cómo nos engañamos seleccionando lo que se ajusta más a nuestra creencia, sobre cómo el cuñadismo está en todos los órdenes de la vida: las personas más ignorantes de un tema suelen sentirse con más confianza hablando de ello que los propios expertos, y solo la gente informada reconoce que uno no puede saberlo todo de todo (busquen por la red “efecto Dunning-Kruger” y lloren conmigo). Mientras tanto un museo de ciencia, el de Cuenca (4), peligra porque el dinero público que lo sustenta se puede evaporar en una lucha política en la que nadie ha pensado en la labor tan necesaria de divulgación de la ciencia. Aquí nos pasó lo mismo hace cinco años (5) y nadie dijo ni mú, así que sabemos bien lo que es sobrevivir a la desidia de la Administración. El próximo 22 de abril se promueven iniciativas (6) para recordar a gobiernos de todo el mundo (y a sus cuñados) que la ciencia es fundamental para poder sobrevivir en este mundo incierto. Pero ya ven, recortes de presupuesto, mentiras y desprecio es lo que hay. El manifiesto por la ciencia (7) elaborado por las sociedades científicas va a ser seguido por muchos que vemos la importancia de la ciencia, pero nos tememos que una vez más lo que primará será mirar a otro lado. Perdonen que insista, pero necesitamos la ciencia. Firmen también.

    Notas:
    1.- Workshop: Artificial Intelligence Techniques for Data Mining & Big Data, Institute of Smart Cities, UPNA abril 2017
    2.- El viejo truco del gobierno para ocultar sus recortes en ciencia, de Daniel Mediavilla en El País Ciencia.
    3.- La conferencia "¿Por qué creemos en cosas (tan) increíbles?" el pasado sábado 8 de abril.
    4.- No al cierre del Museo de las Ciencias de Cuenca, una petición en Change.org
    5.- El Planetario de Pamplona pasó de recibir una partida para funcionamiento consignada en los Presupuestos Generales de Navarra de 550.000 euros hasta el año 2011 a 50.000 euros a partir de entonces. Sí, una reducción de más del 90%.
    6.- "March for Science" en todo el mundo, y "Marcha por la Ciencia" en España con varias convocatorias de las que hablaba Ángela Bernardo en Hipertextual: La marcha por la ciencia en España comienza su andadura.
    7.- El "Manifiesto por la Ciencia" está promovido por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE). Firma.
    MANIFIESTO POR LA CIENCIA

    El próximo 22 de abril, se celebrarán en todo el mundo diversas acciones para reclamar la atención de la sociedad y de la clase política sobre la importancia de la ciencia en el mundo actual y algunos de los peligros que la acechan.

    La ciencia se ha convertido en una parte esencial de nuestra sociedad sin cuya contribución es impensable mantener y mejorar los niveles de progreso, tecnología, calidad de vida y conocimiento que nos hemos impuesto como objetivos para el siglo XXI. A pesar de ello, está emergiendo en los países desarrollados una corriente política global que minusvalora, cuando no ignora, el papel de la ciencia en nuestras vidas con el resultado de un inexorable deterioro en la salud y el medio ambiente, y un creciente menosprecio por el conocimiento que se ve sustituido por interpretaciones de la realidad alternativas a las que proporciona la ciencia. Todo ello, combinado con la inoculación y exaltación de la ignorancia genera, en no pocas ocasiones, reacciones contra la libertad de colectivos socialmente frágiles, socavando así el sentido profundo de la dignidad humana.

    En el marco concreto de España hay que añadir, además, un persistente desinterés en construir políticas científicas coherentes y duraderas por parte de sucesivos gobiernos, justificando ese abandono con la crisis, lo que ha conseguido quebrar la incipiente progresión que la ciencia española había alcanzado en la primera década del presente siglo. El daño hasta ahora infligido a la estructura científica requerirá décadas para su recuperación, por lo que es urgente un drástico cambio de rumbo que debe ser el resultado del esfuerzo colectivo de toda la sociedad, con los científicos al frente. Somos conscientes de las dificultades que atraviesan muchos sectores de la población española y queremos destacar, precisamente por ello, la importancia de la ciencia para el bienestar del país. En consecuencia, desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) reclamamos, con la Crue Universidades Españolas, las siguientes acciones urgentes y duraderas:

    ¬ La firma de un Pacto de Estado por la Ciencia, capaz de desligar la ciencia de los vaivenes políticos, propiciado por el colectivo científico y suscrito por las fuerzas políticas y por cuantas entidades públicas y privadas quieran adherirse.

    ¬ La puesta en marcha de un ente realmente independiente de la Administración, responsable de los instrumentos y recursos derivados de las políticas científicas, y gestionado por personas expertas del mundo de la ciencia, libre de los ciclos electorales. Un ente con estructura de agencia, homologable al European Research Council europeo, y dotado de un fondo estable de inversión procedente de los Presupuestos Generales del Estado, con instrumentos adecuados para la captación de fondos privados, y un compromiso claro por la captación y retención del talento joven.

    ¬ La integración de la ciencia en la agenda política de forma que quienes deben tomar decisiones legislativas y ejecutivas en políticas científicas dispongan de información científica constante, suficiente y eficaz mediante la incorporación de entidades personales o colectivas independientes que asesoren a los miembros del Congreso de los Diputados que lo requieran, y a los componentes del Ejecutivo, desde la Presidencia del gobierno a las estructuras ministeriales.

    ¬ El reconocimiento del protagonismo y responsabilidad que la ciencia debe ejercer en la gestión política, con la eficacia que demandan los ciudadanos, mediante la restitución del Ministerio de Ciencia y la institución de un plenario anual en el Congreso de los Diputados dedicado a la ciencia en exclusiva.

    Estas medidas deben implementarse sin dilación alguna y su aplicación debe ser transparente y verificable. Para contribuir a que ello sea así, COSCE pone en marcha en 2017 una Comisión cuya finalidad es realizar el seguimiento, el análisis y el control del nivel de cumplimiento por parte de políticos y parlamentarios de los compromisos adquiridos y de las políticas científicas imprescindibles para el correcto desarrollo de la ciencia y la consecución de sus objetivos.

    Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE)

    2017-04-11 06:33
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-04-04
    )

    Tejones (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-04-04

    Publicado el lunes 3 de abril de 2017, MILENIO Diario de Noticias.

    Puro escapismo: incapaz de decir nada que no sea evidente en casos como el absurdo penal que se ha creado contra quienes teclean en las redes sociales algo que, a decir de personas con mando, resulta en enaltecimiento del terrorismo, en una especie de viaje en el tiempo al pasado más oscuro del franquismo, decido solidarizarme con los pobres tejones británicos, exterminados en cazas sistemáticas que se hacen para, supuestamente, impedir que la tuberculosis bovina se propague. Es como lo del enaltecimiento: los tejones tuitean chistes de Carrero Blanco y entonces se montan cacerías para aplicarles el código penal. Perdón, que me lío, resulta que se creía que los tejones son capaces de transportar el Mycobacterium bovis, una bacteria capaz de saltar entre especies y provocar no solo tuberculosis en vacas y demás familia, sino también de pasar a los humanos. Pero los propios tejones son víctimas de esa capacidad bacteriana de saltar entre especies y no hay evidencias científicas de que se conviertan en vectores de contagio más peligrosos que los humanos que conviven con vacunos, a quienes, evidentemente, no se propone exterminar (*). Atendiendo a una creciente alarma sobre todo en sectores afectados por la enfermedad (pero en ausencia de pruebas científicas) las normas gubernamentales británicas permitieron y favorecieron durante años una caza de tejones que ni sirve para prevenir tuberculosis ni nada parecido (**). Como lo del artículo 578 del Código Penal, y no es necesario que les explique todas las analogías.

    Al fin y al cabo la mayoría de los tejones no tiene culpa de nada, pero que se les ataca a todos. Pero esto es precisamente lo triste de los casos de @kira_95, @CesarStrawberry u otros, que la libertad de expresión también nos afecta a todas las demás personas. Y mientras, la tuberculosis, ahí tan tranquila.


    Notas:
    * Los tejones infectados sí son el reservorio de la enfermedad (ver "De tejones y tuberculosis" en Curiosidades de la Microbiología)
    PS.

