ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          



Nos enlazan según Google


Blogalia


2019-04-16
)

En el agujero negro (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-04-16

Publicado el lunes 15 de abril de 2019, MILENIO - DIARIO DE NOTICIAS.

Estoy seguro de que todos se quedaron mirando esa foto del agujero negro del centro de la galaxia M87 un rato, como pensando que había que encontrarle el sentido o por si había algo más que pudiera hacer entender por qué medio mundo hablaba de esa imagen como un hecho histórico... La imagen era lo que era: una especie de anillo desenfocado de color de fuego que nos indicaba algo ígneo, un destructor de mundos, un Tragantua que, de hecho, se merienda cada día el equivalente a 80 planetas como el nuestro. Lo que pasa es que no es ni rojo ni amarillo, la imagen sería en blanco y negro y, de hecho, tampoco está tomada en luz que podamos ver, sino en ondas de radio. Es un mapa, eso sí, fiel, de lo que sucede cerca de ese agujero negro supermasivo, donde la materia que cae se aglutina en un disco cuya luz vemos, distorsionada por la gravedad tan intensa, de manera que incluso vemos la propia sombra del objeto, como contraste con la intensa luz de la materia pronta a desaparecer de nuestro lado del espaciotiempo. Pensar que hizo falta el uso de ocho radiotelescopios y el trabajo de dos años de ordenadores y personas para reconstruir lo nunca visto es la historia que hace tan poderosa esa imagen.

Una de esas personas es Katie Bouman, una de las responsables de crear la forma de sintetizar esas observaciones de telescopios dispersos por toda la Tierra. Se había convertido hace tiempo en ejemplo de que detrás de la ciencia siempre hay personas, pero ha visto cómo, por ser mujer, personajes llenos de envidia y odio a quienes las redes permiten demasiada impunidad, esa manada de enterados, ningunea su trabajo. Ni una sola de las doscientas personas que firman los artículos en que esa foto se basa es prescindible, y menos aún ella, que aporta también la juventud e ilusión que necesitan estos proyectos. Todos esos señoros tuiteros, por el contrario, siempre sobraron.

2019-04-16 00:10 Enlace
2019-04-08

)

Ni curas ni curas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-04-08

Publicado el lunes 8 de abril de 2019. MILENIO, Diario de Noticias.



No se diga que aprovecho que está de moda el obispo de Alcalá para meterme con la forma en que los curas tienen de intentar crear odio y dañar a las personas más indefensas. En la hemeroteca del DIARIO DE NOTICIAS está la columna que le dediqué al mismo sujeto el 21 de mayo de 2012, Obispofobia se titulaba, aunque debería haber sido Misantropía, más aplicable a quien lleva años dedicado a insultar a una sociedad democrática diciendo barbaridades de las mujeres y sus derechos y libertades, de las personas que no comulgan con sus pesadísimas y obsesivas ruedas de molino en lo sexual y lo afectivo y de paso todo lo adorna con un franquismo que ofende a cualquier persona demócrata salvo a los franquistas que, precisamente, le animan y jalean. Ya saben, los curas montan unos cursos para acabar de joder la vida de personas con problemas, con pseudoterapeutas que hacen uso de pseudoterapias, inventos ideológicos y de paso con la connivencia de médicos que utilizan psicofármacos para trastornar la conducta y autoestima de gente con problemas que, habitualmente, vive en familias con problemas en las que se ve normal consultar al cura para cuestiones que deberían ser tratadas seriamente. Decía un amigo sociólogo: ni cura ni cura, y es cierto. No es nuevo: aquí lo hizo Franco y sus psiquiatras franquistas, como ese Vallejo-Nájera o ese López Ibor que tan famosos fueron en los setenta. En Bolivia lo siguen haciendo en cárceles, también con la connivencia de fundamentalistas cristianos. Está probado que esas intervenciones no curan nada, y es que no hay nada que curar. Recordemos que la homofobia no precisa un tratamiento, aunque sí parezca un problema de conducta serio en tantos curas y demás. Lo terrible es la impunidad que sigue otorgando el solideo para hacer el mal: ora protegiendo pederastas, ora difundiendo odio.

Nota.
Aprovecho para recomendar un documental radiofónico del espacio DOCUMENTOS RNE titulado "La homosexualidad durante el franquismo", emitido el 5 de noviembre de 2016, con guión de Marta Gómez.

2019-04-08 23:38 Enlace
2019-04-05

)

Inteligencias Artificiales (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-04-05

Demasiados compromisos en estas semanas y la poca formalidad habitual han provocado que lleve 2 columnas del Diario de Noticias sin colocar por el blog. A ello vamos. Esta es la columna que publiqué el lunes 25 de marzo, aquí el enlace en la web del periódico: MILENIO, Diario de Noticias


El otro día volvía a escuchar al profesor Humberto Bustince hablando de la inteligencia artificial y del Big data, y cómo están cambiando nuestro mundo. Como es amigo y maestro, no le ofenderé halagándole, aunque lo merece y más por el trabajo que, como él y su equipo, hace la Universidad, aportando conocimiento en temas tan transformadores: las revoluciones actuales lo son en las ciencias y las tecnologías, pero tan rápidamente que la reflexión y la ética que necesitan quedan fácilmente postergadas a los intereses comerciales. Por eso necesitamos a quienes aporten la serenidad de la reflexión informada, porque es innegable que el mundo ya es otro y vivimos en ese flujo y mercado de los datos aunque no seamos conscientes, aunque no nos hayan educado o preparado para entender lo que está sucediendo. Asistimos como niños en una feria deslumbrados por los colorines, las maravillas, las voces de los vendendores de tómbola... y por debajo, detrás del oropel, están las realidades menos presentables, también la suciedad o el interés.

Nos acostumbramos rápidamente a asistentes digitales que nos simplifican la tarea y nos dan acceso a un mundo nuevo, a que los datos se integren para organizar nuestra vida. Pero queda afianzar la nueva revolución social: liberarnos del trabajo inhumano, el que pueden hacer máquinas y procesar algoritmos y dedicar el tiempo a mejorar el mundo injusto. En esto la inteligencia humana es la herramienta. Y ya está haciéndose: no todos los algoritmos intentan que compremos, que votemos o que permanezcamos viendo los anuncios: hay una ingeniería social tan necesaria como la inteligencia artificial. Y esa labor solamente la podemos hacer si nos damos cuenta de ello y empezamos a aprender a conducir en este nuevo mundo. De los coches y del tráfico que se encargue ello.




2019-04-05 09:48 Enlace
2019-03-21

)

Del lunes: Que viene el lobo (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-03-21

Cosas de andar de viajes y demás: me dejé de colocar por aquí la columna del lunes en Diario de Noticias, MILENIO.

Hace veinticinco siglos Esopo compuso una fábula en la que un pastor juega con la gente anunciando falsamente el ataque del lobo. Dos mil quinientos años en los que la moraleja sobre el valor de la sinceridad ha intentado imprimirse en el código de conducta de cada generación, que se entendiera que gritar “que viene el lobo” a cada momento es lo peor. Y todos hemos culpabilizado al pastor mentiroso por jugar irresponsablemente con algo que es fundamental: alertar innecesariamente y desprestigiar por lo tanto el sistema social de alerta y ayuda, consiguiendo que la gente se haga descreída y al final el lobo haga de las suyas. En el último siglo, sin embargo, hemos entendido que hay un cooperador necesario: el pueblo que atiende al aviso, por más que el pastor fuera ya conocido mentiroso, exagerado o interesado (las fábulas, y ese es también parte de su encanto se pueden extender y aplicar a variadas situaciones y protagonistas). Quizá porque en este caso el miedo al lobo es muy antiguo. De poco sirvió que nos los humanizaran, que viéramos de la mano de Félix Rodríguez de la Fuente que el lobo no era un animal tan terrible, para nada el enemigo del pastor y desde luego sí la víctima del ser humano. Es decir, tenemos prejuicios y ellos nos facilitan atender a quien alerta con exageración o falsedad. O crearnos enemigos de los cuales luego los pastores mentirosos nos alertarán. Ahí está en el fondo lo que nos explica por qué tantas veces el pastor mentiroso nos cuela su engaño: queremos que lo haga, nos gusta tener un enemigo a quien llegado el final del cuento podremos apalear o destripar en justo castigo. El pastor era un tipo poco defendible, vago y mentiroso y que se aprovechó de la situación, aunque tampoco sufrió más que sus paisanos. Y es que alertar del ataque del lobo siempre funciona.

Notas:
La fábula del esclavo cuentista Esopo "El pastor mentiroso" (que no tiene nada que ver, aunque a menudo se confunda en este país, con "Pedro y el lobo") hace la número 210 del índice Perry de la Aesopica. Dado que Esopo es casi un personaje mítico, tampoco le damos mucha importancia al tema. Sobre la fábula, la entrada de la wikipedia en inglés es notable y recomendable: The Boy Who Cried Wolf.

2019-03-21 18:40 Enlace
2019-03-11

)

Ay, igualdad... (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-03-11

La columna del lunes después del viernes. El lunes 11 de marzo de 2019 después del día de la mujer, 8 de marzo. En la contraportada, MILENIO, del Diario de Noticias.




Hay espacio, razones y necesidad de las acciones del 8-M. Basta ver cómo la derecha, antes callada y como mirando a otra parte en estos días, se ha tenido que posicionar e inventar una postura entre negacionista y equidistante ante el tema de la igualdad. Y lo digo simplemente como espectador y acompañante de ellas, del cambio. Cierto que la derecha más reaccionaria sigue hoy negando la realidad, creando noticias falsas e incitando al odio con sus autobuses. Y las derechas tradicionales y modernitas han tenido que inventar un enemigo inexistente (ese supremacismo, manda leches, de que acusan al movimiento feminista) para crear confusión y pasar sin demasiado daño al próximo paso, esto es, a sacar votos y conseguir poder. Quedan las izquierdas, porque acaso ahora la línea que mejor divide entre derecha e izquierda es la de reconocer la igualdad como una de las asignaturas troncales de esta democracia. Quienes prefieren el estatus y el privilegio, que pasa necesariamente por seguir manteniendo la igualdad en un segundo o tercer plano, son la misma derecha de bajar los impuestos, desmontar lo público y todo eso: cosas de derechas. Al otro lado, las izquierdas, posiblemente con poco convencimiento y sin entender lo que sigue estando, siempre ha estado, enfrente. El año pasado, de verdad, estaba convencido que el 8-M había comenzado la revolución igualitaria. No fue así, cambió algo, ese algo pequeño que ha sido suficiente para que la derecha enseñe las garras. Pero ha de cambiar más: y eso se hace empujando, todo el año. Sonará maniqueo, pero ante hechos sencillos y polarizados, andar con barroquismos es ganas de seguir igual y no ponerse a andar. Y lo que hace falta es caminar, igualdad, queridas y queridos. Démonos prisa, que nunca se sabe...





2019-03-11 20:35 Enlace

portada | subir