ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Mayo 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • phenq en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • calum von moger en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • genf20 plus en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Erotische massages en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Spuitkurk en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Zonnepanelen Soloya en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Zwmbaden en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Warmtepompboiler en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Webdesign en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)

  • 2018-05-15
    )

    Pint Of Science (De Nuevo) #MILENIO @NoticiasNavarra
    2018-05-15

    Artículo publicado en MILENIO, Diario de Noticias, el lunes 14 de mayo de 2018.

    Esta semana, en más de 300 ciudades de 21 países diferentes habrá científicas y científicos hablando de ciencia en los bares a un público muy amplio y variado. Como saben, me dedico a montar cada mes un sarao de estos de llevar la ciencia al bar: entiéndalo como un compromiso por hablar como se debe hablar en un sitio así, de igual a igual con quien estás de manera relajada, argumentando y presentando la información de manera que no solamente sea convincente sino que llegue a interesar a quien, de otra forma, agarra la puerta y se va a otro bar. A lo largo de los años hemos encontrado un público muy variado, con gente a quien la ciencia no le aburre, ni le asusta. Y que además le suscita curiosidad u opiniones. Ahora, entre hoy lunes y el miércoles, conseguimos que sean más personas de diferentes ámbitos de la investigación científica las que ocupen tres bares de Pamplona (Chester, Bahía y Zentral) con investigaciones y reflexiones sobre cómo la ciencia cambia el mundo mucho más de lo que parece posible con el poco dinero que se invierte en ella y el poco interés que suscita. Contamos con la cooperación necesaria del Club de Amigos de la Ciencia, del Planetario, de Navarra Biomed, de la Universidad de Navarra y de la UPNA, pero sobre todo con un montón de personas que quieren tomar algo escuchando hablar de ciencia y tecnología.

    Sólo por esto podría decirse que esta es la semana que más me gusta del año, pero vengo del Roncal, de andar unos días hablando de astronomía y mirando al cielo entre nubes y lluvia y nieve para encontrarnos con la grandeza de un Universo que se ve en esos olvidados valles pirenaicos como en pocos sitios. Y como he estado con gente que ama la ciencia y con la que puedes irte al bar a celebrarlo, lo cierto es que va a ser el mes lleno de placer y de ciencia. Qué más puedo pedir.

    2018-05-15 07:17
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-05-08
    )

    Gaia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-08

    Publicado el lunes 7 de mayo de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.


    Aunque estamos viviendo estos tiempos tan interesantes que apenas da para más, el tiempo ha ido, más o menos, volviendo a ser una primavera más clemente y estas noches, entre viajes y otras obligaciones, he vuelto a encontrarme con esos paisajes nocturnos que son desde hace tanto parte de mi vida. Estaban ahí los planetas, Venus a la cabeza al comienzo de la noche, retando incluso a las exageradas farolas de nuestras calles, seguido luego por Júpiter, más tarde por Saturno y Marte ya cuando el día comienza a clarear por el Este. Y las estrellas, y la Luna. Y se llega a ver la Vía Láctea, el Camino de Santiago que la contaminación lumínica nos ha robado de las ciudades. Esa tenue nube grisácea que es la luz de cientos de miles de millones de estrellas.

    Estos días, mediante un telescopio increíblemente sagaz diseñado para cartografiar ese cielo, lanzado al espacio hace cuatro años y medio por la Agencia Espacial Europea, los investigadores han dado a conocer un mapa tan excesivo como apasionante. Contiene datos de unos mil seiscientos millones de estrellas. Vuelvan a leer la cifra. Viene a ser el número de granos de arroz que llenarían la habitación donde está ahora leyendo esta columna. Con una precisión tal que si fuera un mapa de la Tierra nos permitiría contar desde Pamplona uno a uno los pelos del bigote de una persona en Estambul. Y cuando mide velocidades, alcanzaría a medir el crecimiento del pelo de esa persona. Ese catálogo se va a ir completando y haciendo aún más grande, más extenso, más preciso. Datos que van a ir alimentando nuevas investigaciones que nos permiten conocer mejor nuestra Vía Láctea, y que requerirán de un par de generaciones de científicos para desentrañar todo su valor. Gaia, ese es el nombre de la misión, muestra que la ciencia a veces nos permite descubrir que el Universo es un lugar mejor si podemos conocerlo mejor.

    Enlace: Web de GAIA en ESA.

    2018-05-08 07:51
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-05-01
    )

    Ejercicio de Optimismo (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-01

    Publicado el lunes, 30 de abril en MILENIO, Diario de Noticias. Es la continuación del artículo de la semana pasada: Quizá No Esté Todo Perdido.

    Les hablaba hace una semana de cómo la penetración de mentiras y exageraciones sin aval científico y noticias falsas que es el signo de estos tiempos, puede tener cura. A pesar de que todo parezca perdido, la información racional, el discurso fuera de la moda de lo inmediato y lo guay funciona, quizá no como tendencia mayoritaria, pero sí como referencia que acaba permitiendo cambiar un poco las cosas. De hecho, como asegura recientemente un estudio canadiense, una buena estrategia de comunicación científica es lo único que acaba parando la viralidad de las noticias falsas. Puede que algo así esté pasando, por ejemplo, con la homeopatía. Su penetración, merced a propaganda llena de falsas esperanzas de cura, con la complicidad de una parte del sector sanitario y la permisividad no del todo desinteresada de las autoridades, vendía además una (falsa) imagen de ser medicina buena y natural, alternativa y molona. Pero no: era un negocio basado en el engaño, que no cura ni nada, aunque se vendiera en farmacias y se enseñara en universidades. Finalmente el discurso científico se va abriendo camino: la pseudomedicina es un peligro real contra la salud. Y la situación comienza a cambiar: ya es más habitual que la gente dude de que la homeopatía funcione. Y lo denunciábamos desde hace decenios: la única alternativa a la medicina es una medicina mejor, no un timo sacacuartos. Espero que pronto la información veraz permita contrarrestar otras mentiras populares, como el alarmismo de la antenofobia o de los antivacunas, por ejemplo.

    [Nota: Lo siento, porque he dejado la columna más corta que lo que debía ser, pero el asunto del fallo judicial me exige dedicar al menos una frase a decir que no, que no es abuso lo que es violación. Y que si la Justicia no lo reconoce hay que cambiar muchas cosas.]


    Enlace: Twitter multiplica el impacto de las ciencias contra las ‘fake news’ (Agencia SINC). Hace referencia a: "Tweet success? Scientific communication correlates with increased citations in Ecology and Conservation". Clayton T. Lamb​, Sophie L. Gilbert, Adam T. Ford, PeerJ. http://dx.doi.org/10.7717/peerj.4564

    2018-05-01 10:12
    Enlace | 1 Comentarios



    2018-04-24
    )

    Quizá No Esté Todo Perdido (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-04-24




    Publicado el lunes 23 de abril de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.

    Por más que en casa nos dijeron que las mentiras tenían las patas cortas o que antes se le pillaba al mentiroso que al cojo (del uso de refranes como control social habrá que hablar alguna vez), lo cierto es que sospechábamos que a ciertos mentirosos les iba muy bien. Y que el propio sistema era capaz de amplificar lo falso llenando el panorama y escondiendo la verdad por ahí al fondo. Las noticias curiosas, lo sorprendente, lo fabuloso, además, siempre nos han encandilado más que la realidad menos bella y luminosa. Y por eso la construcción de mentiras se ha ido convirtiendo en el oficio más eficaz de nuestra era. La televisión era el vehículo perfecto para sumar la inmadurez, la banalidad y el estereotipo, rebajar el nivel intelectual y ponerlo todo en vivos colores: con eso podían ya ocultarlo todo. O hacernos bailar al son que quisieran. Y en eso llegaron las redes y el mundo conectado y conseguimos en pocos años ver cómo es posible despedazar todo el entramado cultural para convertirlo en un negocio. Ojo, algo a lo que gustosos nos prestamos porque nos apetece ser alguien y pensar que se oye nuestra voz más allá de lo que antes era posible. Repetimos lo que nos llega (sin cuestionar su veracidad) porque nos llaman la atención: la gracieta, el enlace sorprendente... Los estudios científicos muestran que somos colaboradores necesarios de la mentira: gracias a los humanos, las mentiras viajan más rápidamente y más lejos que nunca antes. Tanto que la realidad queda fácilmente sepultada dentro de un envoltorio enorme de invenciones interesadas e interpretaciones alucinadas, llámale posverdad. Es decir: la mentira ha llenado el panorama y somos sus devotos seguidores. Pero quizá no todo esté perdido. Lo que pasa es que hoy ya no me queda sitio en la columna para explicárselo, así que deberán esperar una semana.

    2018-04-24 06:47
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-04-17
    )

    Biotecnologías (en #MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-04-17

    Publicado el lunes 16 de abril de 2018. MILENIO en Diario de Noticias.

    Se ha presentado una iniciativa para que estudiantes de Navarra puedan convertirse en biotecnólogos. A pesar de lo que solemos decir públicamente de los más jóvenes y de lo que igualmente maldecimos del sistema educativo, cuando uno busca gente preparada y animada, surge excelencia y pasión por la investigación. En este caso, se trata de descubrir qué es la biología sintética, cómo podemos crear elementos y funcionalidades que la naturaleza no había tenido el detalle de proporcionar. En esta iniciativa de Planeta STEM (de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) imaginamos que ir al espacio requerirá crear alimentos y obtener sustancias que en una biosfera planetaria como la que nos ha visto nacer son sencillas de obtener, pero en el entorno más limitado de naves o colonias espaciales será complicado. ¿Puede un equipo de adolescentes conseguir comenzar una labor como esta? La respuesta es afirmativa y estoy seguro de que este equipo, con ayuda de la gente de la ciencia que trabaja en Navarra, podrá además llegar a la reunión mundial en Boston, en el MIT, donde ponen en común sus inquietudes y experiencias.

    Paradójicamente la ignorancia interesada ha convertido conceptos como ingeniería genética, biotecnología (y no digamos ya transgénicos) en algo que da miedo, que provoca rechazo inmediato. Es comprensible que desde que Mary Shelley nos presentó a la Criatura del doctor Frankenstein el debate estaba plantado. Quienes asustan con esto olvidan que la investigación que cambia el mundo y permite que más personas accedan a la alimentación y la medicina se basa en estas técnicas que demonizan. Y que si en vez de aterrorizar se favorecieran los controles éticos y sociales de las nuevas tecnologías todo sería más responsable, más efectivo. Como lo que harán los chavales de BioGalaxy. Ya les contaré.

    Enlace: PLANETA STEM

    2018-04-17 07:50
    Enlace | 3 Comentarios



    2018-04-15
    )

    Cayendo Del Cielo (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-04-15

    Buenas, que se me había olvidado poner en la pecera la columna del lunes pasado, del 9 de abril de 2018 que publica el Diario de Noticias y que titulo genéricamente MILENIO. Ahí va y perdonen por el retraso.

    Estos días andaba la gente preocupada por lo de la estación espacial china que se caía. Había cierta inquietud por lo que podía caernos encima, incrementada por noticias de fuentes generalmente científicas que eran resumidas como: “Ojo, lo mismo cae por aquí”. Me pasé semana y pico intentando explicar que no era así y que el hecho de que fuera impredecible, o casi, el momento (al menos hasta poco menos de un día antes del final) no era incapacidad de los ingenieros chinos, que por el contrario habían conseguido con la Tiangong-1 un completo éxito o, mejor, varios éxitos notables en su carrera espacial. Además, nos iba a salvar la atmósfera, la propia mecánica que haría que todo se volatilizara. O casi.

    Al final cayó y se quemó en el culo del mundo, es decir, no pasó nada. Y como tampoco ninguna de las personas que se mostraban preocupadas por esas noticias eran el jefe de la tribu gala de los tebeos de Astérix, rápidamente nuestra atención se fue a otro sitio. A eso del duelo de reinas o juego de tronos de las fotos, que da para mucho y todo chungo. O al misterio insondable pero chapucero de las prebendas de cierta clase política y cierto compadreo académico que comienzan regalando un título y acaban posiblemente de forma más peligrosa que la caída de una nave espacial: un verdadero escándalo sin dimisiones del que solamente podemos concluir que nuestra democracia está tocada (y si me permiten poner el dedo en la llaga, añadiré lo del uso torticero de la Justicia para fines políticos con hazmerreír y toque de atención del resto del mundo). Y si podemos pasar de comentar lo de la estación espacial a lo de Cifuentes o a lo de Letizia y no nos damos cuenta de que algo en lo que nos comunicamos está podrido, o al menos mal enfocado, es que además finalmente los malos han ganado.

    PS.
    La sonda cayó, paradójicamente Cristina Cifuentes aún no ha caído y es que los cargos políticos, especialmente los de ciertos partidos, tienen una capacidad inusitada, que no puede ser explicada ni por la física ni por la química, para aferrarse a sus cargos. Y es que no es cuestión de adherencia, sino de corrupción y vergüenza, realmente. Si las cosas cayeran por su propio peso, como la estación espacial, ya habría dimitido quien ha sido pillado mintiendo y engañando. Simplemente porque la cosa pública no debe tolerar esos comportamientos en el servicio público. Pero así somos de tolerantes y permisivos, qué asco de sociedad.

    2018-04-15 20:50
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-04-03
    )

    Ciencia Y Ciencia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-04-03

    Publicado el lunes 2 de abril de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

    Apostar por la ciencia en un país que la está desmantelando es una provocación. Como en Navarra, diferenciándonos del resto del país, donde ha caído la inversión, donde se ha cercenado toda una generación de investigadores, condenándola a una diáspora de la que solamente una de cada diez personas volverá. Donde la inversión desaparece y la burocratización aumenta para enmarañarlo todo. Esta semana se ha anunciado una ley foral (1) de ciencia y tecnología que permitirá usar la capacidad de nuestras instituciones para ir corrigiendo un déficit con respecto a Europa que siendo histórico había aumentado en el último decenio con la desamortización de la ciencia. En la exposición de esta ley destaca que se considere el valor para solucionar el futuro y aportar retos creativos ante los desafíos que permite la investigación científica y técnica, además del desarrollo económico que deriva en los sectores prioritarios de esa visión del futuro de que nos hemos dotado en Navarra. Y se hace hincapié en cómo desde la educación al sistema productivo todos los sectores deben trabajar para hacerlo posible. No solamente eso, sino que se apuesta por una cultura científica que es más que nunca necesaria.

    Porque, ya lo hemos pedido por aquí a menudo, hace falta ciencia y más ciencia. Información veraz y libre de prejuicios. Crítica, sobre todo crítica con aquello que se nos vende desde el dogma aunque venga avalado por el buen rollo. Como cuando nos dicen que hay que luchar contra los transgénicos(2) avivando un miedo más bien imbécil y sobre todo injustificado a la luz de los años de investigación que avalan que estas técnicas que por el contrario pueden suponer una verdadera revolución sostenible, especialmente en las zonas más deprimidas del mundo. Más ciencia, por favor, y más seso en lo público.

    Notas:
    (1) El Gobierno aprueba el proyecto de Ley Foral de Ciencia y Tecnología. Actualidad del Gobierno de Navarra. 28/3/2018

    (2) La carta en contra de la decisión del Ayuntamiento de Pamplona de declarar la ciudad como "libre de transgénicos". 28/3/2018

    2018-04-03 06:53
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-03-28
    )

    Pamplona Y Los Transgénicos (Carta)
    2018-03-28

    Me sumo a unos cuantos buenos expertos y algunos además buenos amigos para expresar mi disconformidad con una reciente declaración de la ciudad en la que vivo como zona libre de transgénicos. Como también la han declarado libre de glifosato y alguna otra fruslería, cabe pensar que hablaremos más de esto por aquí.

    Por el momento, aprovecho para transcribir la carta, que ya ha sido publicada por algunos medios, tal y como la ha puesto Ignacio López Goñi en su blogo microBIO:

    Pamplona “libre de transgénicos”



    No existe ninguna evidencia científica de que los transgénicos tengan un impacto negativo en la salud o el medio ambiente


    Recientemente la Comisión de Urbanismo del ayuntamiento ha acordado declararPamplona “Zona libre de transgénicos”. Según han informado “el Ayuntamiento considera imprescindible en este proceso informar a la ciudadanía”. Sin pretender entrar en un debate político y con este objetivo de informar a la ciudadanía, un grupo de científicos de distintas instituciones navarras hemos consensuado el siguiente texto sobre las evidencias científicas contrarias a la postura de los colectivos anti-transgénicos.

    Un transgénico es un organismo al que le han incorporado genes de otro ser vivo, de forma artificial mediante técnicas de ingeniería genética, para que produzca alguna característica nueva. Los transgénicos se conocen como OMG (Organismos Modificados Genéticamente). Sin embargo, el progreso científico y tecnológico está dando lugar a desarrollos que permiten obtener productos comparables o indistinguibles de aquellos que se obtienen mediante procesos naturales o técnicas convencionales. Éste es el caso de las nuevas técnicas de edición genómica como CRISPR que permiten introducir modificaciones precisas, de forma eficiente y versátil, proporcionando la posibilidad de desarrollar nuevos procesos y productos en ámbitos como la salud, la bioeconomía y la mejora vegetal, en beneficio del medio ambiente y la sociedad. De hecho, una variante agrícola desarrollada mediante estas técnicas podría dar lugar a una planta no transgénica y estar exenta de las obligaciones de la normativa que regula los OGMs.

    La modificación genética de los seres vivos se viene realizando desde que se tiene constancia de la existencia de la agricultura y la ganadería, mediante técnicas de domesticación, cruces e hibridaciones. El uso actual de la ingeniería genética y de las nuevas técnicas de edición del genoma simplemente ha posibilitado realizar esas modificaciones de forma más dirigida, controlada y mucho más segura.

    A diferencia del ámbito social y político, a nivel científico no existe polémica o controversia alguna respecto a la seguridad de los OMG y en concreto de los cultivos transgénicos. Son cientos las entidades técnicas y científicas a nivel global que ratifican la seguridad de los cultivos transgénicos y sus productos derivados. Pondremos solo dos ejemplos recientes.

    En 2016 la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. publicó la mayor revisión científica sobre el impacto de los OMG realizada hasta la fecha. Para elaborar este estudio emplearon datos de más de 30 años de investigaciones científicas. Las conclusiones son claras: los transgénicos no sólo son indistinguibles de otros organismos no modificados sino que no existe ninguna prueba de que tengan un impacto negativo en la salud o el medio ambiente. En el estudio se rechazan y desacreditan todos los mitos que rodean a los OMG. Este informe ha examinado los datos epidemiológicos de incidencia de cáncer y otros problemas humanos de salud a lo largo del tiempo y no ha encontrado evidencias de que los alimentos procedentes de transgénicos sean menos seguros que los convencionales: no hay ninguna diferencia para la salud entre el consumo de un producto transgénico y un vegetal que no lo es. Además, los OMG resistentes a plagas ya han supuesto un beneficio para la salud al reducir las intoxicaciones con pesticidas. Tampoco se ha encontrado ningún indicio que señale que el uso de OMG reduzca la biodiversidad en los campos donde se plantan, no se ha demostrado que provoquen ningún impacto en el medio ambiente, y no hay datos que puedan demostrar que los cultivos transgénicos contribuyen a la contaminación del planeta. En la agricultura, los transgénicos han permitido aumentar los beneficios económicos. En este informe se recomienda que las regulaciones de nuevos tipos de cultivo se hagan en base a cómo es el producto y no a cómo ha sido desarrollado, desaconseja marcar los OMG como tales en el etiquetado, y reconoce que no hay argumentos de salud pública que apoyen esa idea.

    Durante todos estos años que se han empleado alimentos transgénicos, por ejemplo, el número de muertos por esta causa ha sido de … cero.


    Ese mismo año, 131 premios Nobel de Medicina, Física y Química publicaron una carta pidiendo a Greenpeace y a los gobiernos de todo el mundo que abandonen su oposición y sus campañas en contra de los OMG. En dicho texto, se exigía que acabaran las campañas contra los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general y, en concreto contra el cultivo del arroz dorado, una variedad transgénica modificada para reducir el déficit de vitamina A. Esta variedad transgénica de arroz tiene el potencial de reducir o eliminar muchas de las muertes y enfermedades causadas por la deficiencia de esta vitamina, un grave problema de salud que causa ceguera y mortalidad infantil. Según datos de la OMS, se estima que hay 250 millones de personas que sufren déficit de vitamina A y que el 40% de ellos son niños menores de cinco años en países en desarrollo. En definitiva, se debe permitir el acceso de los agricultores a todas las herramientas de la biología moderna, especialmente a las semillas mejoradas a través de la biotecnología.

    No existe por tanto ninguna evidencia científica de que los transgénicos tengan un impacto negativo en la salud o el medio ambiente, más bien todo lo contrario. Los OMG han revolucionado la investigación biomédica, y gracias a las modificaciones genéticas de animales, plantas y microorganismos somos capaces hoy en día de curar muchas enfermedades. Por ejemplo, muchos medicamentos, como la insulina, el interferón o la hormona del crecimiento se obtienen de bacterias modificadas genéticamente.

    En una “zona libre de transgénicos”, ¿se prohibirá la venta de insulina a los diabéticos en las farmacias?


    Los cultivos transgénicos no son solo los resistentes a los herbicidas, sino también los resistentes a las plagas, al frío o a la sequía. Declarar una “zona libre de transgénicos” es afortunadamente imposible. La ley obliga a etiquetar solo los productos utilizados en la alimentación. De esos, en España solo se siembra uno, el maíz MON810, pero en la Unión Europea se importan casi 50 (soja, maíz, colza, …), que se utilizan principalmente para piensos en el ganado, aunque en un supermercado se pueden encontrar muchos productos de origen transgénico que usamos en la vida cotidiana: desde las proteasas que se utilizan en la solución para lavar las lentes de contacto, o las celulasas para darle el toque de lavado a la piedra a los pantalones vaqueros, hasta las enzimas que se utilizan para tratar zumos o harinas. La ropa de algodón que usamos o el papel de los billetes de euro están fabricados con transgénicos.

    Declarar una “zona libre de transgénicos” no tiene ningún sentido. Confiemos en que en Pamplona, por el bien de toda la ciudadanía, podamos seguir viviendo sin preocuparnos por un problema que NO existe.

    Firman, por orden alfabético:

    Alonso Casajús, Nora (CEO de Iden Biotechnology)
    Ariño, Arturo H. (Profesor de Ecología, Universidad de Navarra y UNED)
    Armentia, Javier (Director del Planetario de Pamplona)
    Arocena Vélez, Ion (Director General de la Asociación Española de Bioempresas, ASEBIO)
    González Aseguinolaza, Gloria (Directora del programa de Terapia Génica del CIMA-Universidad de Navarra)
    Grilló, María Jesús (Investigadora y Representante Institucional del CSIC en Navarra)
    Jauregui, Javier Ignacio (Director Servicios Tecnológicos, CNTA)
    Lasa Uzcudun, Iñigo (Catedrático de Microbiología, Universidad Pública de Navarra, Director Navarrabiomed)
    López-Goñi, Ignacio (Catedrático de Microbiología, Universidad de Navarra)
    Pisabarro de Lucas, Gerardo (Catedrático de Microbiología, Universidad Pública de Navarra)
    Ramírez Nasto, Lucía (Catedrática de Genética y Mejora Vegetal, Universidad Pública de Navarra)
    Sevilla, Joaquín (Responsable de Divulgación del Conocimiento, Universidad Pública de Navarra)
    Solano Goñi, Cristina (Profesora Titular de Microbiología, Universidad Pública de Navarra)
    Vizmanos Pérez, José Luis (Catedrático de Genética, Universidad de Navarra)

    2018-03-28 11:03
    Enlace | 2 Comentarios



    2018-03-27
    )

    Caralibro (#Milenio @NoticiasNavarra)
    2018-03-27

    Publicado el lunes 26 de marzo de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

    Zuckerberg se ha pasado de listo. No es que no supiéramos que le habíamos entregado la información de todo los que somos al contratar una cuenta en su página, al tener siempre presente en nuestra vida su muro de noticias digeridas y edulcoradas, filtradas para mayor lustre de los que pagan por la publicidad dirigida alentada por algoritmos muy inteligentes. No nos importaba demasiado porque la red social nos da lo que buscábamos, reafirmar tus convicciones, encontrar conocidos o hacer nuevos. No digo yo que incluso haya servido muchas veces para hacer el bien, aunque yo me haya sentido, y lo he hecho desde el primer día en que abrí el Caralibro, en un sitio un poco repugnante, exhibido pero no porque yo lo quiera, sino porque mis datos escapaban de mi control. Allí aparece el 11 de septiembre de 2008 mi primer estado: “Javier Armentia ODIA Facebook”. No es extraño: siempre he sido muy de odiar monopolios, oligopolios, élites y demás. Pero también soy friki y no puedo dejar de probar las novedades.

    El mundo ha cambiado en estos 10 años y ahora sabemos que, además de que las grandes compañías del capitalismo digital usan nuestros datos y nos usan a los clientes como mercancía para sus beneficios (económicos, quiero decir), además, en Caralibro el juego se pone serio y va derivando a lo del control del mundo, eso que hará un día verdad a las paranoias que fueron falsas hasta disponer de una herramienta capaz y de un público entregado y sumiso. Así que quizá conviene parar, irse de ahí. Yo lo voy haciendo, callando y pasando de leer, sin más. Creo que se puede, aunque no borraré mi cuenta, porque es bueno dejar el páramo con nuestras caras, con un “ahí estuve, pero me has defraudado” que es el mejor epitafio para una red social que deja de ser social para ser sociópata.

    2018-03-27 06:36
    Enlace | 2 Comentarios



    2018-03-20
    )

    De Razón Y De Ciencia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-03-20

    Publicado el lunes 19 de marzo de 2018, MILENIO - Diario de Noticias.

    Noticia*: la charla que se había programado en Tafalla promocionando la paranoia de que nos fumigan desde el cielo se ha suspendido. Bien por las personas responsables;rectificar es la actitud correcta cuando se ha cometido un error. Que luego quienes hemos hecho la incómoda labor de denunciarlo quedemos como gente poco complaciente o incómoda es parte de lo que a uno le toca cuando decide apostar por la razón y la ciencia. Así que no me quejo: pasará más veces, como ha sucedido antes. Esta semana en que nos quedamos sin Stephen Hawking he tenido la suerte de hablar con mucha gente joven que se dedica a contar la ciencia, vivirla, transmitirla y hasta inventarla. Fue en Sevilla, en un congreso que se llama Ciencia en Redes** y que lleva unos cuantos años organizando la Asociación Española para la Comunicación Científica. Hemos constatado que charlatanerías y montajes anticientíficos siguen colándose en instituciones públicas, pero que se empieza a entender la ciencia como parte del menú cultural y social. Cuanto más inclusiva es, mejor. Podemos hacer partícipe a la ciudadanía de la ciencia convirtiéndola en algo accesible, comprensible y donde podemos aportar también nuestro conocimiento o nuestra opinión. Así se consigue que la gente apueste por la razón, por la cosa crítica, por cambiar el mundo. Con las mujeres, que reclaman su espacio, nuestro espacio, para poder hacer ciencia y para poder compartir con todo el mundo una labor con la que siempre estuvieron comprometidas. Por más que los odiadores profesionales vean su círculo exclusivo amenazado. Lo mismo al hablar de minorías sociales, de discapacidades, de sexualidad: los estudios demuestran que cuando hay referentes diferentes, cuando el ambiente es inclusivo, la sociedad es mejor y la ciencia también. A ello, entonces. Merece la pena.

    Notas:
    *
    Sobre la charla en torno a "geoingeniería y manipulación climática", vamos, locuras de las trazas de los aviones y otras memeces increíbles, ya escribí hace dos semanas (¿Estamos tontos o qué?). El pasado día 16 se anunció la suspensión de la charla "¿qué está pasando en nuestros cielos?", "a la vista de la polémica".

    **
    Sobre Ciencia en Redes lo mejor es visitar la página del congreso: www.cienciaenredes.com que organiza la Asociación Española de Comunicación Científica.

    2018-03-20 07:51
    Enlace | 0 Comentarios


    portada | subir