ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Choose a financial adviser en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • uali20 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)

  • 2017-09-19
    )

    Saturnales (#MILENIO @NoticiasNavarra) [Goodbye Cassini]
    2017-09-19

    Publicado el lunes 18 de septiembre de 2017, en MILENIO, Diario de Noticias.

    Sucedió el viernes pasado a mediodía muy lejos de aquí, a casi 1.500 millones de kilómetros, una distancia tan enorme que las noticias que llegaban desde Saturno tardaban 80 minutos en viajar, y eso que lo hacían a la velocidad de la luz. Un ingenio humano grande como un microbús caía oblicuamente, aunque a más de cien mil km/h, hacia el planeta de los grandes anillos helados, despedazándose mientras intentaba mandar los últimos datos sobre la composición de esa atmósfera lejana. La sonda Cassini había estado trabajando en Saturno 13 años, después de un viaje de 7 años por el espacio para llegar allá. Llevaba un robot europeo que descendió sobre la gran luna Titán, descubriendo allí océanos de metano y un mundo sorprendente. A lo largo de las casi 300 órbitas que describió en torno a Saturno obtuvo casi medio millón de imágenes del planeta, de los anillos, de sus satélites, datos que ciertamente cabrían en un disco duro normalito pero que suponen la mayor aportación al conocimiento de esos mundos. Los números de esta misión en la que miles de personas de 27 países han trabajado durante más de tres decenios son impresionantes. La carrera entera de cientos de las más productivas mentes de nuestro planeta se ha dedicado a reescribir la ciencia planetaria y a entrever la posibilidad de que haya vida en lugares tan insólitos como Encélado, una luna cubierta por una costra de hielo en cuyo interior hay un océano líquido donde podría existir vida. Las antiguas saturnales romanas eran unas fiestas que cerraban el año. Ahora deberíamos recuperarlas y celebrar en torno a Saturno la ciencia y quienes han hecho posible esta misión histórica... No pasará: por aquí andamos más en plan circo con gladiadores y leones para ver quién sale entero y quién a trozos. Cosas del otoño que llega.



    2017-09-19 16:58
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-09-04
    )

    Es Noticia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-09-04

    Vuelta a las columnas de los lunes... artículo publicado el lunes 4 de septiembre de 2017 en MILENIO, Diario de Noticias.

    Suelo anticipar con dolor ese momento en el que en una catástrofe lejana aparece una víctima de aquí. Porque entonces los medios cambiarán su enfoque sobre la noticia dejando de lado lo que sucedió para centrarse en la experiencia personal del compatriota, convirtiendo el suceso en poco más que el escenario donde ese de los nuestros sufrió algo noticiable. No, si lo entiendo: el periodismo bebe de lo que toca de cerca a quien consume las noticias, y si en un desastre lejano alguna de las víctimas es cercana tendremos noticia segura. Y que lo mismo pasa en todo el mundo. Más aún: aun eliminando el efecto de lo cercano resulta que hay catástrofes y catástrofes, una geografía del desastre, un norte y sur de la noticia. Hace un par de meses* llegué en mis lecturas a un análisis utilizando el big data, es decir, trabajando la información que existe en el mundo digital y agregándola con criterios, sobre qué tipo de catástrofes naturales y en qué circunstancias se convierten en noticia de portada. Y cuáles no, evidentemente. ¿Hay patrones? Por ejemplo, estos días nos hemos solidarizado con Texas y los tejanos por los daños de la tormenta Harvey, pero esta misma semana el monzón lleva ya más de 40 millones de personas desplazadas en India, Nepal y Bangladés y 1.400 muertos. ¿Lo sabía? El estudio al que me refería, de Max Roser y Hannah Ritchie, muestra que con que una persona muera en Europa el tema será noticia en los medios pero que harán falta más de 40.000 para que nos enteremos si es en África o Asia. Unos pocos fallecidos por causa de un volcán o terremoto aseguran noticia pero la hambruna por una sequía necesitará de casi otros 40.000. Nuestra sociedad es cruel poniendo etiquetas a las personas muertas, y eso que en este estudio no sumaban los asesinatos provocados por la necedad y el odio humanos.

    Nota:

    * "Natural Catastrophes", de Max Roser y Hannah Ritchie (2017) – ‘Natural Catastrophes’. Publicado online en OurWorldInData.org. Comentario en el blog de Our World in Data: "Not all deaths are equal: How many deaths make a natural disaster newsworthy?", de Sandra Tzevtkova, 19 de julio de 2017.

    2017-09-04 17:15
    Enlace | 2 Comentarios



    2017-09-01
    )

    Hola Septiembre (Listado De Marrones)
    2017-09-01

    Septiembre llega y aunque uno lleva medio verano trabajando parece que todo tiene que llegar y comenzar el curso... En cierto modo somos seres estacionales y lo queramos o no, estemos más o menos en relación con el mundo educativo (que hace el papel de marcar el calendario que antes hacían las cosechas y que ciertamente marca el devenir de los astros, al menos del Sol), nos sucede: ahí está septiembre y multitud de trabajos aparecen como las setas de verano (este fin de semana habrá que ir a cazar hongos, por cierto). Muchos de esos compromisos se fraguaron antes, como en la primavera nacían las plantas y todo eso. Otros venían de lejos y también algunos se han ido incorporando cuando, durante el verano, iban madurando los primeros y los calores facilitaban, o quizá no, nuevos retos.

    Y vale de metáforas, porque así, en plan viernes y haciendo tiempo para una reunión de coordinación a la que si me enrollo mucho por aquí llegaré tarde (y no es cosa) y además hay medios que quieren que les cuente lo del asteroide (3122) Florence que hoy se acerca (ja, a 7 millones de km) a nuestro planeta: que se juntan los marrones, el mes de septiembre es prolijo en ellos. Y compromisos que ahora se cumplen. En el repertorio que estaba haciendo ahora para finalizar y ordenar los textos y las imágenes, aprovecho el blog para colocar unos cuantos...

    Lunes 11 de septiembre: comenzamos el curso "Cuentahistorias científicas 2", con el compadre Joaquín Sevilla y toda la ciencia del bar, buenos amigos, la organización de la Universidad Pública de Navarra y el reto de plantear en voz alta ideas, convicciones y dudas sobre la necesidad de divulgar la ciencia y de hacerlo de forma eficiente. Esa semana culminará con el NAUKAS Bilbao 2017, pero este año de nuevo me lo pierdo porque me voy corriendo para Guadalajara...

    Sábado 16 de septiembre: ASTROYEBES, una feria de la astronomía que monta este ayuntamiento de Guadalajara, sede del Observatorio de Yebes y de un montón de iniciativas de divulgación y popularización de la astronomía. Tengo que dar una charla sobre los descubrimientos que nos llegan, aunque aprovecharé para meter más historias de las que me gustan sobre el cielo que me da de vivir (vale: y me quita a veces la vida).

    Lunes 18 de septiembre: tenemos en el Planetario otro curso de verano de la Universidad Pública de Navarra. Esta vez sobre Meteoritos. Yo me dedicaré a hablar de cine, y de historias, de cómo nos han ido contando que el cielo caía sobre nuestras cabezas o habría que emigrar a otros mundos porque el nuestro perecerá como en "When worlds collide". Ayer comentaba en el curso de astronomía del planetario que posiblemente llegado el caso de un cercano impacto cósmico, mejor que mandar a Bruce Willis como en Armagedón sería mandar unos pintores para que pongan una cara del asteroide más clara y dejar que el Sol haga su labor. Un decir...

    Me tendré que escapar del curso de Pamplona para ir a una interesantísima jornada: OPEN SPACE, el espacio abierto, que promueve una asociación de empresas del sector aeroespacial y de defensa TEDAE. Soy un hijo de la Era Espacial y creo que poco más podré contar, cómo sin saberlo toda nuestra vida depende del espacio, lo queramos o no. Es es el miércoles 20 de septiembre, por cierto. En Madrid.

    Miércoles 27 de septiembre. En el Museo de Educación Ambiental, Joaquín Sevilla y yo estaremos hablando de las ondas y otros monstruos imaginarios e invisibles. Todo esto nace de unas razonables quejas que hicimos algunos en primavera de que en ese espacio público se cedía tiempo y dedicación a que un charlatán metiera miedo a las ondas electromagnéticas. Desfacer ese entuerto es tarea imposible, pero la información y la divulgación deben servir, esperamos, para evitar que queden impunes esos vendedores de porquería y mentira.

    Viernes 29 de septiembre, o por ahí. Unos amantes de la astronomía y la ciencia (La Otra Mitad) inauguran un observatorio en Álava y hay que ir a estar con ellos. Han conseguido que varias instituciones apuesten por la ciencia como un elemento que tiene que ver con el territorio, la sostenibilidad y hasta el turismo, con la cultura... Cómo no estar allí y en todos los sitios donde se apuesta por algo que es necesario y además conveniente.

    Cerrando el inventario de marrones (queridos marrones, marrones glacés) veo que en realidad no son tan diferentes unos de otros, o que en todos ellos está en el fondo lo mismo que hago el resto del año en el Planetario de Pamplona, apostar por la ciencia como una actividad intrínseca en una sociedad moderna y participativa, que intenta abordar los retos y solucionar los problemas sin acudir a los prejuicios y miedos que nos mantenían en la oscuridad. O algo así, tampoco es nada épico aunque es posiblemente la mayor gesta de la humanidad, la misma que empezaron nuestros ancestros hace muchísimo tiempo. Ahora, quizá eso marca la diferencia, con mejor conocimiento de cómo lo que hacemos tiene consecuencias y que por ello no debemos dar nada por sentado y de que conocer es la mejor manera de no meter la pata, aunque debemos asumir que seguiremos metiéndola.

    Septiembre está denso. Hola, Septiembre. Ay.

    2017-09-01 11:52
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-08-24
    )

    El Fin Del Mundo Del 23 De Septiembre
    2017-08-24

    1. Tenía la pecera desatendida, perdón especialmente a esas personas que pasan cada día por aquí y se encuentran sin nuevas historias. Dentro de unas semanas retomo los artículos del Diario de Noticias, así que al menos tendré la regularidad mínima semanal habitual durante el curso. En esta historia iré poniendo numeración a cada párrafo. Aunque ahora me da la sensación de que parezco un columnista facha haciendo esto. Lo dejo, pero no sé por qué he decidido hacerlo. Misterios insondables...

    2. Y hablando de comenzar el curso. Lo mismo no hace falta preocuparnos por ordenar nuestra labor de cara al otoño porque hay un runrún este año de que se acaba el mundo el próximo 23 de septiembre. Con el impacto de una estrella apocalíptica, la Ajenjo del mismísimo Apocalipsis, convertida en conspiranoia y findelmundismo bíblico que es la mezcla más insoportablemente tediosa y mema que uno puede concebir: mentiras, exageraciones y alucinaciones sobre textos exagerados y alucinados, mezclando churras con merinas y extrapolando "más allá del tiesto", como decían Les Luthiers. Sigan por aquí en orden creciente de párrafos y lo podrán comprobar.

    3. Lo contaba hace unos días, el pasado 8 de agosto de 2017 la periodista Ángela Bernardo en Hipertextual: El fin del mundo no ocurrirá en septiembre: solo es una teoría conspiranoica más. Otros medios lo han recogido con mayor o menor fortuna pero ausencia de enlaces como suele ser habitual en el periodisggfifownfsd digital. Pero la idea es que el eclipse total de Sol del pasado lunes 21 de agosto anunciaba una de las trompetas del Apocalipsis, la de la Luna Negra. Y luego ya viene todo corrido para que el mundo se acabe, de la mano de un impacto cósmico que también estaba anunciado en una de las revelaciones de San Juan, en el capítulo duodécimo: "Apareció en el cielo una gran señal..." (aquí el texto, por ejemplo, qué estomagante esto).

    4. Las señales son las habituales que uno espera en el cielo: mezcla Sol, Luna, planetas y constelaciones del zodiaco (que es por donde se ven a los astros mencionados antes) e interpreta en clave más o menos astrológica tales posiciones y relaciones angulares (aspectos, le dicen en su jerga) con momentos claves o más o menos extraños o improbales que te parezcan más adecuados. En este caso tenemos al Sol sobre la Virgen en el cielo, con varios planetas ahí danzando, las estrellas de Leo y un astro invisible e inesperado: la estrella Ajenjo de la Biblia.

    5. Ajenjo, un nombre curioso, el de la planta, Arthemisia absinthium, de donde se hacía la venenosa absenta y cuyo nombre en inglés y alemán recuerda al de otra bebida popular que usa, a veces, esta hierba para dar amargor, el vermú que nosotros convertimos en la radio en parte en ciencia divulgativa (les tengo que convencer a Joaquín Sevilla y Álvaro Valderrama para montar un especial sobre el fin del mundo y el vermú).

    6. Pero mejor que Ajenjo queda en el mundo conspiranoico el Planeta X o mejor aún el Nibiru de resonancias babilónicas que popularizó hace muchos años el charlatán Zechariah Sitchin y que tanta adscripción ha tenido en el mundo de los vendedores de misterios patrios. No pongo enlaces ni digo nombres, pero uno no puede haber seguido a esa panda de iletrados y fabuladores sin escuchar o leer unos cientos de veces las presuntas maravillas del planeta Nibiru, o de su estrella oscura y los demás que se nos vienen cada 33 siglos o así (o 7.000 años, o cualquier otra cifra que parezca enorme e imposible de conjeturar como algo simplemente casual o como una construcción post hoc) y montan la escaforcia de catástrofes más o menos bíblicas por aquí, que es sin embargo negado por la ciencia y los poderes públicos (cosa razonable dado que nunca nadie ha aportado la más mínima prueba de que tal entelequia exista más allá de las invenciones de Sitchin y los demás que le han copiado y fabulado más allá, también, del tiesto).

    7. Añadamos, de paso, que a veces esto se une al Hercólubus o Hercóbulus, que tiene también resonancias sectarias y paranoides y que sigue incomprensiblemente de moda en los carteles de captación de gente con debilidad de razonamiento y desprendidos de cartera que caen en esas redes, conciliábulos y demás rosacrucianas asociaciones de estafadores e iluminados (ambas cosas a la vez frecuentemente). Nota aparte: es curiosa la persistencia de las estupideces de Rabolú, Samael Aun Weor, Hercilio Maes o cualquiera de los orates que nos lo han ido rescatando en el último siglo.

    8. El cóctel se podría completar con el habitual sistema de propagación de bulos, estupideces y demás que es internet. Si uno pone en el buscador términos como "fin del mundo", "nibiru", "23 de septiembre" y así le aparece un rosario de páginas que van desde la Conspiración a la Biblia pasando por el creacionismo o, nada raro, forocoches y productos similares. No pongo enlaces, porque me despisto. Por supuesto, añadamos que todo esto tiene también una parte de "antiguos astronautas", que precisamente, según Sitchin, venían montados en Nibiru a hacer que la humanidad fuera lo que es, esa sucesión de civilizaciones con construcciones portentosas que, sin embargo, fueron hechas por esos Anunnaki, avanzadísimos extraterrestres que los acadios confundieron con dioses. La forma en que alguien puede mezclar una creencia literal y mistérica en la Biblia con la patochada de los astroarqueólogos poblando de razas alienígenas el pasado de la Tierra es más bien conspicua, pero el cóctel funciona (al menos en lo de paralizar neuronas).

    9. Por supuesto, que el Sol esté pasando por Virgo, que los planetas anden cerca, esto es, conjuntados talmente, no es nada raro, aunque pueda parecer extraño. Salvo que quieras buscarle un sentido más allá de la razón: por ahí he leído que lo mismo sucedió precisamente en el nacimiento de Jesús de Nazaret y ahora anuncia la segunda venida que marca el comienzo del fin de los tiempos. Pues vale.

    10. El origen de todo esto no es nuevo, como también suele ser habitual. La cantidad de veces que se ha predicho el fin del mundo usando interpreaciones ad hoc de textos bíblicos es enorme. Si sumamos las veces que se ha asegurado que nos va a dar un Nibirazo, o un Ajenjón, o un Planetazo X, ya ni les cuento. Para llenar todos los años podríamos sumar otras conjunciones planetarias, eclipses o profecías como las de Nostradamus. Solo falta que alguien correlacione esto con los movimientos sísmicos, la bolsa o aplique un programita en R para que con el Big Data nos descubra que ya en el código de la Biblia estaba todo dicho hacía miles de años. En hebreo, mismamente. Para joder a los que no lo hablan ni conocen esa fe bastante verdadera.

    11. Acaso esta vez hemos de dar más crédito a un charlatán llamado David Meade, que publicó hace unos años un libro llamado "Planeta X - La Llegada" (disponible en Amazon), y que escribe en diferentes sitios (todos ellos sin ninguna credibilidad, como es innecesario comentar por obvio), de los cuales, si el lector o lectora o lectore tiene apetencia insana, destaca la web Planet X News, en la que Meade y otros escritores no menos estropeados que él ponen día a día verdaderas revelaciones que nos explican lo que va a pasar. Cuando pasa la fecha y no ha pasado nada, da igual, porque si algo es característico de estos profetas del fin del mundo es que la realidad les resbala absolutamente.

    12. Cierro la entrada que no debería ser un hilo de twitter nunca, porque para eso Twitter era un sistema de microblog, y antes teníamos los blogs de verdad que son para cosas como esta. Aquí la docena: el fin del mundo anunciado no va a tener lugar, Nibiru no existe, la Biblia nunca tenía razón y si es usted de las personas que gustan de creerse estupideces y propagarlas por las redes lo siento, pero este no es su lugar. Por cierto, que los astrónomos bíblicos (un decir, gente de esa que tiene blogs que hablan de astronomía pero mantienen la literalidad de la Biblia como principio básico para su "conocimiento" del Universo) han sido prolijos desmontando las tonterías de este fin del mundo del 23 de septiembre. Ej.: Dr. Danny Faulkner de Answers in Genesis. Lo gracioso es que en el fondo ellos mismos se deberían aplicar el pensamiento crítico a SUS creencias, pero eso es otra historia para otro lugar.

    y 13. La docena del cura. Me pasa Ángela Bernardo (¡gracias!) un enlace a una historia más ordenada sobre el tema de Eleanor Muffit, publicada en The Telegraph hace unos días: Why some people think the eclipse will cause secret planet 'Nibiru' to destroy Earth next month. Ah, y hoy en el programa Qué me estás contando, de ETB-2 hablaremos algo del fin del mundo. De este que no sucederá y de otros que tampoco lo hicieron. Aunque lo asegurara un conocedor del mundo como es Paco Rabanne.


    2017-08-24 12:14
    Enlace | 3 Comentarios



    2017-06-27
    )

    Referentes LGTBIQ (#MILENIO @noticiasnavarra)
    2017-06-27

    Publicado el lunes 26 de junio de 2017. MILENIO es una columna en la contraportada del Diario de Noticias.

    Sally Ride fue la primera mujer estadounidense en el espacio. Una astronauta que encarnó también la lucha aún necesaria de las mujeres en el espacio público. Sally voló en 1983, nada menos que veinte años después de que lo hiciera Valentina Tereshkova, la pionera soviética. Y entre las dos sólo estuvo en 1982 Svetlana Savitskaja. Sólo recientemente se reconoce el papel de las mujeres en lugares donde la historia habitualmente se circunscribía a hombres. Y punto. Los científicos, los inventores, los visionarios: ellas detrás, haciendo esas “cosas de chicas”. Cuando hace cinco años murió Sally Ride, su familia hizo un agradecimiento público por el interés que había despertado la desaparición de la pionera espacial. Y en él comentaron que la lucha de Sally Ride había sido no solamente contra un mundo machista y una carrera espacial machista, sino también contra una homofobia aceptada como situación apenas cuestionada: Sally era lesbiana y compartía su vida con otra gran mujer, pero no llegó a salir del armario.

    La sociedad homófoba, a la que usted y yo pertenecemos, es así: llama activismo o tilda de lobby rosa al elemental derecho a que no te atropellen hasta eliminar tu identidad. No hay referentes para las niñas y los niños, y así un imbécil fundamentalista y fascista puede montar un autobús para ofender y fomentar el odio y la violencia contra los y las transexuales. Las lesbianas siguen sin existir, los gais somos tan ordenados y “normales” que ya no damos miedo (¡deberíamos!). Lo bisexual, intersexual, queer (que huye de la clasificación y acuden al delicioso “transmaricabollo”), pansexual o asexual es simplemente derecho inalienable que no puede ser coartado: todas las personas tienen los mismos derechos y desde la más tierna infancia se ha de cuidar que no sean acosadas. Y esto aún no pasa.

    ADENDA:
    Las cosas nacen y a veces evolucionan: acabo de poner en marcha un blog titulado CIENCIA LGBTIQ para recoger estas y otras personas referentes.

    2017-06-27 01:09
    Enlace | 3 Comentarios



    2017-06-21
    )

    Responsabilidad (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-06-21

    Feliz verano boreal. Y feliz verano austral a quien le toque. El pasado lunes 19 de junio de 2017 publiqué mi habitual columna MILENIO en el Diario de Noticias. Una reflexión cercana al cierre del curso sobre la forma en que se plantean muchos temas actualmente en las redes sociales. Un poco al hilo de estos asuntos que me han ido ocupando más de lo habitual en el periódico en este curso 2016-17: pseudociencias, celebribobos, administraciones conniventes o promotoras de los timos, debates y más de lo mismo. Se me pasó colocarla a comienzo de semana y queda ahora como apertura de este verano caliente...

    En las redes sociales, opinar es ya gritar; lo levantisco e imbécil de algunos comentaristas se amplifica, también criticado de manera airada y necia, se realimenta y acaba convertido en noticia, porque los medios de comunicación han optado por, en vez de hacer buen periodismo, sumergirse en la vorágine del impacto y la repetición de cualquier basura que haga ruido. Twitter es el océano para estas tormentas perfectas que invaden las demás redes sociales, los foros y acaban hasta en la televisión, el único medio realmente antiguo y caduco, aunque sigue siendo el más visto. Mientras tanto la ola inicial puede haber cesado, aunque este año lo más probable es que se haya reactivado con la contestación del gallito que inició todo el día antes. Antes, cuando uno metía la pata pedía perdón o al menos agachaba la cabeza: ahora está de moda no sólo sostenerla y no enmendarla, sino acrecentarla en una barbaridad más tremenda a la vez que se ataca al crítico. Es una crisis de responsabilidad: antes, cuando uno era tan imbécil de no darse cuenta de que la había cagado, la gente educada, tras indicarle que tenía una mierda maloliente en el pie, se apartaba y esperaba que el otro se calmara, y ahí estaba su responsabilidad, retomar el curso normal de las cosas. Los más geniales provocadores podrían, claro, convertir histriónicamente en arte su necedad, y ello les haría recuperar el favor del público. La sociedad antigua era así de sencilla y siempre ha habido payasos. Pero ya no hay responsabilidad: ya solo queda ir un poco más allá y pasar de la hostia virtual al asesinato. No me arriesgo augurando que antes de fin de año pasaremos de un bocachanclas a un ataque personal. Oh, perdón, ya pasó la semana pasada en Alexandria. A ver quién es el listo que nos trae la moda aquí.

    2017-06-21 10:36
    Enlace | 0 Comentarios



    2017-06-13
    )

    El Timo Del Más Allá (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2017-06-13

    Publicado el lunes 12 de junio de 2017. MILENIO, Diario de Noticias

    Dentro de unas semanas actuarán en un hotel de Pamplona un par de consumados timadores: dicen ser médiums capaces de hablar con almas de los muertos, cobran por un espectáculo en el que pretendidamente hablarán con personajes del más allá, contando estupideces y obviedades a los ingenuos parientes que hayan pagado 30 euros para precisamente dejarse engañar. Me dirán entonces que no hay tal timo, que ellos crean una ficción en la que los clientes se dejan seducir. Puro teatro, al fin y al cabo, porque todos están de acuerdo. Sin embargo, a menudo los asistentes crédulos son gente que echa de menos a algún familiar o ser querido, a quienes esos euros parecen magro peaje por volver a conectar. Más de un juez ha fallado en situaciones similares, cuando un médium ha desplumado a alguien con promesas del más allá y luego éste, arrepentido, ha intentado recuperar su dinero, que no hay engaño, porque nadie en su sano juicio podría caer en el mismo. Otros dirán que al fin y al cabo las religiones, tan respetables, ofrecen igualmente engaños análogos, que algunas requieren mucho más dinero y diezmos de sus seguidores en el más acá, que incluso condicionan sus vidas más que estos encantadores Ana y Andrés, los médiums que conectan con ese más allá “trabajando en sintonía” (como dice la publicidad). Ella se hizo famosa en la tele, en programas que además de hacer publicidad mostraban un engaño tan patente que ni siquiera la tramoya televisiva podía ocultarlo. Solo la estulticia, la voluntaria entrega de quienes, en el fondo y como hemos dicho muchas veces por aquí, desean ser engañados. Y no es que sean falsos médiums, son de los mejores, porque nunca un médium hizo otra cosa que engañar e inventar. Y eso desde hace dos siglos, el timo del más allá y las sesiones mediúmnicas. Cómo somos, carne de timador.



    Adenda
    Pongan "Anne Germain" en google y verán que lo paradójico es que todavía se de pábulo a semejante personaje. Su fama en España comenzó en 2010 cuando Tele5 le regaló un espacio de lujo, prime time, con presentador de lujo y muchos famosos además de conmovedores ciudadanos anónimos. Luego la misma cadena, cuando acabó el romance en 2012, se encargó de quemar el falso ídolo, como suele pasar. Pura creación televisiva.

    Uno de los participantes en el mencionado programa televisivo fue Santiago Segura, quien se presentaba como el héroe que salvó del engaño a todo el mundo (Santiago Segura desmonta a Anne Germain, la médium de Telecinco, con la entradilla: "Desde que el director de cine dijera que la mentalista no acertara nada de su vida la carrera de Germain cayó en picado", en LD). Tengo para mi que esa ascendencia y caída del personaje era en cierto modo algo tan programado como la evolución en las vidas de los personajes del famoseo que controla Mediaset: algo guionizado y retransmitido para mayor gloria de las audiencias y los contratos por publicidad. Por supuesto, paralelamente al estrellato televisivo estaban las giras por grandes plazas (teatros y auditorios, muchos de ellos de titularidad pública, como suele pasar) en los que el show estaba asegurado.

    Leo una historia en La Vanguardia que muestra un fenómeno casi obligado en este tipo de procedimientos: Los trucos de la medium Anne Germain, al descubierto: "Un extrabajador acusan a la espiritista de engañar a los invitados en 'Más allá de la vida'". Cómo no, una filtración de un trabajador despechado...

    Sin embargo, aunque ya no fuera un personaje de prime time, siempre te queda una razonable segunda oportunidad: era famosa y así funcionaría en cualquier cosa para el público objetivo al que principalmente se dirige su espectáculo (que es el que ve ese tipo de bazofias en tele5). Quizá no a 10.000 euros el bolo, pero sí moviéndote en círculos adecuados, con sesiones no tan numerosas, con algún colega como el médium (por ende, falsario) canadiense André Chevalier, con quien hace la gira mundial, puedes levantar 30 euros por asistente e incluso conseguir un buen número de sesiones particulares mucho más caras, como suele hacer Marilyn Rossner, que se pasea por esos salones esotéricos que montan empresarios con pocos escrúpulos y buen conocimiento de las debilidades humanas.

    Lo dicho, googleando leemos crónicas como las que hizo Luis Alfonso Gámez en Magonia, que llegó a asistir a alguna de esas sesiones de gran público. En una historia de marzo de este año, titula: Un escéptico caza a la médium Anne Germain mintiendo, pero ahí tienen su etiqueta dedicada a "Anne Germain" con mucha información y datos sabrosos sobre los espritistas, médiums y demás: Anne Germain en Magonia.



    2017-06-13 07:44
    Enlace | 2 Comentarios



    2017-06-12
    )

    Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
    2017-06-12


    NOTA
    Qué semana la pasada, llena de cosas de trabajo, incluyendo la inauguración de un Jardín de la Galaxia en el Planetario... Se me olvidó colocar el texto de mi columna semanal en la contraportada del Diario de Noticias, MILENIO. Corresponde al lunes 5 de junio de 2017. Ahí va:


    No suelo hacer excesivo caso a quejas por las redes con motivo de los temas que trato (y cómo lo hago) en esta columna. Normalmente dicen que expreso mis críticas de forma negativa y no positiva (pasaré por esto sin mencionar ningún entrenador futbolista pero el chiste viene servido) y que con ello lo único que hago es descalificar. Por supuesto, los 1.800 caracteres de esta homilía semanal se quedan muy cortos para un tratado que desmonte con razones las sinrazones que alegremente venden charlatanes y mercachifles. Suelo, en mi blog, añadir posteriormente enlaces con estudios sólidos que me permiten sustentar lo escrito. Por ejemplo, cuando digo que lo de la antenofobia está basada en mentiras (interesadas) es porque la mayoría de estudios a lo largo de decenios muestran que las ondas electromagnéticas no causan los males que nos venden. Que, por el contrario, la investigación apunta a una enfermedad mental por un lado y, por otro, a un montaje que solamente conduce a tener miedo y a equivocarnos. Lo dice la OMS; pero la OMS no vale, dicen, que están vendidos. Claro que cuando la OMS dice algo que les conviene no se quejarán. Y es que no quieren dirimir la duda razonable de la ciencia, sino asir aquello que les ancla en su creencia. Por supuesto, la ciencia no puede afirmar de forma absoluta que cualquier tecnología es “sana”, porque no hay tal cosa en el mundo. Tampoco las cosas naturales son en el fondo menos tóxicas o venenosas por ser naturales, no lo olvidemos. Ni podemos decir que aunque ciertamente conspiren y busquen el lucro por encima de cualquier otra consideración, las farmacéuticas sean el Mal. Y las farmacéuticas homeopáticas tampoco podrán ser menos malas por estar diluidas sus pastillas. Ya sé que esto no les gusta a muchos. Y sé que ofende, aunque no insulte a nadie. Así somos.

    2017-06-12 22:32
    Enlace | 0 Comentarios



    Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
    2017-06-12


    NOTA
    Qué semana la pasada, llena de cosas de trabajo, incluyendo la inauguración de un Jardín de la Galaxia en el Planetario... Se me olvidó colocar el texto de mi columna semanal en la contraportada del Diario de Noticias, MILENIO. Corresponde al lunes 5 de junio de 2017. Ahí va:


    No suelo hacer excesivo caso a quejas por las redes con motivo de los temas que trato (y cómo lo hago) en esta columna. Normalmente dicen que expreso mis críticas de forma negativa y no positiva (pasaré por esto sin mencionar ningún entrenador futbolista pero el chiste viene servido) y que con ello lo único que hago es descalificar. Por supuesto, los 1.800 caracteres de esta homilía semanal se quedan muy cortos para un tratado que desmonte con razones las sinrazones que alegremente venden charlatanes y mercachifles. Suelo, en mi blog, añadir posteriormente enlaces con estudios sólidos que me permiten sustentar lo escrito. Por ejemplo, cuando digo que lo de la antenofobia está basada en mentiras (interesadas) es porque la mayoría de estudios a lo largo de decenios muestran que las ondas electromagnéticas no causan los males que nos venden. Que, por el contrario, la investigación apunta a una enfermedad mental por un lado y, por otro, a un montaje que solamente conduce a tener miedo y a equivocarnos. Lo dice la OMS; pero la OMS no vale, dicen, que están vendidos. Claro que cuando la OMS dice algo que les conviene no se quejarán. Y es que no quieren dirimir la duda razonable de la ciencia, sino asir aquello que les ancla en su creencia. Por supuesto, la ciencia no puede afirmar de forma absoluta que cualquier tecnología es “sana”, porque no hay tal cosa en el mundo. Tampoco las cosas naturales son en el fondo menos tóxicas o venenosas por ser naturales, no lo olvidemos. Ni podemos decir que aunque ciertamente conspiren y busquen el lucro por encima de cualquier otra consideración, las farmacéuticas sean el Mal. Y las farmacéuticas homeopáticas tampoco podrán ser menos malas por estar diluidas sus pastillas. Ya sé que esto no les gusta a muchos. Y sé que ofende, aunque no insulte a nadie. Así somos.

    2017-06-12 17:29
    Enlace | 25 Comentarios



    2017-06-04
    )

    Adiós, Juan Goytisolo
    2017-06-04

    Juan Goytisolo ha muerto y se ha muerto un trozo de mi biografía. Recuerdo hacia el 77 o así, cuando cayó en mis manos Señas de identidad, un libro que había estado prohibido en España y que había publicado en su colección de narrativa española Seix Barral, en la que leíamos casi todo lo que merecía la pena leerse, descubriendo que el posfranquismo iba a necesitar de una relectura de esos autores ninguneados por la dictadura y toda la educación nacionalcatólica que, a duras penas, se atrevían a incluir en las lecturas recomendadas el realismo de Martín Santos, y poco más.

    Por supuesto, esos años fueron cayendo las Reivindicaciones del conde don Julián, los alucinantes cuentos o roadmovie de Campos de Nijar (la primera vez que pasé por allá, años después, a mediados de los ochenta ya con el boom de los invernaderos por un lado y el del turismo progre en la cosa junto a Mojácar. volví a necesitar a Goytisolo), Juan sin Tierra...

    Y vinieron otros más, durante años fue este Goytisolo acompañándome, pero ya desde el comienzo encontré que este era el Goytisolo que me volvía del revés en cada frase. Más que la poesía de Jose Agustín que, como tantos, había conocido gracias a las canciones de Paco Ibáñez. Más que la perfección de la construcción de Luis, que también llenó tardes y noches de lectura. Tengo como recuerdo (deberé cotejarlo con él) que a mi hermano Jon, el mayor de casa, con el que fuimos accediendo a una cultura no prescrita sino más bien proscrita con la tolerante colaboración de mis padres, todo hay que decirlo, era más partidario de dejarse llevar por Luis y sus novelas de Antagonía. Yo también, quién no ha vibrado con Recuento o Los verdes de mayo hasta el mar... Los habíamos devorado antes que Señas..., antes el primero de la muerte de Franco, y sin duda cambiaron mi forma de entender la literatura. Y la vida, es decir. Pero yo me decanté más por Juan, porque en nuestra casa siempre había que decantarse por un lado u otro y esa eterna lucha entre hermanos se convertía en preferencias de música, cine o literatura de manera natural. Así que de entre los Goytisolo novelistas, Jon era más de Luis y yo era más de Juan. Tonterías. Además el hecho de que la misma familia se convirtiera en parte del relato literario era una oportunidad única para descubrir esa generación que precedió a todo lo que ahora, a finales de los setenta, estaba ya cayéndose a trozos.

    Pero posteriormente mi devoción distante a Juan Goytisolo tomó un rumbo diferente, al convertirse y haber sido un modelo de cómo un homosexual puede ser una persona más decente que un heterosexual llegado el caso. Esos ensayos, recuerdos, mundos que traen su Coto vedado o En reinos de Taifa siguen siendo fundamentales para entender la realidad, la condición humana, cómo la crítica social implica también una revisión de las posturas personales. No quería extenderme mucho, solamente mandar un saludo a una gran persona que además era gran escritor. Recordar alguna de las ficciones que compuso y me sobrecogieron me vuelve a erizar la piel, como la demoledora Paisajes después de la batalla con ese carácter de recuento personal entre lo real y ficticio en que algunos grandes escritores saben navegar con tino, y otros no tanto. Recuerdo, claro, la encantadora provocación de su Carajicomedia.

    Porque Juan Goytisolo mantuvo una vida noble y comprometida. No solo con la libertad sexual, sino con tantos otros temas. Su visión del mundo, sus artículos de opinión sólida, dura, razonada y a la vez emotivamente cautivadora, quedan ahora como un capítulo ya cerrado del todo. Los medios destacan hoy su disidencia, su exigencia con la sociedad, su clamor ante el error de Europa de no mirar lo musulmán con otra mirada.

    Como hay que consolarse, podemos hacerlo: nos quedan los escritos, afortunadamente, también esa imagen sólida con nariz como de boxeador. Y en lo personal aquella Alquibla que creó para televisión (la tienen a la carta en RTVE.es) para la que, círculos que se cierran, puso música un gran amigo, Luis Delgado.

    En fin, releeré algo, miraré algo, me sentiré un poco triste hoy. Adiós, Juan Goytisolo.

    2017-06-04 20:28
    Enlace | 0 Comentarios


    portada | subir