ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • brain supplement reviews en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • link en Plenilunio
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Inicio > Historias > Sus Seños Con Sus Monses
    2005-01-16
    )

    Sus Seños Con Sus Monses
    2005-01-16


    Están que no dan a basto: los bastiones (y perdónese el juego de palabras) del orden, la ley y la moral han decidido alzar sus armas contra la amenaza (o epidemia, nunca se sabe) del matrimonio homosexual. Un informe que nadie había solicitado está hoy en la prensa. Viene del cepecejota, o sea, el Consejo General del Poder Juidicial.

    [Por cierto, y aunque no viene a cuento lo pongo, porque así tiene uno el humor los domingos por la mañana. Me contaron, aunque no sé si es cierto o simple leyenda urbana, que hace años en el BOE introdujeron "Conejo" por "Consejo" en una resolución, con lo que aparecía en el oficialísimo texto: "Conejo General del Poder Judicial". En el siguiente número, por supuesto, aparecía una fe de erratas: algo así como "donde se decía Conejo General del Poder Judicial debía decirse Consejo General del Joder Judicial". Imagino que al responsable de la fe de erratas se le debió caer el pelo con la tontería, aunque es comprensible: yo tampoco me habría resistido a hacer el chiste. Cierro la leyenda urbana...]

    A lo que íbamos, leo en Diario de Noticias:

    El CGPJ pide que se paralice la reforma que permite casarse a los homosexuales
    Los jueces aseguran que esta nueva unión "desnaturaliza" el matrimonio
    Descartan también las adopciones entre parejas del mismo sexo


    Sus Seños consideran que la reforma que se promueve del Código Civil "adultera" y "desnaturaliza" el contenido de la institución del matrimonio. Para ellos "la heterosexualidad es un elemento constitutivo esencial del propio concepto de matrimonio: el matrimonio o es heterosexual o no es". Llamar, por lo tanto "matrimonio" a una unión de homosexuales es un "cambio radical". Y eso no está bien:

    la satisfacción jurídica de una "parte mínima de la población no puede hacerse a costa de adulterar el contenido esencial de una institución ni a trastocar los fundamentos del Derecho de Familia". "Fundar la reforma en bases movedizas como la conciencia o la demanda social o un mal entendido sentido de la dignidad de la persona o de búsqueda de la igualdad, dejan a nuestro ordenamiento sin resortes ni bases jurídicas para rechazar modelos matrimoniales ajenos a nuestra cultura jurídica que con entera facilidad acabarían por imponerse", como por ejemplo el matrimonio poligámico. (del artículo mencionado).

    Ahora bien... ¿no se han producido en la historia más o menos reciente "cambios radicales" en las leyes para considerar nuevas realidades y tener en cuenta a colectivos de ciudadanos cuyos derechos quedaban mal recogidos o ausentes? No hace tanto, en este país, una mujer casada no podía abrir una cuenta bancaria sin la autorización del esposo, o no podía solicitar un pasaporte sin él. Los derechos de los menores han ido cambiando también las leyes, para dotarlos de especial protección ante maltratos, abusos o aumentando la obligatoriedad de la enseñanza hasta los 16 años... En el caso de los maltratos contra las mujeres, estamos estrenando nuevas leyes con un carácter muy específico y con cambios radicales en la consideración de ciertos delitos.

    Es interesante eso de las "bases movedizas como la conciencia o la demanda social". ¿Bases movedizas? Claro, qué ínfulas se da la ciudadanía... ¿No es bastante alucinante este tipo de argumentación? Vamos, que los derechos humanos con cosa de echar pelillos a la mar, lo importante son los tochos jurídicos con polvo de siglos, o acaso un derecho natural emanado directamente de las alturas de la divinidad. No jodamos, cepecejota... no jodamos.

    Pero volvamos al asunto de que el cambio sea importanteo radical: nadie lo niega, pero ello no implica que no sea necesario o conveniente. Ni debe arredrar al legislador y menos a quienes han de velar por el cumplimiento de las leyes. Torres más altas cayeron, afortunadamente, para tener el estado de derecho con las coberturas de que actualmente gozamos.

    El tema, claro, es la visión de "matrimonio" como unión de hombre con mujer, pero no de otra manera. Es decir, un asunto del contenido semántico de la palabra. ¿Algo inamovible? ¿En el fondo es tan complicado actualizar el campo semántico de una palabra? No parece así: todos hablamos del "patrimonio" de alguien sin problema, por más que la raíz o la consideración inicial de tal palabra incluyera al varón, pero no a la fémina.

    Ya el Consejo de Estado, el 17 de diciembre, aunque avalaba la constitucionalidad del proyecto de ley (el CPCJ no, por cierto, tómese nota) emitía sus reservas en lo del campo semántico de la palabra. "Sería preferible una denominación diferente", decían.

    Esto es una cuestión menor: ¿qué impide ampliar la definición de la palabra? Tampoco nada impide crear otra palabra ("marimonio" o algo así, con su análogo "bollimonio"; por ejemplo...) para calmar tanta susceptibilidad lingüística. En el fondo, claro, está otra cosa.

    En el caso de Sus Seños, por supuesto, lo que está es que estos togados emiten sus dictámenes no tanto con la ley y la constitución en la mano como con el escapulario y la visita al confesor. Conocida es la tendencia nada progresista y más bien todo lo contrario de la actual composición de este órgano del Estado. No es raro que Sus Seños comulguen con Sus Monses. Otra cosa es si es conveniente, o si es acertado.

    En cualquier caso, conviene, además, recordar que nadie les pedía ese informe, porque no es preceptivo. El trámite de la ley no necesita saber lo que piensa el CPCJ sobre el particular, porque no le compete en esta fase. Sería el TC quien debería pronunciarse, en su caso... No está mal, claro, saber lo que ya sabíamos, constatar lo obvio. No está mal que se retraten y que se sepa a quién rinden pleitesía.

    Como cuando hablan del asunto de la adopción. Leo en DN:

    [El CPCJ] señala que "implica postergar el interés superior del menor, declarado como tal prioritario por los tratados suscritos por España en materia de derechos fundamentales y supedita ese interés a la necesidad de una minoría de que sus tendencias homosexuales sean homologadas".

    Que es algo simplemente falso: en nada cambian las condiciones de adopción, y siempre será el derecho del menor el que prevalezca. Reconocer que una pareja homosexual o lesbiana puede solicitar una adopción es simplemente adaptarse a la realidad de nuestro país, donde esas adopciones existen ya de hecho, pero en las cuales sólo uno de los cónyuges puede tener reconocida la paternidad, dejando así, precisamente lo contrario de lo que se afirma, al menor con menos protección ante una eventual separación, muerte, etcétera...

    Resulta bastante vergonzante encontrar este tipo de carcamalismo en los poderes del Estado. La guerra, ya lo comentamos hace mucho por aquí y por otros foros, sigue, y cada vez más encarnizada: Sus Monses levantaron el Hisopo de Guerra y ahora, Sus Seños, alzan el macillo...

    P.S.
    Ayer leía sobre el terrible caso de un médico de atención primaria de Breda (Girona) que no quería recetar un supositorio a un niño de 13 meses ante el riesgo de que esa práctica podría inducir a la homosexualidad. Lo contaba El Periódico. En fin... habrá que hacer un estudio si la administración de medicamentos por vía rectal provoca estas reveladoras alteraciones de la conducta amatoria. Lo mismo, con ello, se explica lo de la epidemia mariconil de Monse Sebastián. País.

    Ya saben, de esto:



    a esto (Algernon, no mire, que lo mismo le afecta):



    solo es cuestión de tiempo... (Qué mentes tan retorcidas tienen algunos...)

    2005-01-16 01:00
    Enlace | 47 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/25511

    Comentarios

    1
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-16 15:08

    Muy divertido su post, Sr. Pez, aunque se le va a enfadar alguno con eso del "marimonio". De todos modos, ¿no cree Vd. que al margen de que estemos de acuerdo o no con un cambio radical en una institución, es razonable que la parte contraria esgrima la radicalidad del cambio como un argumento en contra? Imagine Vd. que Vd. no está a favor del matrimonio múltiple, llámesele "poligamia" o "poligaymia", por no entrar en detalles; imagine que el gobierno decide legalizarlo súbitamente argumentando lo que ha argumentado esta vez, que hay que dar igualdad de trato para quienes se encuentran en esa situación, y que la institución no presupone la monogamia. Sería un argumento igual de razonado y de incontestable. ¿Pero no se sentiría Vd. tentado, en la hipótesis que hemos aventurado, a decir que sí se estaba introduciendo un cambio radical que destruye la institución tal como existía antes del mismo?



    2
    De: piezas Fecha: 2005-01-16 15:34

    Sr. D. José Ángel

    Su matrimonio de usted que adivino de contrato heterosexual, como de buena y occidental tradición, nadie lo va a tocar, ¿qué teme?

    Un saludo
    ~piezas.



    3
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-16 16:19

    Sr Piezas,
    Como adivino no se gana Vd el sueldo, porque mis datos están en esta web para que Vd vaya a lo seguro. Ahora, que me pregunto cómo sabe Vd. que nadie va a tocar mi matrimonio, o que yo temo algo... ahí ya adivina Vd. en vacío.



    4
    De: Mitch Fecha: 2005-01-16 16:32

    No hables de marimonio y bollinomio, que cuando vengan los defensores de la poligamia (que, por cierto, Jose Angel, como usted bien dice esta igualmente apoyado por los mismos argumentos que se usan para defender el matrimonio homosexual: es decir, que tambien deberia ser admitido) habria qu ehablar de "polinomio"... y por ahí los matemáticos ya no pasamos.



    5
    De: ElPez Fecha: 2005-01-16 16:52

    Sr. José Angel:
    lo que pasa es que hay DOS supuestos, y por uno (a mi modo de ver, el fundamental) se pasa por encima como si todo fuera claro cuando no lo es. Aceptemos un "cambio radical" en un concepto (el matrimonio, entendido como un tipo de contrato ciudadano, apoyado además como forma de convivencia por el Estado). Ese es el primer supuesto y ya comentaba que en efecto, puede entenderse.

    El segundo es que la ampliación a otros supuestos del matrimonio (pongamos el caso del "polinomio" -lo siento Mitch, pero se lo robo, que me encanta-) vaya a "destruir" la institución existente. Eso es lo que afirma -¿por qué?- el CPCJ y lo que se afirma en muchas críticas a la ley actualmente en debate.

    ¿De dónde se saca que la ampliación de un concepto destruya al existente? El nuevo "matrimonio" incluye, obviamente al anterior (al clásico, heterosexual) y no le quita ni una sola de sus coberturas legales y demás apoyos estatales. Sigue lo mismo. Con la ampliación, sin embargo, hay más ciudadanos que pueden acogerse a unos derechos que antes les estaban vedados.

    Una vez más, los que claman en contra deberían pensar ¿por qué? Nadie les va a obligar a contraer nupcias con una persona de su sexo (por más que lo diga el arzobispo de Pamplona).

    ¿Por qué en este país les molesta tanto a algunos -el que siempre sean los mismos da que pensar, no obstante- que los derechos de los ciudadanos se hagan extensivos a más gente, limitando las situaciones de desigualdad, y conservando todas las características que antes funcionaban bien?



    6
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-16 17:10

    Aunque la pregunta final de su último comentario sea retórica, la contestaré:
    - Se hace, en parte, por ortodoxia y razones dogmáticas, razones que naturalmente van asociadas a promocionar ciertos tipos de comportamiento y de estructuras del sujeto, y a desalentar o acogotar según el caso a otros.
    - Y también por razones económicas: si se pasan a contemplar nuevas situaciones como pensionables o subvencionables, hay menos a repartir...



    7
    De: ElPez Fecha: 2005-01-16 17:21

    El asunto económico es cierto, por más que falaz. Recuerdo que algunos auguraban, cuando la sanidad pública andaluza introdujo en sus tratamientos subvencionados las operaciones de cambio de sexo, más o menos la quiebra del sistema de salud de esa comunidad autónoma. Algo que, evidentemente, no aconteció.

    Es evidente que si ahora se igualan los términos (las implicaciones van mucho más allá del Cödigo Civil: transmisiones patrimoniales y herencias, el fuero del trabajador, asistencia sanitaria... en todos los sitios donde esté la palabra "matrimonio" hay que cambiar la cosa) habrá más cosas que tener en cuenta. Sin embargo, por ejemplo, en Navarra desde hace cuatro años las parejas "estables no casadas" se equipararon en todo a los matrimonios y la Comunidad Foral no ha quebrado... ni nadie ha podido demostrar algo así.

    En definitiva, José Ángel, parece que el asunto económico no es algo especialmente crítico. Lo otro sí, claro, la ortodoxia y el dogma. Que es lo que siempre pasa... Qué manía en no dejar vivir a los demás a su aire.



    8
    De: Gorka Fecha: 2005-01-16 17:54

    Completamente de acuerdo con el texto, Pez. Sólo un apunte: hasta donde yo sé una pareja lesbiana es una pareja homosexual. Lo digo por lo de "Reconocer que una pareja homosexual o lesbiana ..."

    En cuanto a lo que comenta Jose Ángel, y una vez desmontado el mito de la apocalipsis económica, en algo estoy de acuerdo: se hace por motivos ortodoxos y dogmáticos. El problema no radica en que nadie vaya a recortar mis libertades o derechos, si no en que esas libertades y derechos se amplíen para acoger a "esos otros" y sus paganas costumbres. No sea que se nos veamos rodeados de tamaña indecencia en apenas unos años o, aún peor, se nos confunda a nosotros, hombres de recto vivir, con semejante chusma.

    Me temo que se avecinan malos tiempos para los Legionarios de Cristo, y en previsión de tales circunstancias el CGPJ no podía sino salir en defensa de la rectísima moral católica. Así nos va.



    9
    De: Anónimo Fecha: 2005-01-16 17:59

    Una vez más, los que claman en contra deberían pensar ¿por qué? Nadie les va a obligar a contraer nupcias con una persona de su sexo (por más que lo diga el arzobispo de Pamplona)

    ¿Pero no se puede convertir en epidemia?



    10
    De: ElPez Fecha: 2005-01-16 18:01

    Tienes razón, Gorka :-) Se me fue la mano políticamente correcta



    11
    De: Vendell Fecha: 2005-01-16 18:29

    La cuestión económica es absolutamente irrelevante. De no serlo, "los mismos de siempre" que Vd cita no habrían puesto tantas trabas al divorcio.



    12
    De: Martin Pawley Fecha: 2005-01-16 18:43

    A mí me ha encantado eso de llamarle marimonio. Figúrese, oyendo lo que uno oye hay momentos en los que he llegado a creer que la única objeción a las uniones entre homosexuales era puramente lingüística.



    13
    De: ElPez Fecha: 2005-01-16 19:44

    Uy, el divorcio... es cierto Vendell. Si es un ejemplo completamente similar, que también -aparentemente- rompía las bases de la institución familiar, del matriomonio y etcétera. Como antes lo hizo la aparición del matrimonio civil... En fin, estas gentes tan simpáticas. (Como el Fragasaurio, que cuenta Akin)



    14
    De:   Fecha: 2005-01-16 20:00

    porque los homosexuales y homosexualas de este país. Así parece más politicax correcto.



    15
    De: niko Fecha: 2005-01-16 20:03

    El autor de este informe que será debatido el martes por el CGPJ es José Luis Requero, supernumerario del Opus Dei. Tenemos que recordar las declaraciones que en su día en el caso de asesinato de Mar Herrero, un
    caso donde el cúmulo de evidencias hacían presagiar un desenlace fatal. La
    jueza de vigilancia penitenciaria desoyó la petición del fiscal que
    solicitaba la revocación de la libertad condicional ante las denuncias por
    amenazas y coacciones de su ex novia, Mar Herrero Pacheco que fue finalmente
    asesinada tras una larga tortura.

    Jose Luis Requero manifestó su apoyo a esta jueza y declaró : "Un juez no puede hacer futurología".

    Este caso y otros similares pusieron en evidencia lo que el Fiscal Jefe de
    Madrid, denominó como una interpretación favorable al reo respecto del
    articulo 93 del Código Penal para revocar la libertad condicional.

    Fernández Bermejo, Fiscal Jefe, indicó entonces: "No comparto esa opinión
    en supuestos de violencia doméstica. En el caso de Mar Herrero bastaba con
    haber valorado el expediente remitido por el Juzgado de Alcobendas. Allí había
    indicios suficientes, sobre todo en la medida en que no se trataba de un caso
    de prisión preventiva, sino de retirada de un beneficio penitenciario. ¿Acaso
    hace falta ahora una sentencia firme para retirarle la libertad condicional a
    Luis Patricio Andrés?", recordó.

    Todas las opiniones fueron entonces unánimes en este sentido exceptuando la
    de Jose Luis Requero que mostró una falta de sensibilidad absoluta y un
    corporativismo extremo a pesar de que Mar Herrero aportó a las diligencias un
    resumen del acoso que sufría.



    16
    De: desberdin Fecha: 2005-01-16 20:47

    Me deprime y desesperanza que ésta sea la visión del CGPJ. Los rebuznos de sus monses me la traen al fresco y me aburren, pero también el cegepejota... Supongo que simplemente es debido a mi visión utópica del Consejo (la Justica) y al hecho de que la legitimidad del matrimonio de parejas homosexuales no sea algo tan objetivo como a mí me lo parece.



    17
    De: bicho Fecha: 2005-01-17 10:08

    ¿Y los niños? ¿Pero es que nadie va a pensar en los niños?
    Al CGPJ le ha faltado decir esa frase. Se echa en falta.

    Por otro lado ¿es normal que altos miembros del poder judicial rindan obediencia a un jerarca de otro estado?



    18
    De: kalynka Fecha: 2005-01-17 14:29

    Que se casen , que se descasen, porque eso ,ocurre hasta en las mejores familias.Si son felices, encantados de la vida y si se separan, luego el divorcio y rueda, la rueda



    19
    De: alejandro Fecha: 2005-01-17 21:47

    Hola:

    Monse Gea ha dicho que los homosexuales no irán al cielo, supongo que si uno es cristiano y homosexual y sabe perfectamente que por mucho que se porte bien y haga buenas acciones no irá al cielo, le dará igual sus acciones y sus consecuencias ya que toda esperanza es bana. Curiosamente no ha dicho nada de los maridos que pegan a sus mujeres, por poner un ejemplo.

    Muy triste...



    20
    De: piezas Fecha: 2005-01-17 22:39

    Sr. D. José Ángel.

    Ya le pongo mis datos, es omisión que nunca pensé pudiera llegar a molestar. Por costumbre tengo no hacerlo porque me da algo de reparo: alimenta en mí la impresión de utilizarlo en beneficio propio a espensas del anfitrión, aunque sé que tontería es.

    Y a lo que vamos. Traigo aquí abajo las preguntas que lanzaba: cómo sabe Vd. que nadie va a tocar mi matrimonio, me decía. Y ¿cómo sabe usted que lo van a tocar? En el debate que ahora es candelero nadie, salvo los obispos, y éstos por comparación obscena, ha mencionado los derechos que ya disponemos. En segundo turno o más bien a renglón seguido interrogaba: [cómo sabe] que yo temo algo. Su temor se adivina cuando habla de "destrucciones institucionales" abriendo el hilo de esta conversación.

    Cuéstame trabajo ver que a alguien le preocupe en lo íntimo un asunto que íntimo es, si no le van a obligar a usar su institución de modo que le desagrade, si va a seguir teniendo oportunidad de vivir su vida sentimental o familiar al gusto de su elección. Y por eso no sé que teme.

    Un saludo,
    ~piezas.



    21
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-18 18:40

    Hola, Sr. Piezas, gracias por su respuesta, y por seguir con el diálogo:
    - Presupone Vd. mucho, en general; ahora presupone que me ha molestado el que no pusiera Vd. sus datos (¿?). Piense que otros quizá no presupongan igual que Vd.
    - Idem: cómo sabe Vd que "yo sé" (¿?) que van a tocar "mi" matrimonio (yo no sé nada de eso - fíjese Vd, al contestarle yo me refería al mío y de mi señora, no en el matrimonio vulgaris en general ) - ahora bien, la interpretación y la especulación son libres...
    - Sobre las "destrucciones institucionales" que según Vd. yo menciono y que le hacen intuir ("aquí han fumado") mi temor al derrumbamiento del matrimonio cristiano... pues si relee Vd mi post original, verá que está escrito presentando el punto de vista hipotético de quien quiera oponer argumentos al post del Sr. Pez... pongamos que porque me gusta hacer de abogado del diablo (representado aquí por la Iglesia), no necesariamente porque yo esté de acuerdo con esa postura, así que no personalice lo que yo he presentado como una argumentación sostenible, no como una argumentación sostenida por mí, que permita especular sobre mis temores. Que son muchos, pero que no van por donde Vd piensa. Por estas razones (y le cito) "no sé qué teme"; en efecto, no lo sabe Vd...
    -



    22
    De: piezas Fecha: 2005-01-18 19:40

    Sr. D. José Ángel (permita que siga el juego galante ;-D)

    Afirma finalmente lo que este servidor ya sabía, o mejor que no sabía, como es lógico evidenciar por el hecho de que le hacía una pregunta inicial ("¿qué teme...?"). Concluye su intervención con la frase "en efecto, no lo sabe Vd...".

    Paréceme pues que no hace suyas las razones que exponía, tal y como asegura en la explicación que asumo por buena. No obstante entiende la lógica de que alguien pueda contraponer tales argumentaciones. Permítame pues trocar mi pregunta y dirigirla a un objetivo más preciso, más propio, y esperando disculpe mi torpeza: es entonces a esos "ellos" a quienes preguntaría, ¿Y qué es lo que temen?, o más propiamente dado que "ellos" no están aquí, ¿usted qué cree que temen? Algo nos han dicho algunos de los opositores: "epidemias de homosexualidad", caos moral, o algo así, pero todo eso no me parece interesante por su "ridiculismo" intelectual; ¿usted qué cree que temen?.

    Sobre el asunto de los datos, sabrá sin duda disculparme de nuevo; interpreté su frase "Como adivino no se gana Vd el sueldo, porque mis datos están en esta web para que Vd vaya a lo seguro" como un reproche por descortesía de un interlocutor (éste humilde) anónimo tratando de jugar con la ventaja del misterio y la falta de datos. Le diré que aún no ví su página precisamente para poder departir sin otros datos que los que aquí exponemos, para debatir "desnudos", y que esa falta es cosa que repararé en cuanto publique este envío ;-)

    Un cordial saludo,
    ~piezas.



    23
    De: ElPez Fecha: 2005-01-18 20:07

    Me encanta esta discusión en términos "galantes" (por usar la calificación de piezas). Yo, sólo por comentarlo...



    24
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-18 21:54

    Pues a ver, Sr. Piezas, yo creo que quienes se oponen a la equiparación del matrimonio entre personas del mismo sexo (que no necesariamente homosexuales, al igual que el matrimonio entre personas de distinto sexo no siempre es un matrimonio entre heterosexuales), no lo hacen todos por las mismas razones, aunque pueda ser tentador meterlos en el mismo saco por simplificar, o por nece(si)dades de la argumentación. Unos temerán una cosa, otros otra, otros todas, y otros no temerán nada pero les gustará mantener el status quo. Por otra parte, al margen de lo que tema o deje de temer cada miembro del CGPJ, hay que atender, y rebatir en su caso, a lo que argumenta, no a lo que teme, y no creer como digo que todo argumento en contra, o a favor, de esta medida presupone una adhesión a todos los demás argumentos en contra (o a favor). Y esta sería la manera de ir encauzando el debate. Sin duda habrá quien tema epidemias de homosexualidad (que les puedan contagiar, quizás); otros temerán por el alma de los niñitos adoptados por los homosexuales (no se ría, no, le estoy contestando a su pregunta sobre qué temen, no todos tienen las prioridades o creencias de Vd.), otros querrán todas las subvenciones y pensiones para ellos y no para otros; otros (quizá hasta alguno sea homosexual) temen que los mismos principios hermenéuticos que se han aplicado a esta reforma de la ley puedan aplicarse a otras cuestiones, y se determine, por ejemplo, pongamos, que se autorice la poligamia, o el matrimonio entre hermanos, o entre padres e hijos (¿que Vd. está a favor? Pues quizás, muy bien me parece, a lo que voy es que habrá gente que esté a favor de esta medida del matrimonio entre iguales y no esté a favor de estas otras medidas, y viceversa, y hay que considerar si aplicamos el mismo rasero en todos los casos, o si conviene aplicar raseros distintos en casos distintos, y cuáles, y cómo, etc., etc., vamos, que es muy fácil simplificar, pero se puede caer en el simplismo; no hay en temas que son intrínsecamente polémicos (en una sociedad dada, entiéndase, no estoy diciendo "polémico para mí", sino que a las pruebas me remito) un argumento que refute sin más o haga callar al contrario. ¡Tampoco el mío! Un cordial, JOSE ANGEL



    25
    De: Yabba Fecha: 2005-01-18 22:28

    Pues sr. José Ángel, en esos supuestos que da usted, la persona que pueda llegar a creerse esos supuestos puede variar entre la calificación de ignorante culposo y gilipollas integral. Pasando, sin duda, por la de hijo de puta.

    La persona que se oponga a que dos seres humanos que se aman tengan los mismos derechos que tendrían si amándose del mismo modo fuesen de sexos diferentes no es ni más ni menos que un hijo de puta. Un cercenador de libertades, alguien que discrimina a los seres humanos por el simple hecho de lo que hacen en la cama (por usar las palabras de un viejo hijo de puta que nos malgobierna en Galicia, "que funcionan al revés y encima se sienten orgullosos") cuando probablemente su intimidad esté llena de muchas de las "perversiones" que en público denigran.

    La persona que no lo haga por discriminar sino por miedo a que permitir eso nos traiga epidemias de homosexualidad o azufre caído del cielo es simplemente ignorante. Y en una época como la actual en la que sólo hace falta leer un poco para enterarse, la ignorancia es culpable.

    El que simplemente lo haga por dogma, o por costumbre antiquísima es gilipollas integral. Costumbre antiquísima ha sido cercenar las cabezas de los enemigos. Hay en la Biblia menciones milenarias a costumbres tan simpáticas como erigir pequeñas montañas con los prepucios arrancados de los cadáveres enemigos. Pegar a la parienta tiene una larga tradición, con amables instrucciones para su efecto en varios libros sagrados de diversas religiones. Y su antigüedad no ha impedido que reneguemos de esas actitudes. Cuando algo no nos gusta o nos parece que podemos mejorarlo, se mejora y en paz. Argumentos como los que he leído estos días, de parte de miembros del CGPJ, como que "la institución matrimonial se pierde en la noche de los tiempos" y por eso no se puede cambiar es de simple gilipollas: tal vez algo tan antiguo sea de lo que más necesite una revisión, ¿no? La lógica suele indicar que lo antiguo suele ser lo más anticuado, y lo más reciente, lo más moderno. Y si además nos da la gana y no hace daño a nadie, pues mejor.

    Fíjese hasta que punto es tontería lo de la epidemia de homosexualidad que estos días ha sido noticia que el ejército de los muy puritanos Estados Unidos estaba desarrollando una sustancia afrodisíaca muy potente que convertiría a los soldados enemigos en homosexuales (algo que al parecer les haría menos eficaces en el campo de batalla : en vez de matar se supone que se dedicarían a hacer el amor, lo cual es algo mucho más negativo que matar, sin duda). Por supuesto, sin éxito : tan interesante sustancia nunca se descubrió, a pesar de que el programa de experimentación lleva investigando desde 1994. Sin embargo, al parecer en España lo hemos conseguido sin laboratorio : llega con unas letras impresas en el BOE para amariconar a la población.

    Por supuesto, entiéndase : no me estoy refiriendo a usted, Sr. José Ángel, sino a esas personas hipotéticas desde cuyos hipotéticos prejuicios hace usted la profesión de abogado del diablo, una frase hecha que jamás me ha parecido tan adecuada como hoy. Desde un punto de vista también hipotético, por supuesto : no creo en el diablo. Al menos, no en el clásico. Hay mucho demonio bien humano, y sus poderes son también muy repugnantemente humanos.



    26
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-18 23:11

    Me doy por enterado (que, por supuesto, no por aludido) de la opinión que a Vd. le merecen esas personas, Yabba; de todos modos me parece que tiende Vd. a demonizar demasiado fácilmente a quien no comparte sus ideas... tal vez halle allí un primer punto de encuentro con ellos. Por cierto, nadie me ha dicho aún si con el mismo argumento gubernamental hemos de legalizar los matrimonios entre familiares en primer grado y la poli-gami-andria, o si hay en estas cosas alguna disensión... Por curiosidad, los que tan a las claras defienden el matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿están también a favor de estos otros supuestos? Me gustaría oír opiniones al respecto.



    27
    De: piezas Fecha: 2005-01-18 23:49

    Ya vé, D. José Ángel, que donde yo veo simpleza es en esas hipótesis imaginadas en nuestros comunes objetos de estudio: los temerosos.

    La veo porque no atisbo que los paralelos pretendidos guarden en realidad simetría: cierto que se dan matrimonios heterosexuales entre uno o los dos individuos de tendencias homosexuales, pero ello lo explica muy probablemente el que es mal visto el emparejamiento "monosexual"; no hay parecido, y me cuesta mucho encontrar una razón por la que dos personas heterosexuales del mismo sexo quisieran llegar a matrimonio mutuo, siendo que casarse con el "sexo complementario" no les acarrearía rechazo ni trauma social.

    La razón económica, por más que temorosa, no valida su justificación, pues precisamente se trata de alcanzar justicia e igualdad, factores que deben prevalecer ante el egoismo natural de muchas gentes: el trabajo de los poderes del estado ha de compensar desigualdades, y la imposibilidad actual para establecer un contrato matrimonial entre dos personas _que _se_aman_ siendo su sexo el mismo establece una desigualdad.

    Finalmente, el que parece ser el centro de sus exposiciones, poner en el mismo plano la reivindicación de la poligamia o la poliandria, es también temor o, como mucho charla hueca. La ley se hace para resolver problemas, no para inventarlos: existe una reivindicación de igualdad por parte de las parejas homosexuales respecto de las heterosexuales; no hay otra similar por parte de las familias "policonyugales". Y si llegare a haberla, la sociedad tendría que dar alguna respuesta, seguramente distinta, ya que el problema sería otro.

    Así pues, sigo ignorante. Puede que algo sepa ya gracias a sus pacientes explicaciones, sobre el objeto del miedo, pero aún desconozco su naturaleza o, al menos, su fundamento.

    En cuanto a la visita que le anuncié, decirle que no me he arrepentido ni dí mi tiempo por perdido. Me ha gustado su página.

    Cordialmente,
    ~piezas.



    28
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 00:04

    Y si se llegase a dar esa reivindicación, ¿qué? ¿Cual sería el problema?

    Yo no consigo ver en qué afecta a una pareja tradicional el que al lado de su casa viva una pareja homosexual o un trío mixto o lo que haya, y que su relación esté legalizada. Si no lo estuviese, ¿alguien se opondría? ¿A alguien le parece que se puede llamar a la policía para denunciar que en el piso de al lado viven 3 personas que cohabitan?

    Entonces, si se puede hacer sin legalizar la unión, ¿por qué no legalizarla? ¿Por qué hay cosas que se pueden hacer mientras nadie lo sepa pero que nos avergüenza que salgan a la luz?

    Y conste que yo soy partidario de que los pasos que se vayan dando sean paulatinos : comprendo que no toda la sociedad esté preparada para una revolución repentina. Pero si la demanda existe, será porque la situación existe. Y si se puede hacer de puertas adentro, también se puede hacer de puertas afuera. A menos que seamos una sociedad hipócrita, que tal vez lo seamos.



    29
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 00:08

    Gracias, Sr. Piezas; su argumentación es además impecable desde el punto de vista de un estado de derecho; el problema es qué pasa con las ortodoxias y dogmatismos sustentados por gran parte de la población de dicho estado, y muchos muy influyentes. Y en cuanto a la poligamia, no crea Vd. que la cuestión es tan irreal o insignificante... al tiempo.



    30
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 00:12

    Ahora va por el Sr. Yabba:
    En toda sociedad hay un espacio indefinido pero necesario entre lo que se tolera y lo que se legaliza, estimula, subvenciona... ¡y mal nos iría si sólo se tolerase lo que está subvencionado!



    31
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 00:14

    En toda sociedad hipócrita, se referirá usted.



    32
    De: yakee Fecha: 2005-01-19 00:20

    Creo que los comentarios del Sr. Yabba son tremendamente acertados ademas de categoricamente correctos. Solo queria aportarle mi apoyo y mi total acuerdo con sus palabras



    33
    De: piezas Fecha: 2005-01-19 00:33

    Yabba, preguntabas en relación con la poligamia: "Y si se llegase a dar esa reivindicación, ¿qué? ¿Cual sería el problema?"

    No sé si me preguntas a mí. De todos modos contesto: para mí ninguno. No veo problema en ello. No creo que haya nada que temer en el hecho de que cada cual organice su vida sentimental y/o familiar según sus deseos, y menos aún que tales cosas en la sociedad se rijan por principios acordes a una moral religiosa, que pienso, es el verdadero problema de la cuestión.

    Pero ahora mismo no se puede establecer un paralelismo entre ambos casos, como le comentaba a José Ángel, porque no es realista y elude afrontar el problema de la desigualdad que sufren las parejas homosexuales, un problema _que_hay_que_atender_; una desigualdad que trata de mantenerse peremne por criterios ajenos a la naturaleza civil del problema.

    Un saludo,
    ~piezas.



    34
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 00:40

    ¿Entiendo bien, señor Yabba, que Vd. sostiene que todo lo que no está subvencionado debería estar prohibido? Pasmado me deja. Le sugiero que piense antes de darle a la tecla.



    35
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 01:14

    Entiende mal, José Ángel. De hecho, completamente al revés. Le sugiero que lea de forma comprensiva : en toda sociedad HIPÓCRITA debe haber ese espacio. En una sociedad algo más sincera, ese espacio sería absurdo. Lo que se permite a escondidas, se permitiría a la vista.

    Piezas : estamos completamente de acuerdo.



    36
    De: ElPez Fecha: 2005-01-19 01:29

    D. José Ángel:

    Le informo que en otras ocasiones, en esta bitácora y sus comentarios, se ha planteado también el asunto de los grupos, los hermanos que conviven y otras situaciones. Hay dos factores que no se deben obviar cuando se plantea este debate: por un lado son situaciones mucho menos habituales que las de las parejas homosexuales; por otro, lo que está en cuestión es el matrimonio homosexual, para corregir un déficit percibido socialmente.

    Esto es relevante porque aunque mucha gente pueda estar de acuerdo en la conveniencia (o necesidad) de considerar "familias" no sólo las formadas por dos ciudadanos que no sean hermanos, sino también aquellas parejas de hermanos y grupos -en general- de número indeterminado de personas que conviven, lo cierto es que tampoco hay tanta urgencia, al menos en las agendas políticas.

    (Nota: ¿Hay alguna estimación de estas modalidades? Sería interesante para poder cuantificar de qué estamos hablando)

    Podría ser interesante en el futuro establecer una ley que regule las convivencias más allá del matrimonio entre dos personas. De hecho, gran parte del colectivo militante GLBT (gay-lesbiana-bisexual-transgénero) considera que esto del matrimonio homosexual es algo que no se ha de reivindicar: que lo que hay que hacer es olvidar directamente el concepto "patriarcal" ("matriarcal" en su caso) de familia y establecer una regulación de la convivencia que vaya mucho más allá. [Cambios, por cierto, que sí exigirían modificaciones del texto constitucional, cosa no precisa en el caso actualmente en consideración... aunque está pendiente precisamente desde hace cuatro años una resolución del TC sobre el particular, a raíz de la impugnación de la ley de parejas estables navarra por parte de cincuenta diputados del PP]

    ¿Por qué no ahora? Los partidos no lo han considerado así, y ellos son los que tienen la representación en el legislativo. Entender (o no) que faltan realidades por acoger (en este sentido) no tiene por qué cambiar el hecho cierto de que esta ley SÍ corrige una situación de déficit democrático. Uno podría acogerse a cierto pragmatismo aquí: mejor esto que nada. Pero emplear este hecho para impedir que se mejore (aunque no se llegue a la perfección) no tiene demasiada lógica...



    37
    De: Suminona Fecha: 2005-01-19 07:26

    "Le sugiero que piense antes de darle a la tecla."

    Para su información, José Ángel, el tiparraco éste (Yabba, más conocido como Yabbabito), no suele pensar mucho, ni antes ni después de darle a la tecla. De hecho algunas de sus entradas en ésta y otras bitácoras más parecen un acto de diarrea e incontinencia mentales que un ejercicio de expresión de ideas ordenadas y coherentes.



    38
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 10:02

    Su visión utópica de una sociedad donde no hiciese falta la tolerancia de la mayoría hacia actitudes o minorías "no subvencionables" es muy bella, Sr. Yabba, pero por desgracia sólo tendría sentido que desapareciese ese espacio que Vd. denomina "hipócrita" en una sociedad donde todos pensasen exactamente igual que Vd. - lo que parece ser su ideal; pero al margen del valor ideal de semejante uniformidad (que a mí me parece dudoso), quizá convenga Vd. que no parece un "ideal" fácilmente realizable...



    39
    De: Luis Fecha: 2005-01-19 13:55

    Alguien ha citado que el juez José Luis Requeno... comentando sobre el asesinato de Mar Herrero había dicho que un juez no podía hacer futurología...

    En este caso la ha estado haciendo y ha demostrado tener una calenturienta mente...
    Algunos medios lo han cortado pero él siguió hablando de uniones -matrimoniales- con animales y todo...
    en fín! como son...
    Por cierto me apunto a lo de legalizar los polinomios! que haberlos haylos...
    y rectas, y quebradas y triángulos, e hipotenusas...



    40
    De: ElPez Fecha: 2005-01-19 14:01

    Ah, sí... ayer unos amigos me comentaban el asunto de la zoofilia "estable" de Requeno. ¿De verdad cuando contratan jueces no les hacen un pequeño test para mirar patologías?



    41
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 15:28

    José Ángel, no deseo en absoluto que se imponga mi visión como criterio único excepto en determinadas categorías. Es decir : en lo que respecta a la igualdad, querría que fuese aplicada en su integridad en todo el planeta, por ejemplo. Tal vez lo vea usted antidemocrático y uniformista, pero yo quisiera que todos los seres humanos fuésemos iguales sin distinción de sexo, credo, raza, color de piel o tendencia sexual, y que por lo tanto todos pudiésemos hacer lo mismo y tuviésemos las mismas obligaciones y los mismos derechos. No hay igualdad cuando un hombre y una mujer pueden formalizar su relación y dos hombres o dos mujeres no pueden. A ese respecto, tiene usted razón : me gustaría un mundo utópico donde todos pensasen como yo, o sea, un mundo donde la declaración universal de Derechos Humanos no fuese solamente un bonito papel que no se aplica.

    Tampoco es tanto pedir : solamente pretendo que en nuestro mundo se aplique lo que hemos consensuado que es la norma básica de convivencia. No es un mundo utópico, es el nuestro, aunque parece ser que esperar que se aplique lo que se declara (hace nada menos que 60 años) es demasiado esperar.

    Suminona : como se ve, cuando no se habla de caras de Marte o Bélmez o anomalías en general tu única aportación posible es la descalificación. Todos sabíamos ya que eres un zote sin capacidad para discutir más allá de tus frikadas habituales, no hace falta que lo confirmes. Vuelve al Cydonia Herald, que tienes mucho que escribir. Donde hablan los mayores, los niñatos ignorantes deberían cerrar la boca.



    42
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 15:39

    Me temo que entre los derechos humanos que Vd tanto admira, Yabba, se olvida del derecho a disentir. Cito lo que Vd. dice: "Tal vez lo vea usted antidemocrático y uniformista, pero yo quisiera que todos los seres humanos fuésemos iguales sin distinción de sexo, credo, raza, color de piel o tendencia sexual, y que por lo tanto todos pudiésemos hacer lo mismo y tuviésemos las mismas obligaciones y los mismos derechos." Yo ya quería entenderle cuando dice Vd. lo de "sin distinción de sexo, credo, raza, color de piel o tendencia sexual" pero ya no le entiendo cuando a continuación aclara (¿?) que no estaba hablando de derechos sino de uniformidad de hecho, que por tanto conllevaría "las mismas obligaciones y los mismos derechos." Pues a mí ese mundo me suena peor que el mundo feliz y 1984 juntos. Aunque ha tenidos sus admiradores, como Gulliver en el país de los Houyhnhnms. Yo prefiero que haya variedad de sexos, de razas, de opciones sexuales y etc., aunque, mire Vd bien, aunque sea difícil en ese caso tener los mismos derechos y obligaciones - y aunque se nos cuele algún que otro Yahoo.



    43
    De: ElPez Fecha: 2005-01-19 16:54

    El día va pasando y hay más comentarios, en una nueva historia:

    Seños y Monses (2)



    44
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 18:14

    José Ángel, puede haber mucha democracia en el mundo, y mucho derecho a tener una opinión, lo cual yo apoyaré siempre sin reservas, pero el derecho de cada uno termina donde empieza el de los demás. Por mucha democracia que haya usted no tiene derecho a asesinar a alguien, por ejemplo, por muy libres que seamos. Nuestra libertad está limitada (y es bueno que lo esté) por la libertad de los demás. En ese contexto existen cosas como los Derechos Humanos, que no son opinables. Son absolutos que todos debemos respetar para poder tener una convivencia.

    Esos derechos que, como usted dice ¿tal vez con cierto retintín?, tanto admiro están ya recogidos en una declaración universal de derechos humanos. NO son invento mío precisamente. Yo respeto las opiniones ajenas, aún cuando las debata ferozmente, y lucharía con la misma ferocidad por el derecho de los demás a tener sus propias ideas y hasta a hacerlas valer en una votación democrática. Pero siempre con la base de los derechos humanos. Y si la igualdad significa que todos somos iguales, QUE TODOS SEAMOS IGUALES ENTONCES. Por lo tanto, dado que eso no es opinable y que se debe aplicar de forma UNIVERSAL, lo que debe ocurrir (entre otros problemas aún por resolver) es que dos seres humanos puedan legalizar su relación independientemente de su raza, color de piel, credo, sexo o tendencia sexual. ESO es igualdad. Y no me vale que un conjunto de meapilas me nieguen esos derechos amparándose en textos sagrados, libros de cuentos sobre señores de barba con un triángulo encima y superpoderes o (aún más alucinante) por una cuestión meramente etimológica.

    Si usted cree que exigir que se aplique algo que el mundo entero (al menos en teoría) ha consensuado desde hace 60 años es ser antidemocrático, tengo que decirle que respeto su opinión pero discrepo. La matemática, por ejemplo, no es democrática : 2 y 2 son 4 independientemente de lo que la gente opine o prefiera. Los derechos fundamentales entran en una categoría similar: no son opinables. SON, y así deben ser. Pueden ser de otra manera, pero la convivencia no es concebible de otra manera. Llevamos suficientes años matándonos para saberlo.

    Fíjese que aquellos que tienen un pensamiento político coincidente con el suyo (en realidad desconozco su pensamiento político, pero por lo que le leo le encuadro en convicciones conservadoras, y me va a permitir que de momento, sin tener una seguridad completa, le encuadre en esas posiciones tan respetables con las que tanto discrepo) tienen un pensamiento parecido con respecto a la Constitución española. Y yo también, todo hay que decirlo, ... al menos en ciertas partes muy fundamentales que se refieren a eso : derechos fundamentales. Igualdad, solidaridad, etc. La articulación del Estado, en cambio, entra en mi opinión dentro del terreno de lo discutible y cambiable, pero NO los derechos fundamentales de la persona. Porque si no, apaga y vámonos. Si cualquiera me puede impedir que haga lo mismo que otra persona y a la vez me dice que soy igual que la otra persona... yo me apeo del mundo. Es contradictorio e incomprensible.



    45
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-19 19:07

    No, si ya le entiendo, Yabba, yo sólo quería puntualizar que hace falta tolerancia aun para las ideas que no nos gustan y que se salen de ese consenso mayoritario, si es que es mayoritario. Si no lo es... entonces hay que pedir tolerancia para las nuestras. En cualquier caso, las leyes van a favorecer a un grupo, sea mayoritario o minoritario. Lo que es de esperar es que no favorezcan al minoritario sobre el mayoritario, que puede pasar también, y también que no tiranicen al grupo minoritario en nombre de la mayoría. Ahora, ¿que vaya a haber igualdad para todos de hecho? Aquí, ni hoy, ni mañana, ni nunca, seguramente.



    46
    De: Yabba Fecha: 2005-01-19 21:14

    Te repito, José Ángel (me vas a perdonar, pero no aguanto demasiado con el tratamiento de usted) que yo, pese a lo grueso de mis palabras a veces, procuro ser una persona tolerante en mi vida. Pero hacia los derechos fundamentales, creo en la tolerancia cero. Como si una mayoría de la humanidad cree de repente que la esclavitud está bien : NO LO ESTÁ. Y la desigualdad, tres partes de lo mismo.

    En cuanto a la igualdad para todos de hecho, puede que sea difícil, pero si no se intenta no se consigue. Y arrancar vencidos es muy mala idea.

    Las mayorías son estupendas para decidir cosas, pero no para temas de derechos. Los derechos son para todos, minoritarios o mayoritarios. Sobre todo unos derechos que solicita una minoría y que en nada incumben a la mayoría. ¿O acaso a la mayoría heterosexual le va a causar algún daño el que dos señores o dos señoras legalicen lo que de hecho les está pasando en sus vidas? Fuera del daño que les puede producir a sus pudorosas conciencias, me refiero. Hablo de daños REALES.



    47
    De: José Ángel Fecha: 2005-01-20 10:45

    Pues ahí disentimos, Yabba, no me refiero a lo que dices de los derechos de los homosexuales, en lo que seguramente estamos más de acuerdo de lo que piensas, sino en la fuente de la moralidad y los valores. Tú crees que son absolutos, yo que son relativos; tú crees que están inscritos en el ser humano, o en el cosmos, o no sé dónde. En la conciencia de cada cual, por supuesto que pueden estar muy inscritos los propios de uno. Pero la moral social (esa cosa un tanto vaga) resulta de las opiniones y acciones de todos, no de las de uno mismo. Y las leyes, en una democracia, viene a reflejar esa moral social. ¿Que hay mucho católico en España? Pues eso quiere decir que habrá mucha resistencia al matrimonio homosexual. ¿Que la mayoría de la humanidad opina que la esclavitud está bien? Pues estará bien... para quien así opine, no digo que para tí, ni, por supuesto, para mí. Lo derechos humanos se hacen... y eso me lleva a tanto más a coincidir contigo en la importancia de defenderlos.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.210.67 (77461d298f)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir