ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Olas Asesinas
    2004-12-28
    )

    Olas Asesinas
    2004-12-28


    Publicado en El Correo, martes 28 de diciembre de 2004

    Mal conocidos por los geólogos, los 'tsunamis' son responsables de las mayores destrucciones asociadas a los movimientos sísmicos, por su capacidad de incidir en zonas muy amplias: decenas de miles de kilómetros de costa fueron afectados el domingo. En España, la mayor mortandad asociada a un seísmo se produjo, precisamente, por un 'tsunami' que generó un movimiento sísmico en la región del cabo San Vicente y que barrió las costas del golfo de Cádiz el 1 de noviembre de 1755. Las ondas creadas por el llamado terremoto de Lisboa destruyeron las murallas gaditanas, desplazando bloques de piedra de diez toneladas más de cincuenta metros.

    Mientras se desplazan mar adentro, estas ondas pueden alcanzar velocidades de hasta 700 kilómetros por hora, trasladándose sin perder apenas energía. En esas condiciones no levantan siquiera un metro sobre el nivel del mar, por lo que fácilmente pueden pasar desapercibidas. Cuando llegan a la plataforma continental, la menor profundidad las ralentiza y se incrementa la altura del frente. Es entonces, llegando a la costa, cuando parece aparecer de repente esa 'ola de puerto', que es precisamente lo que significa su nombre en japonés. Aunque la imagen que tenemos de un fenómeno así, como una ola gigantesca, no suele ser lo habitual: lo que sucede es más parecido a una marea muy rápida y destructora.

    A diferencia de las olas normalmente producidas por los vientos y las mareas, los 'tsunamis' generados por el súbito movimiento de la columna de agua sobre el epicentro del seísmo son ondas con una enorme distancia entre los frentes consecutivos, incluso más de 150 kilómetros. Esto quiere decir que son capaces de mover masas de agua mucho mayores que aquéllas, penetrando más en el continente si la costa tiene un relieve suave, y arrastrando todo lo que encuentran a su paso.

    2004-12-28 01:00
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/24781

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.161.75.128 (bd490f0be1)
    Comentario

    portada | subir