    ** Las cazas selectivas en áreas específicas no funcionan. Y para colmo el gobierno británico ahonda en el engaño. Sobre las movidas, en BBC News: 'Fake science used to justify badger culls'

    Y una campaña en change.org



    *

    2017-04-04 08:03
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-03-29
    )

    No Hemos Aprendido Nada (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-03-29

    Publicado el lunes 27 de marzo de 2017, MILENIO, Diario de Noticias.

    Dejemos de lado el que los mismos que nos llevaron al desastre sigan gobernando, más o menos, pocos cambios en lo general y las mismas dependencias (esas que permiten decir que cuando se va mal es por el escenario global y que cuando se mejora es por las bondades de lo local, o al revés si uno está en la oposición en el turno adecuado). Pero paseo estos meses por la llanura de Lezkairu, o por otras zonas emergentes, y la encuentro plagada de nuevo de grúas y cuadrillas de obreros, con carteles que anuncian los últimos pisos en venta, todo lujo y grandilocuencia... Lo inmobiliario vuelve a florecer y no es cosa de la primavera. Cierto que esos pisos se ofrecen a un precio descomunal, nada de ganga, recordando a lo que valían hace un decenio cuando la burbuja y todo aquello que nos mandó a la mierda. Los bancos, claro, ya no te prestan dinero sin más, sino con unas condiciones leoninas (habrá que esperar a los jueces del próximo decenio para tirar algunas de las cláusulas que serán, lo son ya, abusivas, aunque nadie diga nada) y solamente a los que pueden avalar todo lo que sea. Ni siquiera el dinero sale barato porque el cliente lo paga todo. Un cambio: los trabajadores de la construcción ya no cobran mucho, de hecho una porquería, en condiciones penosas y sin apenas derechos laborales. Esto sí ha cambiado gracias a las reglamentaciones que lo han permitido y propiciado. El precio del suelo no es más barato, se sigue primando la tontería de ser un sitio pijo (por ejemplo, la calle de Lezkairu que es de Mutilva es más de 30.000 euros más barata por piso que la que es de Pamplona). Echen cuentas. ¿Hemos aprendido algo? Quizá, sigan comprando, que la burbuja que ahora se prepara todavía tardará tiempo en estallar. Paseo por estas zonas que parecen mostrar que la crisis acabó y siento que lo peor está por llegar.

    PD. Leo en El País: "La burbuja inmobiliaria acecha a España", de Sandra López Letón. El texto incluye una infografía que he usado para el tuit de esta columna:


    2017-03-29 07:41
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-03-27
    )

    Contra El Cambio De Hora
    2017-03-27

    He escrito tantas veces, he hablado tantísimo durante tantos años sobre (contra) los cambios estacionales de hora, que de verdad, poco más puedo poner. Pero veo que dos veces al año el tema vuelve a generar la misma colección de comentarios, quejas y adhesiones más o menos inquebrantables que siempre. De hecho, lo más notable es la absoluta ausencia de nuevo material que permitiera -quiá- dirimir la cuestión de si se debe hacer o en el fondo por qué se hace y por qué sus responsables ni siquiera se ven en la obligación de justificarlo adecuadamente.

    Porque si la excusa es adecuar no sé qué concepto de vida de relación y laboral a la longitud cambiante de los días a lo largo del año en las zonas templadas del planeta, lo cierto es que poco parece aportarse al respecto. Y si la excusa (o tal vale: justificación) es un presunto ahorro energético habría que plantear seriamente por qué los indicadores reales del consumo eléctrico, por ejemplo, no muestran esa reducción tan cantada, que durante muchos años era de un tal 3% según un estudio nunca referenciado aparentemente de IDAE y que este año, será por la inflación, los medios han convertido en un 5% igualmente injustificado, no referenciado y más que probablemente inventado para la ocasión.

    Tampoco los males apocalípticos que proclama(n/mos) sus detractores conllevan una estadística notable de suicidios, depresiones, pérdida de la productividad o cualquier condición en la salud de la población a unos niveles más significativos que, por poner un porcentaje imaginario (que es lo que lleva este tema asociado innegablemente) de un 3% de personas que resultan muy jodidas por el tema, especialmente -claro está- en los sectores "más vulnerables" de nuestra sociedad.

    Y concedo que en ambas partes la cosa del cambio de hora permite especulaciones plausibles: pues si ahora con el cambio primaveral por la tarde se pone oscuro más tarde, estos días se gastará algo menos de luz en las oficinas que están hasta las mil; pues si a un chaval le cambias la hora de despertarse y le haces salir de la cama con más frío y más oscuridad de repente, las primeras horas del día no va a estar precisamente tan despierto como la semana pasada. Etcétera.

    Ahora bien, ¿da para tanto? No: quizá lo más absurdo de esta historia de los cambios de hora es que si ahorran energía lo hacen en una proporción ridícula, que a lo más será solamente notable en unas pocas semanas. Y si causan merma de la salud, tampoco parece que dure demasiado la adaptación y ahí se ha pasado todo (salvo que, claro, te pille medio dormido el atasco por la mañana y te pegues una leche con el coche...).

    Por lo tanto, en ausencia de hechos que demuestren otra cosa parece que el cambio de hora no incide en nada en el fondo que no se corrija solo. Y me explico: la longitud del día está ahora cambiando con una alegría que es típica de esta época del año (reitero: en las latitudes templadas que es donde los cambios estacionales vienen asociados a una cambiante duración del tiempo que el Sol pasa sobre el horizonte o bajo él). En efecto desde ayer domingo la tarde con Sol se alarga. Lo ha hecho de repente una hora más y ayer todos los notamos y hoy volveremos a notarlo. Pero esto lo hacía el Sol solo y sin ayuda del cambio de hora. Total, dentro de tres semanas estaríamos en la misma situación. El cambio de hora ha adelantado simplemente de golpe algo que gradualmente estábamos notando a lo largo de todo el mes de marzo. Lo mismo con la oscuridad al despertarnos, que se irá clareando día a día hasta que nos olvidemos.

    Y por detrás de todo ello queda otra cuestión, que es acaso debatible como cosa de gustos: si viene mejor llevar una o dos horas de adelanto al Sol. Lo que es, en el fondo y en la forma, una verdadera imbecilidad. Porque los horarios no nos los gestionamos nosotros sino quienes nos emplean, la costumbre social, el prime time de las televisiones y la liga de fútbol profesional. Si a mi me dejaran comenzaría la mañana mucho antes de primavera a otoño y dejaría las tardes para el ocio y reduciría la jornada en invierno para facilitar estar en casa, que es donde mejor se está como decían las abuelas (y no seré quien ose dudar de su saber).

    En la era de los relojes sincronizados por la red, la hora que marcan los aparatos electrónicos -que es a la que rendimos total pleitesía- puede ser 5, 6 o 7 que lo importante es cuánto tiempo nos queda para comenzar o acabar la labor que tenemos que hacer. Que somos seres con enormes inercias, nadie lo niega, pero en el fondo sería lo mismo que usáramos aquella hora swatch de los relojes pijos de hace unos años (imagino que algunos seguirán por ahí) que proponía un sutil cambio más que nada para hacerte notar.

    Mi argumento (lo decía antes: he escrito mucho y aquí google lo prueba) es levemente conspiranoico: el cambio de hora se mantiene porque es una estacional tortura que nos impone "el Poder" contra el que nada podemos hacer (porque no está en los programas electorales, ni en la Constitución, porque uno no puede denunciar una prevaricación de nadie ni acudir a Europa porque tampoco se sabe quién en Europa lo monta, y como ni siquiera da para meter chistes de Carrero Blanco o un referendum catalán al hilo del cambio de hora tampoco los fiscales dicen nada al respecto). Como la tortura esa de la gota china, cada seis meses se no lanza una gota de agua que poco a poco irá perforándonos el cráneo. Quizá dentro de unos 20 siglos o así.

    En el fondo, el cambio de hora acaba siendo para este pececillo como los toros para Manuel Vicent: excusa para colar una vez más un exabrupto sobre lo mismo. Ya ven, aun reconociéndolo, como Vicent, tampoco dejo de posicionarme en contra. A eso le llaman principios.

    2017-03-27 11:17
    Enlace | 2 Comentarios



    2017-03-25
    )

    Día A Dïa (El #Spam @NoticiasNavarra #MILENIO)
    2017-03-25

    Vaya semanita que llevo, de un lado a otro y olvidando compromisos, como el de colocar por aquí al menos la entrada correspondiente a mi columna MILENIO el lunes 20 de marzo de 2017 en el periódico DIARIO DE NOTICIAS. Ahí va, más vale nunca que tarde o algo así.

    Todos los días tengo que borrar a mano decenas de correos que han conseguido burlar las estrategias que usa el autómata del proveedor de correo para limpiar la basura (spam), mientras recuperas mensajes que se suprimieron por exceso de celo. Y a eso unes borrar las cadenas de correo que ahora se han pasado al whatsapp con anuncios falsos o antiguos (a veces falsos y antiguos). Cada vez que venzo el creciente recelo que siento al entrar en Facebook me encuentro con una decena de solicitudes de amistad de adolescentes sonrientes que por supuesto ocultan otros fines. Y siempre compruebo que esas jovencitas tienen ya amigos comunes conmigo: la gente opta por aceptar ese tipo de publicidad no deseada como un mal menor (me cuesta pensar que lo hacen deliberadamente y con deseo, carnal o no). Twitter últimamente nos regala día sí día no con cambios no solicitados que convierten una tarea sencilla en algo más laborioso o te muestran promociones o historias de gente o empresas a las que, de verdad, ni siguen ni tienes interés en conocer. Pero pagan, con lo que, como en cualquier otra de las redes sociales, sea para poner las fotos o para soportar a pedantes que se creen algo importante (hablo de Instagram y de Linkedin respectivamente), se cuelan en el flujo informativo que uno va creando en la navegación. Unamos a todo esto el cebo de clicks (clickbait) que uno se encuentra en todo tipo de páginas para que pasemos a ver contenidos publicitarios o a las innovadoras trampas de ingeniería social de los que quieren sacarnos la información y los cuartos (phishing). Al cabo del día, ¿cuánto tiempo ha perdido uno en toda esta guerra perdida de antemano? Bastante más del que debería y voy acercándome al 10%. Y es que el día a día de lo digital está lleno de basura. Demasiada. Como nuestra sociedad analógica, ay.

    2017-03-25 19:03
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-03-15
    )

    Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-03-15

    Qué semana llevo. Se me había olvidado colocar la columna del Diario de Noticias, lunes 13 de marzo de 2017

    A mí me encanta que podamos ver por la calle penes y vulvas, aunque solo sea en dibujitos. Contribuiría a la normalización del sexo y a simplificar el complejo que nuestra sociedad tiene ante la exposición del cuerpo humano. Tanto tiempo escondiendo la carne tiene sus consecuencias, como esa normativa de Pamplona que en aras de un pretendido civismo impide el nudismo urbano, heredera de tiempos fachosos que ahí seguirá, me temo. Pero cuando de repente penes y vulvas se quieren convertir en biología diferenciadora, en separación y odio al diferente, entristece y preocupa. Y es que tanto tiempo marcando diferencias y distancias entre niños y niñas tiene también sus consecuencias. Quizá por eso los ultras católicos se vieron tan agredidos (ellos y sus mujeres que, sin duda, dejan la opinión y la fuerza a sus maridos, ellas al cuidado antropológico de la camada y la casa) por la acción de Chrysallis reclamando un espacio para niñas y niños libre de marchamos que, y esto sí está avalado por la ciencia y los hechos, no como las astracanadas de los sectarios esos del autobús, convierten la vida de las y los transexuales en un infierno desde la más tierna infancia. Es curioso: frente a una propuesta que mira a las familias, que pretende dar apoyo a quienes se enfrentan a algo para lo que la sociedad no nos ha preparado, donde se promueve la comprensión y el apoyo, la campaña que incita al odio y al castigo, a la castración en defintiva, es decir, la manera en que han solido gestionar las cuestiones de género y de sexo. Y ahí tienen su ciencia: un cóctel de ignorancia y mala fe que obra milagros entre sus fieles y que señala acusadora a inocentes. La biología es otra cosa y los derechos humanos otra también diferente. Se les puede parar, con penes y vulvas, pero sobre todo con cerebro y corazón por así decirlo.

    2017-03-15 17:09
    Enlace | 8 Comentarios



    2017-03-07
    )

    Irresponsabilidades Municipales (#Pàmies #MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-03-07

    Publicado el lunes 6 de marzo de 2017 en MILENIO - Diario de Noticias.

    Nota: La semana pasada ya abordé el asunto de la cesión de un salón de cultura del Ayuntamiento de Cascante al engañador Josep Pàmies. Esta semana se ha multiplicado la protesta, pero el ayuntamiento -y su alcalde- sigue erre que erre apoyando este acto y defendiéndolo. Creo que aún estamos a tiempo de evitar este dislate. Y por eso he aprovechado de nuevo la contraportada del Diario de Noticias para comentarlo.


    La semana pasada comentaba que me parecía escandaloso que una sala pública de cultura se cediera para una conferencia llena de mentiras y que pone en peligro posiblemente la salud de quienes, con todo el derecho a su ingenuidad, crean que el mensaje que les cuenta Josep Pàmies es serio, está avalado por pruebas y sirve para mejorar su salud y su vida. Más gente se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Cascante para solicitar que reconsideren la cesión, el anuncio y el aval municipal. Hasta el alcalde ha sabido de la crítica y le parece bien que vaya allí una persona que incita a que los pacientes de cáncer abandonen la quimioterapia u otros tratamientos médicos para tomar unas plantitas de las que él sabe mucho; que se convierte en guía de la salud de gente que le consulta, y a quienes receta tomar gotitas de un veneno, el dióxido de cloro que les hará vomitar y tener dolor de cabeza porque, dice él, eso es la prueba de que está limpiando su organismo; que inventa y falsifica datos intentando crear una teoría de la conspiración en la que todos los médicos que no bailan a su son son potenciales asesinos, recetando malvados productos que cuestan mucho dinero. Algo que avala hasta el alcalde de Cascante porque, dice, ya estuvo en Tudela hace un tiempo y nadie se quejó. Parece que por el contrario está bien que él y los suyos nos prometan un inexistente paraíso natural donde no existen las enfermedades y todos son felices. Lástima que los niños no vacunados por la irresponsabilidad de sus padres, esos que van a las charlas de Pàmies, estén en peligro de por vida, y puedan morir porque alguien decidió que un municipio debe mirar a otro lado y permitir ese discurso antivacunas y contrario a la salud. Qué oportunidad perdida por Cascante para cortar de raíz ese peligroso discurso anticientífico. Qué vergüenza.

    Adenda
    Una de las personas que más se ha movido, Oscar Alonso Toledo, ha llevado su protesta por escrito al Ayuntamiento de Cascante, donde reside. Tampoco parece que le hagan caso.







    2017-03-07 00:02
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-02-27
    )

    Dulces Timos En Cascante (@NoticiasNavarra #MILENIO)
    2017-02-27

    Publicado el lunes 27 de febrero de 2017 en MILENIO, en la contraportada del DIARIO DE NOTICIAS.

    A modo de preámbulo: ayer mismo tuve conocimiento, gracias a la buena gente de ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, de que el centro cultural de Cascante (Navarra) había programado para el próximo día 10 de marzo una charla de Josep Pàmies. No me parece de recibo, y quien haya pasado alguna vez por este blog lo sabe bien, que se usen lugares públicos como centros culturales, para diseminar idéas estúpidas, nocivas y peligrosas. Ya tenemos bastante mierda en el mundo como para además pagarles con los impuestos el acceso a más gente. Como suele considerarse a menudo que este deseo contraviene el derecho de la libertad de expresión hay que matizar siempre que yo no hago sino solicitar respetuosamente a la opinión pública que valore qué servicio a la ciudadanía se ejerce con la promoción de una empresa que va contra la medicina, que niega las realidades de enfermedades como el sida o el cáncer, incitando al consumo de sustancias venenosas o al uso ilegal de especies vegetales, y sobre todo vistiendo todo ello con un discurso basado en mentiras y datos erróneos. Mintiendo, por lo tanto, porque alguien que lleva tantos años vendiendo lo mismo debería ya saber que es mentira lo que dice. La libertad de expresión que ampara (¡por supuesto!) también a gente como Pámies no implica (non sequitur!) que le invitemos a nuestra casa a comer con nosotros y a decir impunemente su mensaje. Que lo diga, como lo ha dicho tantas veces, y ojalá la administración tan celosa a veces del cumplimiento de la ley minara la impunidad con que lo hace... Mientras tanto, sostengo humildemente que en esta queja mía me ampara un elemental derecho y deber ciudadano de señalar las mentiras y los timos.





    MILENIO / Diario de Noticias / Lunes, 27 de febrero de 2017
    Dulces timos en Cascante


    He comentado otras veces que el uso de los espacios culturales públicos debe gestionarse con mimo, pues hay muchos aprovechados (entre ellos curanderos y vendemilagros de todo tipo) que aprovechan para colar, con marchamo institucional, un mensaje peligroso e interesado. Ceder así el espacio público a quien engaña, más en temas sensibles como la salud, demuestra irresponsabilidad y falta de cuidado por la sociedad que se representa. En los últimos tiempos esta idea se ha ido popularizando en casos notorios y a menudo la cordura acaba imponiéndose: recuerdo una reciente programación en una universidad gallega de un curso de astrología; hace un año lo de aquellos másteres de homeopatía; o esos cursos homofóbicos para curar enfermedades inexistentes...

    Aunque siempre hay resquicios, más cuando la propuesta se disfraza de revolución ecológica o ambiental. Ojo: no todas las propuestas verdes son un timo. Pero hay timos que bajo esa etiqueta acaban bendecidos por instituciones públicas. Suele pasar que quien ha cedido la sala de cultura no sabía qué barbaridades iban a suceder en esa charla. Por eso cabe preguntarse si en el Centro Cultural Avenida del Ayuntamiento de Cascante saben que el próximo 10 de marzo acogen a una persona conocida por promover la ingesta de productos tóxicos para pretendidos fines curativos que no son ciertos; que incita a saltarse la regulación sanitaria europea porque él lo vale; que pone en duda la medicina y la sanidad públicas para vender sus recetas que ni están probadas ni funcionan. José Pamies va a dirigir su conventillo pseudocientífico y alucinado con la impunidad y el apoyo necesario de los representantes públicos de Cascante. Quizá porque nadie se ha leído las peligrosas mentiras que dice, no quiero creer que sea porque en el fondo le apoyen. Están a tiempo de evitarlo(*).

    Nota:
    * En la web del Ayuntamiento de Cascante, uno puede dejar su opinión: contacto.




    Postscriptum:
    Son muchas las tropelías que Pàmies ha ido cometiendo, muchas las barbaridades que ha ido diciendo y escribiendo, muchas las personas que han tenido la paciencia de seguirle y anotarlas. Simplemente un ramillete de ellos, quizá sirvan para quienes pudieran albergar la menor sospecha de que este bonachón ecohéroe (como le calificó arrobado, cabe pensar, el periodista y corresponsal de El Mundo en el Reino Unido Carlos Fresneda en un apologético comentario en el digital hace tres años).

    - Completo decálogo sobre Pàmies, por Arturo Quirante (El Profe de Físicas), en NAUKAS. La paciencia de este santo laico que acudió a un sarao del ecohéroe en Granada y deconstruyó el rosario de mentiras y pensamiento falaz de este personaje.

    - Quién es Josep Pàmies, el agricultor que cree que las plantas curan el cáncer mejor que la quimioterapia, de Javier Jiménez en Xataka, donde podemos aprender cómo según Pàmies el kalanchoe es mano de santo para el cáncer, mejor que la quimio... y demás barbaridades criminales.




    - La UNED y otros centros públicos apoyan los timos pseudocientíficos de Josep Pàmies, de la siempre certera Ángela Bernardo en Hipertextual, apuntando la invitación al consumo del tóxico óxido de cloro (disfrazado con las siglas MMS) para pretendidamente curar el cáncer, el sida y demás. Ya ven, y ese tipo anda por ahí impunemente ocupando plazas públicas y universitarias para vender mierdas. País.

    Y muchos más, afortunadamente en la red uno puede encontrar, además de las encendidas loas y la hagiografía de los seguidores y promotores de estos timos de la salud, la disección CON DATOS Y HECHOS de lo que realmente implica una charla de este ecohéroe: mentiras, desprecio por la ciencia y el sistema público de salud, insulto a la inteligencia e incitación al delito. Así para empezar.




    2017-02-27 11:47
    Enlace | 2 Comentarios


    portada | subir