ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • male-sex-enhancer.com en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • crystlfnleys en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Infinitesimal Importancia (@SueltalaOlla)
  • christina en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • besiemrgns01 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • real customer reviews en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • bella en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • eunice en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • mrycogwls en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • sbi balance enquiry number en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Inicio > Historias > La Mano En La Cara (En La Boca)
    2003-09-22
    )

    La Mano En La Cara (En La Boca)
    2003-09-22

    Supongo que ya han leído lo de la controversia en torno al documental de Medem, imagino que no habrán visto el mismo. Yo tampoco. Se ha propuesto una censura a priori que tiene muchos matices, aunque no quiero centrarme en Julio Medem y su pelota vasca porque el "epifenómeno" tiene más valor por lo que representa que por lo que es. Hace unas semanas sucedía la historia de los conciertos de Manu Chao con Fermín Muguruza, y los boicots, anulaciones y demás. Otro suceso que genera controversias varias, en el que un trabajo (el concierto) queda descalificado no ya por lo que contiene sino por la adscripción (pasada, acaso presente) de uno de sus trabajadores a cierto ámbito social-político (por llamarlo de alguna manera, eso que se suele decir ahora con un término tan matemático: "entorno").

    Acabado el primer párrafo, y visto cómo es el país en el que vivimos, deberé hacer profesión de democracia y constitucionalismo, que lo hago encantado, oiga. Más aún, afirmaré que en mis escritos no han faltado denuncias a los asesinatos, a las vergüenzas del pensamiento que envuelve al asesinato y sus consecuencias y etcétera etcétera. Para quienes me quieran tachar de tibio afirmaré que nunca he participado de confesiones nacionalistas y que, incluso, a aquel compañero que tenía en la mesa de parvulitos y que luego acabaría siendo miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna le rompí un día las gafas.

    Acabado así el segundo, afirmaré también que nunca he comulgado con ruedas de molino, o al menos he evitado hacerlo; que la defensa de marcos jurídicos de funcionamiento social no me ha impedido ser muy crítico con ellos; que desde luego todo lo que suene a dogmatismo, a pensamiento único o a ataque a derechos fundamentales me duele, abomino de ello y si me es dado, me uno a su denuncia y ataque. Otro compañero de mesa en parvulitos acabaría siendo concejal del Partido Popular y, aunque a éste no le rompí las gafas, hice mofa y befa continua de sus ñoñeces.

    Aclarado todo lo cual, dado que en estos días conviene casi recorrer un currículo completo antes de poder atreverse a opinar en público de la situación "vasca", afirmo que todo esto me huele fatal, me parece que estamos equivocando, colectivamente, el fondo y la forma. Quienes acusan al "nacionalismo" de actos contra la democracia, que lo hagan ante los jueces; quienes pretenden impedir que alguien hable sobre el asunto (sea mal o sea bien, sea con una orientación o sea con otra) que no tengan carta blanca, porque no es de recibo. Y que ante los ejercicios del poder, de los diferentes poderes implicados, de los ejecutivos a los legislativos sin olvidar nunca los judiciales, hemos de asegurarnos de que todos tienen igual acceso, todos iguales derechos, todos idénticos deberes. Nuestro derecho (y deber) ciudadano es la denuncia de aquellos que lo incumplan, la exposición de los intereses no legítimos.

    Algo así no supone olvidarnos del derecho a poder vivir (no ya vivir dignamente, sino sobrevivir) de quienes pertenecen a unos determinados partidos, sean o no cargos electos o sostienen determinadas ideas. Derecho ante el que nadie puede oponer nada, y por el que los poderes públicos han de velar especial y específicamente. Derecho cuya vulneración, además, pervierte de tal manera el cauce de las cosas que no sólo hemos de denunciarlo así, sino que debemos establecerlo como base de cualquier causa social que intente establece maneras de salir hacia adelante. Mientras haya amenazados, mientras haya atentados, mal podemos solucionar los marcos constitucionales. Quienes, sin embargo, quieren que tampoco podamos pensar en qué podría hacerse, en cómo avanzar, o de qué manera ir haciéndolo, yerran el tiro. Un tiro que debería ser acción policial y judicial contra el delito, contra los delitos.

    Es triste ver que las cosas no se hacen, sin embargo, con estos raseros de elemental convivencia democrática. Se podría justificar que, teniendo a un lado las pistolas, es superfluo, o cosmético, una fruslería, preocuparnos por los derechos (menos primarios que el derecho a la vida, diríamos) de quienes algunos consideran directamente cooperadores necesarios de aquellos o cuando menos quintacolumnistas o, como alguno los ha llamado, "tontos útiles", en una guerra donde la barricada está plantada desde hace mucho: aquí los buenos y allá los malos. Pienso más bien lo contrario: es en estos momentos precisamente en los que la diferencia entre quienes están del lado de los derechos y la democracia y quienes no se establece en gran manera en la arena del respeto a la diversidad, a la opinión, a la disidencia. ¿Quién tiene la patente de corso, quién el nihil obstat, para discernir lo que puede o no hacerse?

    No sé si el documental de Medem, en versión cine, en versión TV o en la versión eterna de casi 5 horas del dvd que ha de salir, merece la pena, aporta nada o qué. Pero desde luego no puedo participar de la quema de quien, ejerciendo un elemental derecho a la libertad de opinión, se atreve a hablar del asunto. Sea por las razones que sea, o con el interés que le haya movido a hacerlo. Igual que si alguien promoviera que a Savater no se le permita escribir libremente sus pensamientos, por poner un ejemplo. Como tampoco participo de las políticas que provocan que una sola persona huya espantada del País Vasco ante la situación existente.

    El hecho es que en estos días, una vez más, nos encontramos con que la solución pretendida, acaso un parche, es acallar a quien quiere hablar. La mano en la boca, ésa parece más bien la historia del país vasco. (A veces, se pone la mano tan fuerte en la cara que la cosa es un sopapazo, además).

    Perdonen, quizá estaba pontificando...




    2003-09-22 20:17
    Enlace | 12 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/11532

    Comentarios

    1
    De: Martin Pawley Fecha: 2003-10-02 09:00

    Completamente de acuerdo, Pez, aunque tengo la sensación de que ya se lo había dicho...



    2
    De: Belatza Fecha: 2003-10-02 23:05

    Precisamente la valentía está en hablar. No en acallar.



    3
    De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2003-10-02 23:38

    Medem comete el, a mi juicio, error de colocarse en un punto intermedio en la "cuestión" vasca.

    Pero esto no lo hace merecedor de la crucifixión que, desde algunos sectores, ha sufrido.

    En fin.



    4
    De: Moebius Fecha: 2003-10-03 00:28

    Muy bien el artículo. Respecto a Medem, me parece que entra en lo democrático ser equidistante entre el PNV y el PP. Lo que no me parece democrático es mostrarse equidistante entre Batasuna/ETA y quien sea. Y no estoy opinando sobre su película, porque no la he visto. Estoy opinando sobre las declaraciones que ha hecho en varios periódicos.



    5
    De: JJ Fecha: 2003-10-03 01:20

    Los que lo critican también ejercen su libertad de expresión. No se puede calificar (descalificar) ni de "censura" ni de "quema". Al menos, no más que lo contrario. Hay que estar equidistante, ¿no?



    6
    De: Belatza Fecha: 2003-10-03 05:19

    Yo insisto en que la valentía está en hablar y en escuchar. Hay que ser valiente para saber escuchar opiniones que se salgan del uniformismo de determinados medios de comunicación.
    A los vascos se nos pide mucho eso de "que hablemos" sin tapujos. Sin embargo, cuando lo hacemos, corremos el riesgo permanente de no contentar al bando de turno que sea.
    Parece que sólo un determinado tipo de residentes en Euskadi puede hablar sin ser acusado de pro-etarra. Y claro, en español, no vaya a ser que a uno le confundan.

    Agradezco que los civiles de cualquier contienda (por una vez) hablen aquí (Medem) y en cualquier lado del planeta. Los armados ya lo inundan todo con sus panfletos mediáticos. Y armados hay muchos en este mundo, está claro.
    Deberíamos escucharnos más todos los "no políticos profesionales" entre nosotros y no caer en prejuicios ignorantes previamente masticados por otros.
    Tengamos nuestro propio criterio y veremos que muchas de las distancias son inventos interesados de terceros y cuartos.



    7
    De: Moebius Fecha: 2003-10-03 05:34

    No entiendo bien lo que dices Belatza. No creo que haya que escuchar a quien tiene pistolas detrás. A quien tiene ideas detrás, sean las que sean y siempre que excluyan la violencia, sí que hay que escucharlo. Me parece bien que cada uno pida lo que quiera y en el idioma que quiera: independencia, libre asociación, autodeterminación, lo que sea. Pero desde la no violencia. Eso, para mi no admite tibiezas. Por otro lado y a otro nivel me parece ridículo el victimismo nacionalista vasco y la continua acusación al control de los medios y el poder represivo del nacionalismo español, cuando disponen de un gobierno, una policía, dos televisiones y nosécuantos periódicos controlados. Es decir, que en cuanto a intoxicación informativa y represión no le van a la zaga al insoportable aznarismo.



    8
    De: Belatza Fecha: 2003-10-03 05:58

    Moebius, hijo.. hablaba de Medem no de pistolas. Precisamente he dicho que paso de los "armados" sean quienes sean.
    Esas suspicacias son las que nos fastidian a ti, a mí y al vecino del quinto.

    Respecto a lo de los periódicos.. yo no soy precisamente victimista, pero.. además del Deia.. ¿se te ocurre alguno?
    Lo del "gobierno", la "policía" y las "televisiones".. ¿yo como ciudadano vasco se lo tengo que agradecer a alguien? Eso es un derecho, no un regalo.
    Yo hablaba de sociedad, de hablar, de escuchar y de civiles, porque todos, los que estamos en medio somos iguales..seamos de Algeciras o de Aia.
    No hablaba de política.
    Lo dicho, hay que ser valiente para escuchar algo que no sea lo de siempre y no llevarse la mano a la cartera o a la pistola.

    Pobre Europa.



    9
    De: Moebius Fecha: 2003-10-03 23:51

    Belatza, por suerte, no soy tu hijo y sí, desde luego, lo tuyo es el diálogo. Claro, siempre que dialogues con quien esté de acuerdo contigo.



    10
    De: Jaio la espía Fecha: 2003-10-04 09:39

    Pez, totalmente de acuerdo con su planteamiento.



    11
    De: Belatza Fecha: 2003-10-07 07:35

    Moebius: "Belatza, por suerte, no soy tu hijo.."
    Lo de "hijo" es un expresión que aquí usamos en castellano tras una sorpresa.
    Lo de "por suerte no soy tu hijo" es una expresión bastante gratuita ;)
    Eso que dices de "lo tuyo es el diálogo, siempre que dialogues con alguien que esté de acuerdo contigo".. es tan terrible, absurdo y grotesco.. no conociéndome de nada.. que en fin, pues te descalifica a ti mismo.
    Léeme de nuevo y verás que no cierro nunca nada sino que me alegro por las iniciatias que abren puertas.
    Alucino, Moebius.



    12
    De: Juan Carlos Fecha: 2003-10-07 14:25

    En primer lugar, decir que todavía no he podido ver la película del Sr. Medem, pero que lo haré lo más pronto que pueda.
    No obstante yo ya he sacado mi conclusión después de todo el follón que se ha montado alrededor del estreno. En el fondo todo este rifi-rafe conostitucionalismo-nacionalismo, es algo que cada día me preocupa menos. Me explico. Desde mi punto de vista el objeto es conseguir la correa que nos va a sujetar a los ciudadanos y ciudadanas. Los modelos políticos de unos y otros son, en las líneas básicas, los mismos. Sociedades basdas en el modelo económico imperante. Ni más ni menos.
    Mientras las ciudadanía es un sujeto pasivo al que solo se le quiere movilizar para buscar adhesiones. "No te dejes joder por esos otros, que nosotros ya te vamos a joder bien". Pueden poner este mensaje en boca de cualquier político de turno.
    Por último comentar, y creo que ya lo he comentado alguna vez, que los políticos y políticas están observando que su capacidad de decisión en los temas verdaderamente importantes, (léase mercado laboral, vivienda, delincuencia, gestión económica,...) es cada vez menor. Por este motivo se dedican a estas mariconadas de nacionalismo español versus nacionalismo vasco.
    Creo que me he pasado. De todas maneras, felicidades Sr. Medem. Les ha quitado, aunque sea por un breve periodo de tiempo, el protagonismos a los bocazas de turno.
    Un saludo



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.226.34.209 (f370bc68f5)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir