ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • brain supplement reviews en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • link en Plenilunio
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Inicio > Historias > 30 Años
    2005-11-20
    )

    30 Años
    2005-11-20


    Hoy he visto el Teide al amanecer, luego me he bañado en el Atlántico, porque al sur de la isla hacía una mañana espléndida. Al llegar al aeropuerto, llovía. He desayunado, y me he montado en el Boeing 747 que, cosa sorprendente, ha salido a su hora y ha llegado a su hora a Madrid. Entre sueño y sueño, leía el sorprendente texto de Ambrosio García Leal, "La conjura de los machos", del que espero poder escribir más por aquí. La prensa hablaba sobre todo del 0-3 del Barça al Madrid. Y de otras cosas, como en segundo plano. Barajas estaba atestada de gente, y eso que hoy no había demoras. El vuelo a Pamplona ha salido a su hora (y esto es aún más notable porque mi experiencia es sistemáticamente la contraria: siempre sale con retraso) y llegado con cinco minutos de antelación. Acabo de llegar a casa y me voy a ver la última película de Woody Allen.

    Hace treinta años recuerdo el luto nacional, las lágrimas de Arias Navarro, los días que vinieron después de fiesta obligada, en casa todos, unos días fríos de noviembre. Los mayores comentaban en corrillos lo incierto de la situación. A los niños nos despachaban como se despachan aún hoy a los niños de las conversaciones serias. Me recuerdo mirando las palomas volando en el parque junto a casa, la huerta de enfrente que nos proveía de vegetales y de unas dalias coloridas y olorosas (de los pocos recuerdos que tengo de esos días que tienen realmente color). Sonaban las campanas en los campanarios que aún siguen coronando la antigua Vitoria, en la tele había música clásica.

    En estos treinta años ha ido pasando casi toda mi vida. No es que no hubiera vivido antes -ya había cumplido 13 años para cuando murió el dictador-, ni que no vaya a seguir viviendo (esto, claro, siempre es hipotético). Compruebo que no sólo yo, sino todo el mundo que percibo a mi alrededor ha cambiado mucho en estos tres decenios. Menos de lo que querría, sin duda. Me sorprende, en cualquier caso, el nivel nostálgico que este aniversario está despertando por ahí. Quizá porque hace treinta años algunos jamás pensaron que lo de hoy iba a suceder en esta España que, confiados, creían bajo la tutela del mismísimo Dios que acogía bajo el palio de sus obispos al gran arquitecto de la patria.

    En fin, pequeñas reflexiones sobre un lapso de tiempo marcado por la muerte de ese que aún hay quien llama "el Generalísimo" (algo que, ineluctiblemente, me hace dar un respingo y mirar de arriba a abajo a quien usa tal advocación) y el presente de un domingo en que he recorrido las Españas de sur a norte. Qué quieren que diga: me habría quedado bañándome en el sur de Tenerife, aunque espero que Match Point mitigue el noviembre frío y de lluvia en el que me acabo de meter. Un poco como el de hace treinta años, aunque espero que sólo sea en eso el parecido. Por más que algunos quieran, quiero decir...

    2005-11-20 19:28
    Enlace | 46 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/34901

    Comentarios

    1
    De: vito gonzaga Fecha: 2005-11-20 20:43

    Yo no lo viví pero conversando con mi abuela y mi madre estos días tengo la sensación que desde entonces no ha hecho más que oscurecer.



    2
    De: cafe_licor Fecha: 2005-11-21 00:47

    Yo también era pequeño pero que no te engañen. Desde entonces España no ha hecho más que iluminarse, airearse y coger color.



    3
    De: ElPez Fecha: 2005-11-21 01:00

    ¿Oscurecer? ¿En estos 30 años? Sr. Gonzaga, desengáñese: los abuelos no siempre tienen razón, por más que se les quiera mucho.



    4
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-21 01:01

    ... y los padres tampoco.



    5
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-21 01:13

    Hace treinta años recuerdo el luto nacional, las lágrimas de Arias Navarro, los días que vinieron después de fiesta obligada, en casa todos, unos días fríos de noviembre. Los mayores comentaban en corrillos lo incierto de la situación.


    Pues yo no recuerdo luto por ninguna parte. Las lágrimas de plañidera del mono Arias, por contra, sí que las recuerdo. Tampoco recuerdo esos comentarios sobre lo incierto de la situación, dado que más incierta que la negrura de la que salíamos difícilmente podía ser cualquier nueva situación.
    Recuerdo el champagne (aún no se le llamaba cava) con el que brindamos, que llevaba unas semanas en el frigorífico a la espera del maravilloso desenlace.
    Tampoco recuerdo que fuesen días de encierro.
    Por contra sí que recuerdo alguna manifestación, de esas de kale borroka que les dicen hoy en día, con los grises tras nuestros talones.
    Lo que hace la diferencia de clase social ¿verdad Pez?



    6
    De: ElPez Fecha: 2005-11-21 02:29

    Dijo Don Criticón: "Lo que hace la diferencia de clase social ¿verdad Pez?"

    Respondió Hume: "afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias".

    Aunque igual tiene razón, Don Criticón: en mi casa, el champán no aparecería hasta años más tarde.



    7
    De: Akin Fecha: 2005-11-21 04:36

    Buena respuesta Pez XDDDDDDDDDDDDDD



    8
    De: jose Fecha: 2005-11-21 10:15

    Para mi si que fue una putada que se muriera el Generalisimo.

    Con cinco años y una semana enterita sin dibujos animados!



    9
    De: ElPez Fecha: 2005-11-21 11:42

    El censo de los antifranquistas que dicen (a)haberlo sido siempre y (b)haber brindado con champán la desaparición del patascortas ha sido siempre muy superior al que permitiría (hablo del punto b) la producción de cava. Es como la presencia de revolucionarios españoles en el Mayo 68 francés. España debió estar vacía por aquellas fechas.

    De lo que recuerdo en aquellos días de hace treinta años, está la sensación de miedo e incertidumbre ante lo que podría pasar. No estaban los ánimos para brindis, realmente, por más que se sintiera, de forma más o menos pública, que la losa que caía sobre el dictador muerto era una losa que se nos quitaba de encima a todos.



    10
    De: Anónima Fecha: 2005-11-21 11:46

    Pues no sé si sería champán o cava, más bien creo que era whisky o cognac. Pero si sé que fue unos años mas tarde, cuando se aprobó la constitución, cuando viví una auténtica explosión de alegría familiar, y no encerrados en casa precisamente. Entonces fue cuando vi por primera vez, y por última, a mis padres y sus amigos "alegres" y quedó una frase para la pequeña historia familiar. "Alvaro no cojas el coche ahora que luego vas a 100 por oro y te cascan una multa seguro"

    Y del día de la muerte de Franco recuerdo más que alegría en casa, un cierto alivio y mucha ilusión y espectativas ante un futuro, que efectivamente se veía incierto. Y creo que no hubo alegría por dos motivos: uno, porque no recuerdo ninguna circunstancia en que la muerte haya sido motivo de gran alegría y dos, porque "murió en la cama y en el poder" decían con un poco de rabia.

    Va a ser que somos de la misma clase social, a parte de ser de la misma quinta o casi, Pez :)



    11
    De: ElPez Fecha: 2005-11-21 11:51

    ¿Vintage 1962, Anónima? Puede ser: de esos años recuerdo el pluriempleo paterno, los sobres con el dinero de cada semana que mi madre estiraba para que pudiera dar abasto con lo que cuatro churumbeles comían y gastaban, la llegada de la tele y del 600, las vacaciones de pueblo y con el padre haciendo de Rodríguez, las protestas estudiantiles en las que un hermano mayor nos implicaba a todos los demás... el cava, sin embargo, no. Imagino que más de un brindis de esos días, eso sí, fue para que la dictadura se acabara del todo.

    ¿No te acuerdas de aquellas semanas con el parte médico abriendo las noticias? Qué agonía...



    12
    De: Anónima Fecha: 2005-11-21 12:11

    1965.

    Y bueno en casa no había pluriempleo paterno, pero mi madre, abogada, trabajaba, lo que era bastante raro. Eso si de funcionaria, que en los bufetes todavía no habían asimilado lo de las mujeres profesionales. Y sacó una de las dos oposiciones que estaban abiertas a mujeres: Técnico de Información y Turismo. De aquella las mujers no podían Juez, ni Notario ni nada que no fuera TIT o no sé que otra oposición.

    Y eramos solo dos hermanos (estoy todavía impactada por la foto de la familia numerosa que ha puesto el osito).

    En cuanto a la tele, mis padres fueron un poco radicales y no la compraron hasta los años 90 y entonces casi le ponían las plantas delante como el Papá de Mafalda :)

    Del 600 si que me acuerdo muy bien. Cuando cumplí 18 años me lo prestaron en exclusiva hasta que me compré mi primer coche. Ahora lo tiene mi hermano en forma de piezas integradas en el 600 de mi tía... y le ponen notitas ofreciendo comprarselo en el parabrisas.

    Y no me acuedo bien de los partes médicos, mis primeros recuerdos políticos son de caundo se cargaron a Carrero Blanco.



    13
    De: curro Fecha: 2005-11-21 17:10

    Recuerdo la cara del bodeguero, en Barcelona, ¿pero que pasa hoy ? se me está terminando el champan - entonces llamaban así al cava-



    14
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-21 20:10

    Bueno curro, pero eso debió de ser en su bodeguero de usted porque al bodeguero del Pez al parecer no le llevaban champagne por aquellas fechas (¡vaya cara que tiene el Armentia!).

    Bueno, a lo mejor sí que se lo llevaban pero no estaban por la labor de tomárselo a cuenta de la muerte del dictador y por eso no lo recuerda asociado al histórico evento.

    Sabe usted curro, es que el Pez recuerda aquella fecha con el temor y el miedo, que acompañaban al estar metido en casita esperando a que otros decidieran el tipo de país que querían, mientras otros estábamos en la calle corriendo delante de unos grises que no se andaban precisamente con muchas contemplaciones.

    ¡Pobre Pez!, él de clase tan humilde tan humilde, que no les llegaba ni para una miserable botella, no ya de champagne sino de sidra el gaitero, y otros ahorrando de donde no había -entre otras cosas nunca hubo un 600 de esos ni nada parecido- para poder brindar por el exilio infinito en el infierno de Dante del defenestrado patascortas.



    15
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-21 20:15

    No estaban los ánimos para brindis, realmente, por más que se sintiera, de forma más o menos pública, que la losa que caía sobre el dictador muerto era una losa que se nos quitaba de encima a todos.


    No estarían los suyos de usted porque los de quienes padecimos a ese hijo de puta directamente en nuestras carnes sí que lo estaban.



    16
    De: alorda Fecha: 2005-11-21 22:15

    Aquella mañana me despertó mi madre con la noticia esperada. Y que no había clases. Me quedé un rato en la cama y fui a media mañana a la universidad. A ver el ambiente. Que estaba más tenso y enrarecido que nunca. No sólo estaban los edificios cerrados, sino que poco después de las nueve de la mañana habían aparecido los grises, rodearon las escalinatas de la Facultad de Ciencias, detuvieron a todos lo que allí estaban y se los llevaron. Como casi todos los días, ese también había convocada “Asamblea General”. Pero esta vez se había muerto Franco. La sensación de incertidumbre de la sociedad española se convertía en los responsables de la dictadura directamente en miedo. Y todas las dictaduras buscan compensar su miedo con brutalidad.

    Entre los detenidos había estudiantes comprometidos con el antifranquismo y quizá otros simplemente puntuales o curiosos o empollones desinformados. Los trasladaron a la cárcel donde permanecieron un mes, se les aplicó la legislación antiterrorista y el fiscal les pidió seis años de cárcel. La amnistía los libró del juicio. Pero figuró –ahora no sé- en sus antecedentes todo este episodio y tuvieron problemas inesperados: denegación de pasaportes o prórrogas de mili…

    Con Manuel Fraga Iribarne de Ministro del Interior las cosa siguieron igual: compañeros detenidos y torturados, Montejurra, Vitoria, etc.

    ¿Igual? Más bien fue una continuidad de pequeños cambios, lentos para nuestra impaciencia. Rápidos para los inmovilistas. Una constante evolución que en 30 años ha cambiado la sociedad enormemente. Aunque no perdamos el espíritu crítico con la situación actual, aquello era indigno, atrasado, inmoral y, aunque parezca poco insulto, era gris, muy gris. Sin brillo ni gracia.

    Tanto la familia de mi padre como la de mi madre perdieron la guerra. Eso, los que la terminaron con vida. Mi abuela no logró por poco tiempo una de sus voluntades, tantas veces expresada ante la tele: “Ay, que no lo veré muerto”. No lo vio.
    Pero tampoco hubo champán. Ni nadie lo tomó a nuestro alrededor. Creo que es una frase acuñada después. Entonces se tomaba sólo en las bodas y en Navidad.

    Esa tarde pensé que los días de vacaciones forzosa iban a enfriar la relación de pasillo que tenía entre clases con aquella compañera sonriente y chata de matemáticas. Así que la llamé y quedamos. Fue lo mejor de aquel día. Y se convirtió en lo mejor de los siguientes años.



    17
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-21 23:06

    Menos mal que gracias a Don Criticón se acabó el dictador, vino la democracia y todos fueron felices pim pon. Cómo luchaba él, cómo abanderaba plataformas ciudadanas, cómo ese verdadero hijo de la democracia nos salvó, y nosotros sin reconocérselo.

    Eso, Besuguito, siga usted con sus memorias de pequeñoburgués, que lo que vale es la heróica lucha de Don Criticón.

    O al menos, eso es lo que nos quiere vender este sujeto. ¿No le pidieron antes pruebas?



    18
    De: ElPez Fecha: 2005-11-21 23:36

    Don Criticón, sigue tan mal encarado como siempre, pero ya sabe, por aquí somos magnánimos con los problemas personales de la gente. Nada humano nos es ajeno, ni el champán... ajeno, quiero decir.



    19
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-22 10:17

    Como no van a ser magnánimos por aquí con los problemas personales con la cantidad de ellos que acumulan ustedes mismos sobre sus espaldas.

    Mire besuguito (como le tilda el Anónimo), a mí no me la pega con esos aires de progresismo de conventillo con que pinta la cara de sus posts "sociales", que nunca proletarios.

    En España, como en todos los países del mundo, hay quien vive sumido en el miedo y esperando a que sean otros los que tiren el muro para luego subirse sobre los escombros y sacarse la foto. Esos son sus recuerdos pero no los míos ni los de otra mucha gente que tuvimos la suerte de salir a la calle a pedir un cambio y, por supuesto, a beber ese champagne que a los suyos les debió de parecer tan prohibitivo como para destinarlo a un fin tan mundano.

    No sé si me entiende. Bueno, seguro que sí que me entiende y si no pídale a su amigo el anónimo que se lo explique que seguro que él sí que sabe de lo que hablo.



    20
    De: Anónima Fecha: 2005-11-22 10:42

    Don Criticón,

    Mi familia no es proletaria, es una familia de profesionales que viven de su trabajo, ingenieros, abogados, médicos, etc... Pero no parecía que se tratara de hacer un concurso de a ver quien es más proletario que quien. Franco no solo perseguía a los proletarios. Perrseguía a todo aquel que no pensara como él. Los poetas, por ejemplo, también eran perseguidos. Mi abuela publicaba en México, porque su obra aquí estaba censurada. Y estuvo muchos años condenada a ser ama de casa, porque la represaliaron al terminar la guerra y ya no pudo seguir ejerciendo en su puesto de maestra ganado por oposición. Hubo hermanos y primos suyos que murieron en las cárceles franquistas o a consecuencia de su estancia en ellas.

    Mi bisabuelo, médico pediatra, no sea que tampoco era proletario, tenía su casa en una calle céntrica de Madrid y las fiestas de guardar, durante un tiempo después del final de la guerra, le detenían y pasaba la noche fuera de casa por negarse a poner la bandera nacional en las ventanas.

    Por otra parte, al morir Franco, la gente que se había opuesto a él pasó miedo, sí. La situación era muy incierta y como dice alorda hubo coletazos del franquismo que amenazaban sobre todo a los anti-franquiestas "conocidos".

    En cuanto a lo que usted cuenta, pues no acaba de cuadrar. Yo recuerdo ir a reuniones de CCOO de niña, aunque probablemente ya fuera después de morir Franco. Allí si había proletarios auténticos, me puede creer. Pero no recuerdo que el champán fuera una bebida popular por esos lares. Los proletarios, al menos lo de las cocos que yo cooncí entonces, nunca brindaban con champán.

    Por otra parte, cuando se murió Franco, nadie tiró ningún muro. Esto no fue Berlín 1989. Nadie se sacó una foto. Franco murió en la cama y en el poder, dejándolo todo atado y bien atado ¿se acuerda? No hubo manifestaciones multitudinarias pidiendo un cambio ni bebiendo champán.

    Por lo menos eso recuerdo yo, eso me han contado y eso he leido. ¿podría usted poner alguna referencia a alguna fuente donde estén documentadas esas manifestaciones en las que dice que tuvo la suerte de participar bebiendo champán el 20 de noviembre tras la muerte de Franco?

    Nunca es tarde para aprender algo nuevo, pero me perdonará si, hasta que vea esas imágenes de manifestantes en la calle pidiendo un cambio el 20N y bebiendo champán, dude de que las cosas sucedieran así.



    21
    De: ElPez Fecha: 2005-11-22 12:18

    Por supuesto, D. Criticón, que a usted, como en la mili, el valor se le supone. A los demás, sin embargo, nos hurta siquiera tal suposición.

    ¿Proletario? Ah, qué interesante. ¿Progresismo de conventillo? Más interesante aún.

    Puede darle cuantas vueltas quiera, pero los textos están ahí: si usted quiere ver sus fantasmas, es muy libre de ello, pero ya le dije que sus afirmaciones, por lo extraordinario, necesitarían de pruebas con el mismo carácter.

    Mire, que su juego está siempre muy claro: leña al mono hasta que hable inglés. Pero ese mono (este pez, de hecho) ya hablaba inglés antes. Así que no hace falta que se enrabiete.

    Si hubiera compuesto un texto en el que comentara cómo a mi alrededor se hablaba entre corrillos de la revolución, se jaleaba la muerte del dictador, usted habría llegado diciendo que era una impostura, que de eso nada.

    Como lo uno y lo otro fueron caras de la misma moneda, como hubo brindis y hubo miedo, qué quiere que le cuente. ¿Pretende que nadie vaya enseñando los antiguos carnets o atestiguando los moraos de las hostias de las porras de los grises, como si eso fuera ahora la carta de una necesaria ciudadanía de izquierdas? Ande, a otro perro con ese hueso, que no cuela.

    Eso sí que son ínfulas de pequeño burgués resabiado. Míreselo, hombre, míreselo, por favor.



    22
    De: Yabba Fecha: 2005-11-22 17:02

    Por no mencionar que El Pez, a sus 13 años, como yo a mis 9 por entonces, no podía ser muy sospechoso de actividad política, en uno u otro sentido. Digo yo.

    A mi me hace gracia la manera de criticar del tal Don Criticón. No seré yo el que denigre la crítica, ni mucho menos, pero con criterio. Uno diría que en la amplia gama de comentarios que ElPez publica en su blog debería haber alguno que pudiese resultar pasable hasta para todos. Pero no... Don Criticón critica lo que sea.

    ¿Que es de ciencia? Pues crítica al canto. ¿Que se piden derechos? Pues vale, pero con esta sutil corrección que incluye Don Criticón para que jamás nada sea correcto. Se escribe algo sobre la muerte de Franco y ya encuentra Don Criticón una manera de decir que muy bien, pero que él lo haría mejor. Que está de acuerdo pero sin estarlo, y que ser proletario consiste en beber champagne (o como decimos los menos pedantes, champán).

    Y a mi que me suena a manía contra un personaje y a criticarle todo lo que diga por sistema... no sé, será que soy susceptible. Pero apesta.

    El sistema de salud español incluye ciertas prestaciones para la ayuda a aquellos que presentan síntomas tan compulsivos. Le aconsejo que pida ayuda, algún equipo de profesionales (bastante numeroso) podrá sin duda mejorar su calidad de vida.



    23
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-22 17:47

    No hay tal compulsión Yabba. Tan sólo existe hartazgo hacia la gente que adopta solamente de boquilla posturas de eterno "queda bien".

    Cuando el Pez escribe algo con lo que estoy de acuerdo, sencillamente me abstengo de hacer comentario alguno.
    Es bien cierto que no hago como otros que entran a darle palmaditas en la espalda y a decirle lo bien que lo ha hecho y lo apuesto que es. No es mi estilo ni la zalamería ni el peloteo (tan habitual, dicho sea de paso, por estos blogs de Dios).
    Cuando algo no me gusta, en cambio, se lo digo a las claras y no me lo callo, como me consta que hacen otros. No me lo callo, sencillamente, porque considero que no sería moral el hacerlo con alguien a quien se aprecia. También, debo reconocer que disfruto con la polémica entablada con el Pez. Los comentarios del blog me dan, en este sentido, una posibilidad que un artículo de opinión me negaría, así que sencillamente la aprovecho.

    En realidad debería decir que disfrutaba de la discusión porque el Pez cada vez aporta menos argumentos y recurre más al ad hominem (debe ser una deformación característica de su profesión de contertulio) contra cualquiera que se atreva a llevarle la contraria.

    Mire Yabba, un blog es un foro en el que se discute, charla e intercambia conceptos y conocimientos. No es un patio de comadreo en el que se le rien las gracias a quien tiene la autoría del mismo incluso cuando lo que dice no tiene gracia.

    Espero haberme explicado de un modo claro.
    En esta ocasión, el Pez nos contó su película y yo conté la mía.
    Al parecer no le gustó que fuesen diferentes y que yo lo achacase a la clase social (por cierto, sin decir quien ostentaba una u otra el se dió automáticamente por aludido en el papel de burguesito). De ahí procede todo el tingladito.

    Yo aprecio al Pez y a veces me duele que, con la capacidad intelectual que tiene, haga unos análisis tan pobres y tan ideologizados por posturas progres de conventillo (que no progresistas) que dan ganas de vomitar.
    Compruebo, una y otra vez, que no le gusta que se lo eche en cara pero lo hago y seguiré haciéndolo porque le aprecio y yo a quienes aprecio no puedo dejar de decirles lo que no me gusta de sus actuaciones.



    24
    De: Yabba Fecha: 2005-11-22 17:59

    Sinceramente tenemos una forma bastante diferente de entender el aprecio. Espero que ElPez conozca su identidad para así informarme debidamente si alguna vez tengo la mala suerte de coincidir con usted : aprecios así son letales.

    Coincido en que a la persona que se aprecia se le debe mostrar aquello en lo que pensamos que está equivocado, pero los que somos amigos solemos tender a expresar esas cosas en privado. La exposición pública suele provenir de enemigos, y cuando no se para en detallitos como la descalificación, peor me lo pones.

    Gracias por tácitamente incluirme entre los que según usted practican el peloteo al decir que algo que haya escrito Javier nos ha gustado. Veo que su celo criticador no se extiende a la alabanza sincera. Tal vez sea porque la crítica tampoco alcanza a ser sincera.

    Y no me explique lo que ha escrito, le ruego. Por suerte me han educado bien, y aparte de escribir sé leer y entender lo que leo. Y lo que continuadamente le leo es una voluntad de criticar por criticar, buscando el mínimo detallito o resquicio que le permita meter el dedo en el ojo.

    Y se lo digo porque NO le aprecio : esa actitud es molesta, aburrida de leer para el resto de usuarios del blog, y bastante rastrera. Por supuesto está en su derecho de hacerlo, y yo estoy en mi derecho de abominar de ello y decir lo que pienso.

    En cuanto a las posturas progres de conventillo, creo que todos esperamos con ansiedad un blog suyo de usted o espacio público similar donde podamos ver cuán auténticas son sus posturas comparadas con aquellas que critica. Digo yo que tal ejercicio de autoridad en la crítica vendrá sustentado por una capacidad enorme (aunque tal vez algo soberbia). Muéstrenos donde podamos comprobarlo, caso contrario habrá que deducir que sus talentos se extienden solamente al terreno de la crítica destructiva.



    25
    De: Anónima Fecha: 2005-11-22 18:22

    Don Criticón,

    Sigo esperando esas fuentes que demuestren que el 20N justo depués de la muerte de Franco hubo manifestaciones de gente pidiendo un cambio y brindando con champán.

    Y si, como dice usted, un blog es un sitio donde se intercambian conocimientos estaoy deseosa de aprender de sus aportaciones.

    Espero que usted no sea como dice que es El Pez.Seguro que no se pude decir de D. Criticón que "cada vez aporta menos argumentos y recurre más al ad hominem (debe ser una deformación característica de su profesión de criticón) contra cualquiera que se atreva a llevarle la contraria."

    Y en serio, que me interesa saber si de verdad hubo esas manifestaciones y esos brindis públicos por el cambio el 20N, no me deje en la ignorancia. Por favor.



    26
    De: curro Fecha: 2005-11-22 18:33

    A mi El Pez, me cae de puta madre bebiera o no champan en su dia.



    27
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-22 18:52

    Para acusar a otros del ad hominem, D. Criticón podía recurrir un poco menos a esa (entre otras) falacias, y demostrar mínimamente sus afirmaciones.

    Lo mismo guarda fotos de ese periodo revolucionario y todo, y nos lo coloca en alguno de sus fotoblogs... sería un detalle, ya que Anónima lo ha solicitado con tanta educación. Me temo que no.

    Lo más divertido es cómo ahora pretende poder tirar la piedra y esconder la mano, como si el hecho de que yo no me quede callado ante sus provocaciones sea prueba de que él tiene razón. Bien sabe, D. Criticón, que eso no cuela. Como tampoco cuela cuando usted va deslizando sus juicios de valor con la tramposa intención de echar más leña al fuego. ¿Qué tiene que ver que colabore de tertuliano en varios programas con mi capacidad de nada?, por ejemplo... Una vez más, debería tener la decencia de establecer su tesis, demostrarla con argumentos adecuados y entonces le podría llegar a dar la razón -o no-. Con la insinuación, el pretendido insulto (a nadie le es ajeno que eso de llamar a alguien "tertuliano" tiene intencionalidad no simplemente descriptiva, no me empiece ahora a enredar de nuevo) y demás artimañas, no va a llegar a ningún lado.

    Le propongo algo más sencillo: recuperemos el tema. Yo simplemente comenté mis recuerdos de aquel día de hace 30 años. Y en mi casa no se brindó con champán, se vio la tele, se escuchaba la radio... ¿Dije en algún momento que eso había sido todo lo que había sucedido en todos los hogares de todo el Imperio? En absoluto. Usted recordaba (relea su comentario 5) otras cosas diferentes (brindis, manifestaciones, y nada de luto). Insinuaba (no lo afirmaba al colocarlo entre interrogaciones, aunque ciertamente era una interrogante un tanto retórica, no me cabe duda) que tales diferencias en los recuerdos, acaso en los hechos vividos, se debían a la diferencia de clase social.

    Desde entonces le solicité que demostrara tal conexión causal. Algo que, por más que haya seguido llenando párrafos, no ha tenido a bien cumplimentar.

    ¿Lo hará?

    Ah, claro, estas son mis cosas de conventillo progre... Para usted es preferible la impunidad del comentarista pretendidamente anónimo.

    Pues vale.



    28
    De: ElPez Fecha: 2005-11-22 18:55

    Obviamente, el comentario anterior (27) era mío. Como me pasa habitualmente e intento corregir, se me olvidó rellenar los campos...



    29
    De: Suminona Fecha: 2005-11-22 23:26

    "Yo aprecio al Pez [...]"

    Debería mirárselo. Quizá aún esté a tiempo...



    30
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 00:34

    Yabba, no existe rítica constructiva ni crítica destructiva. Existe la crítica a secas y dependerá de la actitud de quien la reciba el que se convierta en destructiva o en constructiva.
    Hablar de constructiva o destructiva (podríamos decir desconstructiva, que es un término más de moda) con relación a una crítica no es más que una falsa dicotomía, empleada por quien pretende justificar sus críticas ante quien no sabe aceptarlas. No es mi caso. Yo critico a las claras lo que no me gusta. En la virtud de quien las recibe está el saber aprovecharlas o despreciarlas.

    El Pez cree conocer mi identidad, lo que me reconforta y tranquiliza por cuanto me permite seguir diciéndole las cosas a las claras, sabedor de que él "sabe" quien se las está diciendo.

    Cuando alguien publica algo, es decir, lo expone públicamente, al mismo tiempo se está exponiendo en público, con todo lo que esto conlleva, incluyendo la crítica pública de sus escritos. No veo porqué debería criticar en privado algo que el Pez ha considerado que debe hacer público.

    No considero en el momento actual entre mis prioridades la de escribir un blog. No creo tampoco que se me cediese un espacio para hacerlo y lo que es con los blogs anglos no consigo aclararme. Por consiguiente, dudo que en un plazo inmediato pueda usted leerme. Le reconozco que tampoco tengo espíritu de bloguista pues no dispongo de esa impudicia necesaria para publicar (en el sentido anterior de hacer públicos) mis pensamientos.

    Efectivamente Yabba, le englobo entre los que algunas veces pasan la mano sin añadir nada de valor en sus apreciaciones y aprecios hacia el Pez. En su honor debo decirle, no obstante, que es uno de los comentaristas armentianos a quien con más gusto suelo leer. Como puede ver, aunque no le conozco mas que por sus comentarios, yo SÍ que le aprecio, aunque mucho menos que al Pez.
    Saludos



    31
    De: Anónima Fecha: 2005-11-23 00:48

    Pero Don Criticón, yo no le pedía que hiciera públicos sus pensamientos, solo las fuentes en las que poder contrastar el asunto ese de las manifestaciones con champán.

    Y si es por problemas informáticos, estoy a su entera disposición para ayudarle a subir fotos o documentos. Por otra parte no se crea, blogger (www.blogger.com) tiene el nombre en inglés pero la interfase está en español y hay muchos españoles a los que consultar dudas. Nosotras tuvimos el blog ahí hasta hace poco que nos vinimos para blogalia, pero a mi todavía no se me ha olvidado como funciona aquello. Y también está blogia en español.

    Todo sea por contrastar si mis nebulosos recuerdos de infancia y lo que me contaron mis padres y mis abuelos se corresponde a la realidad histórica o no.

    Gracias una vez más por su atención :)



    32
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 00:56

    Anónima interlocutora, desgraciadamente, como no soy fetichista, no conservo los tapones fechados de cada botella de champagne, champán o cava que he tomado a la salud de alguien o, sencillamente, como es el caso, en celebración de un óbito.
    Puedo asegurarle, no obstante, que no fuí el único que brindó por la muerte del dictador (si se fija bien, en este mismo hilo de comentarios, hay quien ha afirmado que su bodeguero se quedó ese día sin cava).

    Además, si la anterior anónima (no sé si es usted misma) nos comentaba que en su casa se brindó y achisparon en celebración de la Cosntitución española ¿porque no se pudo brindar en la mía, y en otras muchas, por la tan esperada muerte del dictador?

    Finalmente, lo de las manifestaciones tras la muerte del dictador lo escribe y afirma usted que no yo.
    Yo asistí a altercados, barricadas y disturbios urbanos (en aquella época lo de las manifestaciones era una quimera compañera) antes y tras la muerte del patascortas. Supongo que en cualquier periódico de la época, cuyos fondos estén archivados, podrá usted recoger alguna noticia sobre el tema si bien, por principio, solían tender a silenciarlas.

    http://www.lahaine.org/espana/20n01_luchar.htm

    "La Haine. 12/11/02.- Como cada año, junto al 20 de noviembre [día en que murió Franco, en 1975] se suceden las manifestaciones de repudio tanto a la pasada dictadura fascista de Franco como a la actual dictadura neoliberal del PP y PSOE. Este año desde Madrid, corazón del fascismo español, La Haine dará voz -cubriendo en directo la movilización- a los madrileños que denuncian en la calle el franquismo de ayer y de hoy.


    Si se fija bien, escriben "Como cada año". Seguro que puede seguir recabando datos sobre este particular.

    A propósito. Debo reconocer que también brindé con champagne cuando volaron a Carrero Blanco por los aires. Eran otros tiempos y el ejercicio de la violencia dentro de un sistema dictatorial y fascista no estaba ni social ni personalmente tan cuestionado como hoy en día.
    Saludos



    33
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 01:03

    Suminona, a pesar de los pesares y de que él me trate continuamente como troll (debe tener síndrome de Pinocho e intenta silenciar a su Pepito Grillo particular, cada vez que se le dice algo que no le gusta) debo reconocer que sí que aprecio al Pez.

    Es más, para demostrárselo le voy a dejar aquí un nuevo enlace de blogs para que lo ponga entre sus preferidos. A buen seguro que, por su temática, se convierte en uno de los más visitados por nuestro anfitrión.

    Va por y para usted Pez

    Enlace a la casulla de San Ildefonso



    34
    De: Yabba Fecha: 2005-11-23 01:06

    Llámelo como quiera, póngale si quiere bonita floritura y mucha literatura : sigue siendo usted un tocapelotas de cuidado.

    Que repito, está en su derecho. Pero a mi también me puede parecer pesadísimo e inaguantable. Y lo llame como lo llame, incluso aunque le parezca "aprecio", la sensación que da al lector es de que tiene un conflicto personal y lo trae a donde no procede.



    35
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 01:07

    Enlace a la casulla de San Ildefonso

    Por cierto Pez que menuda coincidencia biográfica la suya:


    "Cualquiera tiempo passado"
    El año de la muerte del general felón tenía yo trece años, una bici Orbea de cuadro holandés (de chica, decían, y se me llevaban los diablos) y las hormonas desdichadas de que no supiera yo darles soltura, infortunada carestía que solucionó el Mori cuando nos llevó, a Pepe Luís, Pedro Luís y a mí, a la fuente de Las Adelfillas y nos catequizó sobre el modo... sigue...



    36
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 01:17

    Curro


    A mi El Pez, me cae de puta madre bebiera o no champan en su dia.


    A mí también Curro, me cae el Pez de puta madre bebiera o no bebiera.

    Como veo que nadie se percata del sentido de mi crítica (ni el mismo Pez, que parecer tener querencia a quedarse con las hojas del rábano) le diré que esta procede del hecho de observar que este post del Pez no se diferencia en nada de aquellos en los que un adolescente nos cuenta como le ha desvirgado su vecina o, en el mejor de los casos posibles, la madre de su vecina.

    El Pez nos expuso su experiencia vital (perfectamente obviable, ajustándose en esta ocasión al lema de la mancheta que preside esta bitácora) y yo le contrapuse la mía.
    Al Pez le enrabietó el que yo sugiriese lo de las diferencias de clase social y es que no hay cosa que más le joda a un progre o a un burgués progre que el que le tilden de tal.
    Como ya he dicho yo aprecio su capacidad y son posts como el que nos ocupa los que deslucen su labor que, a mi entender, debiera ser más divulgativa, más crítica y menos recursiva al prejuicio o al estereotipo y a la banalidad.
    Sin más.
    Saludos.

    Y Yabba, ya sé que puedo ser tomado por tocapelotas pero ese ha sido el riesgo que siempre hemos corrido los críticos y que asumimos cuando ejercemos nuestra actividad (¿Cuantos amigos cree que ha hecho Borjamari en estos tiempos?) ;)



    37
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 01:30

    Mi muy estimado Pez,

    Espero que mi comentario anterior (el 36) sirva de respuesta a su escrito


    Le propongo algo más sencillo: recuperemos el tema. Yo simplemente comenté mis recuerdos de aquel día de hace 30 años. Y en mi casa no se brindó con champán, se vio la tele, se escuchaba la radio... ¿Dije en algún momento que eso había sido todo lo que había sucedido en todos los hogares de todo el Imperio? En absoluto. Usted recordaba (relea su comentario 5) otras cosas diferentes (brindis, manifestaciones, y nada de luto). Insinuaba (no lo afirmaba al colocarlo entre interrogaciones, aunque ciertamente era una interrogante un tanto retórica, no me cabe duda) que tales diferencias en los recuerdos, acaso en los hechos vividos, se debían a la diferencia de clase social.

    Desde entonces le solicité que demostrara tal conexión causal. Algo que, por más que haya seguido llenando párrafos, no ha tenido a bien cumplimentar.

    ¿Lo hará?

    Ah, claro, estas son mis cosas de conventillo progre... Para usted es preferible la impunidad del comentarista pretendidamente anónimo.


    Por cierto Pez, le concedo que usted no bebiese champán (nunca champagne ¡Dios nos libre!) por su corta edad aún para darse a los placeres del alcohol espirituoso. También le concedo que usted no saliese a manifestarse ni a altercar públicamente porque no era cosa de hacerlo en pantalón corto. Le concedo asímismo que recuerde aquel evento con temor y miedo ante lo desconocido (tendré en cuenta que usted no había padecido el temor ni el miedo ante lo conocido).
    ¡Ahora sí! lo que no le concedo es que no sea usted un progre de conventillo porque cosillas como esta no son de freak sino de burgués progre.



    38
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-23 01:33

    Don Criticón (5):

    Tampoco recuerdo que fuesen días de encierro.
    Por contra sí que recuerdo alguna manifestación, de esas de kale borroka que les dicen hoy en día, con los grises tras nuestros talones.


    Don Criticón (14)

    Sabe usted curro, es que el Pez recuerda aquella fecha con el temor y el miedo, que acompañaban al estar metido en casita esperando a que otros decidieran el tipo de país que querían, mientras otros estábamos en la calle corriendo delante de unos grises que no se andaban precisamente con muchas contemplaciones.


    Don Criticón (19):

    Esos son sus recuerdos pero no los míos ni los de otra mucha gente que tuvimos la suerte de salir a la calle a pedir un cambio y, por supuesto, a beber ese champagne que a los suyos les debió de parecer tan prohibitivo como para destinarlo a un fin tan mundano.


    Pongo las citas anteriores porque a lo que se ve las interpreté mal.

    Por ejemplo, en el comentario 4, si se fija, es usted él que habla de manifestaciones. Bien es cierto que luego habla de salir a la calle. Espero que me excuse si yo no supe ver como iba usted matizando su postura y seguí hablando de manifestaciones.

    También en el comentario 19 parece que salieron a la calle a pedir un cambio y a brindar. Ahora veo que quizá lo interpreteé mal y que no se brindaba en las calles como, pongo por caso, cuando celebramos el fin de año en al Puerta de Sol. Y que a mi me parecía poco creíble en el ambiente de la época tal y como lo imagino. En lo de que se brindara en muchas casas, efectivamente estamos de acuerdo.

    Tampoco me parece muy creible que se brindara con champán. Me parece que en la época, tal y como la recuerdo yo, el champán no estaba tan de moda como ahora y que hablar de brindar con champán es un poco anacrónico. Pero igual me equivoco.

    También me parece que el 20N no fue un momento de explosión de alegría, ni de lucha por el cambio, si no un momento de mucha preocupación, incluso miedo, y muchas esperanzas.

    Y la verdad, lo que usted me dice, no me ha hecho cambiar de opinión.

    Pero le agradezco la contestación :)

    PD: Y si soy la misma Anónima, en esta historia y en prácticamente todas las de blogalia. ¿Es usted el mismo D. Criticón en todos los comentarios? Porque esto es internet, y en realidad no está muy claro con quien discutimos ni siquiera cuando están el nombre y los apellidos. Y ya sé que mi nick parece un poco genérico, pero descubrí hace ya mucho tiempo que salvo circunstancias muy puntuales, me vale para identificarme tan bien como cualquier otro. A mi también me sorprende :)



    39
    De: Anónima Fecha: 2005-11-23 01:42

    Bueno soy la misma Anónima, menos cuando me olvidó de rellenar el formulario y sufro un cambio de sexo como en el comentario 38 :D



    40
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-23 01:56

    Hola Anónima,

    En la cita 4 hablo de Manifestaciones de tipo kale borroka o, lo que es lo mismo, de altercados callejeros.
    Las manifestaciones (siempre ilegales, por supuesto) vendrían más tarde y serían reprimidas brutalmente.

    La cita 19 efectivamente la interpretas ahora bien. Las celebraciones o, mejor dicho, brindis por la muerte del dictador fueron realizadas dentro de muchas casas (a nuestro ultramarinista de confianza también se le acabó el champán) y las botellas llevaban semanas esperando (incluso recuerdo una vecina cuya botella vivió con ella unos cuantos años -desde la fecha exacta en que murió su marido hasta la muerte del dictador).

    Se equivoca Anónima. El champán en aquella época, por lo menos en mi localidad, era bastante habitual en bodas, cumpleaños, bautizos y cuando ganaba el equipo local algún campeonato importante.

    El 20N, en mi localidad, los republicanos y antifascistas varios salimos a la calle a sonreirnos mutuamente cuando nos cruzábamos por las aceras. Y claro que había miedo pero algunos nos lo guardábamos muy adentro en aquellas fechas en las que ir de a más de tres por las calles se consideraba motivo de retención y/o detención por reunión ilegal.

    En cuanto a si soy el mismo Don Criticón de todos los comentarios, debo decirle que lo intento pero hay quien se ha apropiado en diversas ocasiones de mi Nick para decirle al Pez algunas cosillas que yo no suscribo.
    De cualquier forma, en esta ocasión sí que soy el Don Criticón de "marca". ;)
    Saludos y de nada

    Por cierto, en esta ocasión compruebo que es usted Anónimo en lugar de Anónima. Lo que hacen los cambios vertiginosos de sexo. ;)



    41
    De: MacCano Fecha: 2005-11-23 02:00

    Je, yo tenia dos añitos por aquel entonces y recuerdo bien poco, el funeral por la castellana en la tele y mucha algarabia en casa. Lo que si recuerdo es a mi padre gritando por toda la casa que hicieramos las maletas que nos largabamos de España el dia que Tejero dio el golpe...XDDD

    Anyway, como algunos no se controlen y tengan un poquito mas de educación vamos a volver a lo de antes, por que visto lo visto en la situación politica de este pais, es mejor mirar para otro lado y suspirar.



    42
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-23 03:48

    Ah, las manifestaciones fueron después. Si con suerte vamos a lograr que hasta D. Criticón se centre y todo. Es decir, que el 20/11/75 fue el champán en casa, y el paseo con sonrisas cómplices. Las manifas y mogollones, luego. Bien, vamos aclarando. Ahora también reconoce que había miedo. No, si al final va a resultar que Besuguito no estaba tan equivocado en sus memorias de petit bourgeois.



    43
    De: Don Criticón Fecha: 2005-11-25 13:16

    Hubo manifestaciones antes (también participé) y después de la muerte del dictador, que son las que nos ocupan, mi muy estimado bocazas Anónimo. Son las que nos ocupan porque el post del Pez trata de la jornada en la que estiró la pata el susodicho y no del franquismo propiamente dicho.
    Y por supuesto que había miedo pero en algunos más que en otros, como suele ser habitual. El Pez solamente recordaba el miedo de aquella jornada. Yo no recuerdo miedo sino sensación de alivio, felicidad y esperanza en que la lucha nos llevase a alcanzar la democracia que posteriormente vino aunque esperábamos que fuese de la mano de la Tercera República y no de una Monarquía con línea sucesoria impuesta por el dictador.
    Oiga Anónimo defensor del Pez a ultranza ¿y cuales son sus recuerdos? ¿Tal vez el del miedo de que se les acababa el chollo?



    44
    De: Anónimo Fecha: 2005-11-25 17:25

    Post 40 : " Y claro que había miedo "
    Post 43 : " Y por supuesto que había miedo "
    Post 43 : " Yo no recuerdo miedo "

    ¿En qué quedamos?



    45
    De: Yabba Fecha: 2005-11-25 17:25

    Oooops, me colé.... el de antes era yo.



    46
    De: Morgan Fecha: 2005-11-26 23:35

    Hasta cuando en España vamos a vivir con el fantasma de Franco...

    En los años 80 conocí a muchos alemanes para los cuales Hitler era cosa del pasado...

    Sr. Pez, yo sí me acuerdo cuando Franco estiró por fin la pata ... usted... me reservo la franca duda ...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.129.162 (b85e250d77)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir