ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Agosto 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


2019-06-26
)

Hace 50 años (#milenio @NoticiasNavarra)
2019-06-26

La columna del pasado lunes 24 de junio, que se nos viene encima la semana. Está publicada en la contraportada del DIARIO DE NOTICIAS. Y genéricamente este espacio semanal lleva el nombre de "Milenio". Aquí el enlace.


Hace 50 años la NASA estaba a punto de hacer que unos astronautas pisaran la Luna, con el éxito de las misiones Apolo. El 20 de julio sería el día del pequeño paso para Armstrong y el gran salto para la humanidad. Pero faltaban otros saltos: aunque científicas como Margaret Hamilton fueron fundamentales para llegar a la Luna se les dejó en el segundo plano y el anonimato de una sociedad abiertamente machista. Parte del personal de la NASA era afroamericano y también sufrían una discriminación por el hecho de vivir en un sistema segregacionista de facto. Habría lesbianas, gays, trans, bisexuales, personas de género no conforme... pero en aquella época (incluso ahora) no podían visibilizarse sin tener que sufrir consecuencias. Por ejemplo, y esto también pasaba ese mismo comienzo de verano de 1969, la Policía podía entrar en un bar de Nueva York y abusar de su posición contra la clientela (en España, en esos tiempos, claro, una dictadura hacía que ni siquiera la ilusión de una democracia como la estadounidense fuera posible: nacionalcatolicismo y desarrollismo travestido de democracia orgánica y abusos policiales y militares, todo con el amparo de las leyes franquistas).

Pero volvamos a Nueva York. El 28 de junio, en el club Stonewall unas cuantas personas, transexuales y drag queens como Marsha P. Johnson, que además era negra, contestaron el acoso a golpes y con canciones y gritos. Un no pasarán que comenzó a cambiar el mundo, un pequeño bolsazo para una drag pero desde luego un gran salto para la humanidad. Lo que pasa es que si a la Luna se volvió rápidamente, los derechos LGTBIQ se han tenido que ir obteniendo en este medio siglo con muchísimo esfuerzo y activismo y aún así falta tanto por hacer que es más fácil volver a pisar el suelo de nuestro satélite que vivir en una democracia real, diversa e inclusiva.

2019-06-26 08:24 Enlace
2019-06-16

)

Compicada movilidad (#MILENIO 10/6/2019 @NoticiasNavarra)
2019-06-16

No hay manera, tantas cosas que me pongo a hacer y dejo siempre al final lo del blog. Así que iré poniendo estos días, a ratos, algunas de las cosas que debían llevar semanas por aquí. Muchas de ellas han quedado desfasadas o fuera de contexto porque el tiempo pasa y muchas veces mis columnas, por ejemplo, están ligadas a lo que pasa en el día. Es un periódico y ese es el juego.
Bueno: aquí la columna del pasado lunes 10 de junio de 2019.

MILENIO, Diario de Noticias. Lunes, 10 de junio de 2019

Complicada movilidad


Al volante surge una agresividad más allá de lo habitual. Queremos tener siempre preferencia, ni miras lo que va al lado porque solo importa llegar antes. Como peatones nos exaspera que cruzar una intersección de calles, sobre todo con rotonda, se convierta en un recorrido de cientos de metros impidiéndonos ir por la línea más corta. Será con la intención de que realicemos más saludable ejercicio para llegar al mismo sitio, no solamente por primar al tráfico (cosa que siempre me malicié, lo confieso). Si vamos de ciclistas, ese deporte de riesgo, miramos con desdén al peatón y con miedo al coche. O al revés, nunca está claro del todo de dónde vendrá la primera agresión. Debiendo recorrer sorprendentes laberintos para poder llegar a cualquier lado porque los carriles parecen una dádiva a esa gente sostenible y un poco pejiguera. Por eso tampoco hay que documentarlos en exceso, o pueden permanecer con todas las alteraciones de firme que sean, qué más da. En el transporte público parece que vives lo mejor de los dos mundos y tiene su lógica, aunque siempre desearías una mayor flexibilidad de horarios y que los fines de semana no fueran ese tiempo de esperar media hora porque sí. Si se te ocurre ir en patinete, ten cuidado, porque conseguirás que todos te miren mal.

Si los conductores miran mal al transporte público y al peatón por aquello de que siempre les van a impedir cumplir su horario más corto, si los peatones saben que el tráfico es imposible y temen que los ciclistas les arrollen (aunque ellos se metan en el carril bici sin más), si los ciclistas, algunos incluso saben parar en los semáforos, sobreviven a cada trayecto visto lo visto, ahora tenemos un nuevo enemigo: el patinete y su moderno, que ha concitado tanta mala prensa. La movilidad ciudadana es terriblemente complicada.

2019-06-16 20:37 Enlace
2019-05-14

)

Imágenes apabullantes (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-05-14

¡Llevo tres semanas sin colocar por aquí la columna del lunes en el periódico! Y no me había acordado, es que esto de tener que hacer tantas cosas hace que uno olvide lo importante. O al menos lo que solìa ser importante, desde aquellos años de los blogs que pasaron ya a mejor vida. Bueno, aquí pongo la última, la de ayer lunes 13 de mayo de 2019, el MILENIO de Diario de Noticias.

Estamos acostumbrándonos a conocer el mundo a través de imágenes impactantes, de reportajes con protagonistas heroicos: el periodismo, en cierto modo, se ha convertido a la nueva religión del impacto y el "me gusta" y los medios necesitan desesperadamente cada día llenar de maravillas la primera plana. De niño leía con delectación noticias extaordinarias que llegaban cada mes en el ejemplar del Reader’s Digest(*) al que estábamos suscritos, y otras revistas comenzaron a incorporar reportajes chulos de este tipo. Nos traían una realidad lejana de manera atractiva, sorprendente. Los tiempos han propiciado que esa práctica se haga mayoritaria y se busque como estrategia de venta. Ahora es más fácil encontrar imágenes e historias maravillosas y reales que estaban antes simplemente fuera de nuestro alcance, pero es que las queremos en portada. Y la presión es tal que comienza a verse cómo la maquinaria de sacar dinero de la notoriedad se corrompe. En la web de National Geographic aparecía el otro día una fotografía impresionante de unos árboles milenarios en Botswana, de una fotógrafa que lleva años recorriendo estos testigos del cambio del mundo en diferentes lugares. El fondo estrellado, con una impresionante Vía Láctea, hacía de diadema del grupo de baobabs. Pero era un montaje, al menos una imagen muy retocada, cosa que en las redes comenzó a denunciarse rápidamente. La fotógrafa culpó a un becario y lo achacó a la premura por publicar sus trabajos, la revista dijo que era un incidente que debían investigar... Ahora se va sabiendo que esto no era una sola foto, que pasa más veces, que la presión por tener la imagen más sorprendente se ha convertido en invitación al fraude. ¿De verdad queremos imágenes fraudulentas e impresionantes o preferimos periodismo sin mentira? No lo tengo claro.


Nota:

* Las suscripciones al RD abundaban en las casas españolas de los años 60 y 70. Leí por algún sitio alguna vez algo, pero no me acuerdo qué historia había detrás de esa pasión por una publicación que, eso seguro, llegó a ser la de mayor tirada del mundo hasta su bancarrota hace menos de 10 años.

Una nota sobre la foto de Beth Moon explicando la manipulación en este enlace de PetaPixel: "This Milky Way Photo on NatGeo is Raising Eyebrows", de Michael Zhang)

2019-05-14 08:22 Enlace
2019-04-16

)

En el agujero negro (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-04-16

Publicado el lunes 15 de abril de 2019, MILENIO - DIARIO DE NOTICIAS.

Estoy seguro de que todos se quedaron mirando esa foto del agujero negro del centro de la galaxia M87 un rato, como pensando que había que encontrarle el sentido o por si había algo más que pudiera hacer entender por qué medio mundo hablaba de esa imagen como un hecho histórico... La imagen era lo que era: una especie de anillo desenfocado de color de fuego que nos indicaba algo ígneo, un destructor de mundos, un Tragantua que, de hecho, se merienda cada día el equivalente a 80 planetas como el nuestro. Lo que pasa es que no es ni rojo ni amarillo, la imagen sería en blanco y negro y, de hecho, tampoco está tomada en luz que podamos ver, sino en ondas de radio. Es un mapa, eso sí, fiel, de lo que sucede cerca de ese agujero negro supermasivo, donde la materia que cae se aglutina en un disco cuya luz vemos, distorsionada por la gravedad tan intensa, de manera que incluso vemos la propia sombra del objeto, como contraste con la intensa luz de la materia pronta a desaparecer de nuestro lado del espaciotiempo. Pensar que hizo falta el uso de ocho radiotelescopios y el trabajo de dos años de ordenadores y personas para reconstruir lo nunca visto es la historia que hace tan poderosa esa imagen.

Una de esas personas es Katie Bouman, una de las responsables de crear la forma de sintetizar esas observaciones de telescopios dispersos por toda la Tierra. Se había convertido hace tiempo en ejemplo de que detrás de la ciencia siempre hay personas, pero ha visto cómo, por ser mujer, personajes llenos de envidia y odio a quienes las redes permiten demasiada impunidad, esa manada de enterados, ningunea su trabajo. Ni una sola de las doscientas personas que firman los artículos en que esa foto se basa es prescindible, y menos aún ella, que aporta también la juventud e ilusión que necesitan estos proyectos. Todos esos señoros tuiteros, por el contrario, siempre sobraron.

2019-04-16 00:10 Enlace
2019-04-08

)

Ni curas ni curas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2019-04-08

Publicado el lunes 8 de abril de 2019. MILENIO, Diario de Noticias.



No se diga que aprovecho que está de moda el obispo de Alcalá para meterme con la forma en que los curas tienen de intentar crear odio y dañar a las personas más indefensas. En la hemeroteca del DIARIO DE NOTICIAS está la columna que le dediqué al mismo sujeto el 21 de mayo de 2012, Obispofobia se titulaba, aunque debería haber sido Misantropía, más aplicable a quien lleva años dedicado a insultar a una sociedad democrática diciendo barbaridades de las mujeres y sus derechos y libertades, de las personas que no comulgan con sus pesadísimas y obsesivas ruedas de molino en lo sexual y lo afectivo y de paso todo lo adorna con un franquismo que ofende a cualquier persona demócrata salvo a los franquistas que, precisamente, le animan y jalean. Ya saben, los curas montan unos cursos para acabar de joder la vida de personas con problemas, con pseudoterapeutas que hacen uso de pseudoterapias, inventos ideológicos y de paso con la connivencia de médicos que utilizan psicofármacos para trastornar la conducta y autoestima de gente con problemas que, habitualmente, vive en familias con problemas en las que se ve normal consultar al cura para cuestiones que deberían ser tratadas seriamente. Decía un amigo sociólogo: ni cura ni cura, y es cierto. No es nuevo: aquí lo hizo Franco y sus psiquiatras franquistas, como ese Vallejo-Nájera o ese López Ibor que tan famosos fueron en los setenta. En Bolivia lo siguen haciendo en cárceles, también con la connivencia de fundamentalistas cristianos. Está probado que esas intervenciones no curan nada, y es que no hay nada que curar. Recordemos que la homofobia no precisa un tratamiento, aunque sí parezca un problema de conducta serio en tantos curas y demás. Lo terrible es la impunidad que sigue otorgando el solideo para hacer el mal: ora protegiendo pederastas, ora difundiendo odio.

Nota.
Aprovecho para recomendar un documental radiofónico del espacio DOCUMENTOS RNE titulado "La homosexualidad durante el franquismo", emitido el 5 de noviembre de 2016, con guión de Marta Gómez.

2019-04-08 23:38 Enlace

portada | subir