ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Chindogu
    2005-03-28
    )

    Chindogu
    2005-03-28

    Publicado en Diario de Noticias
    MILENIO
    Domingo 27 de marzo de 2005


    Gracias a los escritos e imágenes de una espía amiga que se llama Jaio (cosa que a los lectores del Diario de Noticias no les dirá mucho, y por ello pido perdón de antemano, pero debía citarla como fuente generalmente bien informada) supe de la existencia de un libro llamado "101 inventos imbéciles, inútiles y japoneses", de Kenji Kawakami. En él se explica qué es un Chindogu, palabra japonesa compuesta de chin, que viene a ser como raro, y dogu, que es aparato. Se trata de inventos, chismes o mecanismos que no son totalmente inútiles, porque vienen a solucionar algún problema, pero que lo hacen de manera chusca, o -a menudo- provocando problemas aún mayores del que se deseaba solucionar. Los japoneses han creado toda una escuela del Chindogu, y casi lo reclaman como algo único e intrasferible. Algún ejemplo: un dispensador de mantequilla que es similar a los de las barras de pegamento, de manera que con la mano se puede untar la tostada; un guante de cocina con el estropajo pegado, para no andar buscándolo por ahí; etiquetas para la ropa donde uno puede marcar cuántas veces la va usando para ver si ha llegado al número suficiente como para que sea preciso lavarla... Ni que decir tiene que Internet es el paraíso de los creadores de Chindogu. Antes de Internet, claro, estaban los inventos del Profesor Franz de Copenhague.

    Por supuesto, lo del líquido antideslizante para los encierros, para evitar que los corredores -y los toros, quién sabe- resbalen en el adoquín, merece la pena ser incluido en los más importantes repertorios de Chindogu. ¿Serán los traumatólogos los que noten la cantidad de lesiones de ligamento cruzado cuando se emplee? ¿Se quedarán pegados los divinos al suelo de la Estafeta? Y si alguien dice que no es un Chindogu porque no es japonés, le recordaremos el hermanamiento con Yamaguchi. Que se enteren.

    2005-03-28 01:00
    Enlace | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/28495

    Comentarios

    1
    De: Jaio, la espía apasionada Fecha: 2005-03-29 00:38

    Veo, Pez, que le ha interesado el asunto ¿tiene el libro o quiere que lo pierda en uno de mis paseos por allá?



    2
    De: Xavier Fecha: 2005-03-29 14:22

    El libro de los Chindogu lo compré hace como 5 o 6 años.



    3
    De: ElPez Fecha: 2005-03-29 16:18

    Por cierto, que una maliciosa errata convirtió "chindogu" en "chingodu" en el artículo del periódico... habrá que aprender un poco más de japonés, visto lo visto.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.196.79.241 (4d8645f860)
    Comentario

    portada | subir