ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > In Memoriam
    2002-07-22
    )

    In Memoriam
    2002-07-22


    La muerte de una persona conocida, cercana, aturde siempre demasiado. Impresiona. Más cuando se produce de forma inesperada, un accidente, algo súbito. Uno piensa siempre en que de repente ya nunca más podrá volverlo a ver, quién sabe qué futuros han desaparecido ya. Algo así. Ayer por la mañana, Apodaka, Mikel Ruiz de Apodaca, se precipitó de una pared en el Pirineo y se mató. Mi hermano Ion estaba escalando con él y poco pudo hacer. Salvo comenzar un penoso rosario de acciones tan necesarias como dolorosas: gendarmería, seguros, repatriar el cadaver...

    Son hechos que están en la agenda de cualquier escalador y alpinista. Aunque nadie cuente con que es le vaya a pasar, y desde luego pone cuanto sabe de su parte para evitarlo. Esta vez no pudo ser. Lo cuenta El Correo, y al leerlo me he imaginado el dolor de quien quedó vivo con su amigo a treinta metros debajo, destrozado contra las rocas. El dolor de quien ya está muerto. El dolor de quienes quedan sin él. Ausencias.

    Anoche hablé con Ion que ya volvía para casa. Oir su voz, débil como nunca la oí antes, confirmó el enorme abismo de ausencia. El dolor.

    2002-07-22 17:43
    Enlace | 4 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/2031

    Comentarios

    1
    De: Vendell Fecha: 2002-07-22 21:49

    Vaya, de veras que lo siento. La muerte de un ser querido es una tragedia que, por lo menos, nos recuerda que a nosotros también nos tocará algún día... es decir, nos enseña a vivir mejor.



    2
    De: Juan Carlos Fecha: 2002-07-23 07:52

    Siempre he tenido la impresión de que los aficionados a la montaña, los y las alpinistas, tienen algo de especial.
    Son capaces de renunciar a la seguridad en una sociedad "segurola", asumiendo riesgos que algunas personas no comprenden.
    Muchos de los que conocemos a personas de este tipo tenemos la eterna duda si están hechos de la misma madera que la nuestra.
    La montaña les desafía constantemente, pero ellos/as no pueden vivir si responder a este reto.
    Un recuerdo para todos aquellos que nos han enseñado que la vida tiene otras muchas cosas por las que vivir, entre
    ellas la libertad y la independencia personal.



    3
    De: Rigel Fecha: 2002-07-23 13:03

    Escuché la noticia por la radio, estando de viaje, me chocó la coincidencia de apellidos y pensé en la posibilidad de que fuera familiar tuyo el compañero de escalada. Sinceramente, lo siento.



    4
    De: rvr Fecha: 2002-07-24 03:20

    :~(



    portada | subir