ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Bis Sextus
    2004-02-29
    )

    Bis Sextus
    2004-02-29


    Artículo publicado en Diario de Noticias

    Decidió Julio César hace la tira de tiempo (cosas de los imperios del pasado) introducir un día cada cuatro años en el calendario, para acompasar los ciclos humanos y oficiales a los de la naturaleza. Así que se repetiría, en esos años, el sexto día antes de las calendas de Marzo. Y así nos vino este día extra de febrero, aunque en aquella época el mes tenía dos días más, que luego le quitaron para dar más gloria (y duración) a los meses que dedicaron los romanos a sus emperadores, Julio y Agosto. Cosas de cómo las administraciones deciden qué y cuándo y cómo se han de hacer las cosas. Más de dos mil años después, con pequeñas correcciones (como la del papa Gregorio de quitar tres días bisiestos cada cuatro siglos), seguimos con un calendario que nos regala un tiempo extra de vez en cuando. Los astrónomos hablan de la inconmensurabilidad de los ciclos celestes, que al fin y al cabo sólo es decir que el tiempo que tarda en dar una vuelta nuestro planeta en torno al Sol, el año trópico, no tiene un número entero de días. Y si unimos a ello el ciclo de las fases lunares, la base de nuestros meses, pues tampoco podemos casar, sin hacer apaños como el de los bisiestos.

    Todas las culturas han tenido que luchar contra ese problema, dando soluciones diversas: introduciendo días que completen el año, dejando de lado el Sol para quedarse con la Luna, y ajustarlo de vez en cuando o no (la principal diferencia entre los años de la Hégira y los hebreos... hasta en el calendario condenados a no entenderse). Ahora, con nuestros relojes atómicos, mantenemos un tiempo mucho más exacto, que vamos corrigiendo para dejarlo compatible con el del los ciclos del cielo, y con las arbitrariedades humanas. Y parece que todo casa, incluso en días como hoy que tenemos un día regalado. Así que lo mejor será disfrutarlo.

    2004-02-29 01:00
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/16227

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 107.22.127.78 (6085cc9c57)
    Comentario

    portada | subir