ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • Paul William en ¿Falsos Videntes?
  • Paul William en ¿Falsos Videntes?
  • Anónimo en Que Se Nos Viene Encima...
  • offset machine en Vivir En El Espacio (Partos Largos...)
  • indemnizacion por accidente en Que Se Nos Viene Encima...
  • - - en ¿Guerra Climática? El Caso HAARP
  • Yonisma en Falso Vidente En La ETB2
  • Anónimo en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Anónimo en Es Noticia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Caldereria industrial en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Inicio > Historias > Quaoar (revisitado)
    2002-10-14
    )

    Quaoar (revisitado)
    2002-10-14

    (Publicado en la columna "Milenio" - Diario de Noticias, lunes 14 de octubre de 2002)

    Los indios Tongva habitaban hace unos siglos unos valles hoy ocupados por una de las más grandes megápolis del planeta, Los Ángeles. Los españoles, primeros en conocer a estos nativos, los denominaron "gabrielinos", porque decidieron que esos montes recibieran la advocación de San Gabriel. Luego, la historia condenó a la casi total extinción a los Tongva, que hoy mantienen su "Nación" (así la llaman) en una mínima reserva dedicada a los bailes, el folklore y las artesanías para los turistas.

    En esas sierras se levanta, desde comienzos del siglo pasado, un observatorio astronómico, el del Monte Palomar, donde se acaba de descubrir un nuevo cuerpo del sistema solar, un mundo helado y frío, menor que Plutón, pero más alejado de él, y con el que comparte características comunes. Los astrónomos decidieron acordarse de que los gabrielinos hablaban de un dios que bajó del cielo y elevó la tierra sobre los mares a espaldas de siete gigantes, que creó también las plantas, los animales y, finalmente, a los propios tongva. Esa fuerza cósmica recibe el nombre de Quaoar (pronúnciese cuá-uár), y ése podría ser el nombre de este nuevo mundo.

    No me cabe duda de que Quaoar es el dios verdadero, el creador del Universo. Es decir, me cabe la misma duda de que lo sea cualquiera de los otros miles de dioses que a lo largo de la historia los humanos hemos ido inventando para satisfacer nuestra incomodidad de vivir en un mundo que no comprendemos. Mientras tanto, intentamos conocerlo, el Universo, un poco mejor. Y los antiguos dioses nos sirven para dar nombre a los nuevos mundos que vamos descubriendo. Lo que no deja de tener su moraleja, cabría pensar.


    Nota: Quaoar da juego, al menos a mí... lo digo porque ya incluí aquí un comentario sobre el descubrimiento del nuevo KPO, y porque el próximo miércoles irá un artículo algo más largo de mi sección de ciencia en El Correo, sobre lo mismo. Avisados quedan...

    2002-10-14 10:58
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/2907

    Comentarios

    portada | subir