ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • Peter en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • Goñi en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Txarlii en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Xa2 en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Goñi en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Anónimo en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Peliculas 2016 en Regresión Y El Cine "Paranormal"
  • Inicio > Historias > De Nuevo Los IgNobel (R) - 2007 Style
    2007-10-05
    )

    De Nuevo Los IgNobel (R) - 2007 Style
    2007-10-05

    Como cada año, demostrando que a veces la ciencia tiene esos extraños pasillos en los que puede suceder casi de todo. Como cada año, los Annals of Improbable Research mantienen esta tradición en la que se demuestra que a la ciencia nada humano le es ajeno. Ni el sentido del humor. Lo que pasa es que los premios quedan devaluados cuando uno ve que el resto del mundo es más improbable y absurdo, también más innoble, especialmente esta parte española del mundo. Porque basta con mirar la prensa, escuchar la radio o ver la tele y comenzar a pensar que realmente todo eso que nos cuentan es realmente una enorme broma. Que las tertulias gasten más tiempo en discutir si un video paródico es un atentado terrorista poco más o menos, o en hacernos la lista de detenidos entre la cúpula batasuna, que por alguna extraña -y desconocida- razón se han convertido de un día para otro en delincuentes. Curioso, cuando les llamaban delincuentes desde hace años con las mismas y específicas leyes para llevarlos a la cárcel sin que eso realmente sucediera del todo. O que el país gire en torno a si es lícito o no vejar la monarquía, o que permite que una escritora sea cesada por no hablar con el acento que desean en una radio pública, o que se maravilla -o no- de que una niña sea escolarizada con un velo o sin él, mientras... no sigo.

    En cualquier caso, aquí están, en su decimosepta edición, premiando con el IgNobel (R) algunos suculentos pedazos de historias.

    La historia de la bomba gay ya la cubrimos por aquí hace unos meses. Tenía desde luego todos los elementos que permiten declararla una investigación límite, es decir, borde. Para ellos el IgNobel de la Paz. Lo que pasa es que debería haber sido premiada hace dos años, cuando realmente se dio a conocer la secreta investigación del Pentágono. Se ha hecho este año, cuando las televisiones y la blogosfera descubrieron el asunto. Así que considero que el premio debería haber hecho mención a esta atípica forma de llegar a ser noticia... que cada vez es más corriente. Signo de los tiempos.

    Destaco algunos otros premios, como una investigación académica de cómo tragarse una espada puede ser dañino para la salud. Cosa de los efectos secundarios, que mereció el IgNobel de Medicina. El resultado: suele producir irritación en la garganta. O la búsqueda de los principios en que se basa el proceso de "arrugamiento" de una sábana o cualquier tipo de hoja de cualquier tipo de material. Que las sábanas se arrugan es innegable -salvo que se haya añadido tal cantidad de almidón que las convierta en inarrugables del todo-. Pero pocos habían pensado que se podía investigar sobre la forma en que eso se produce (la pena es que la investigación básica no permite encontrar una rápida solución al problema: mañana tendré el mismo problema que siempre). Los medios argentinos andan celebrando que un estudio sobre el efecto la viagra (sildenafilo) tiene en el jet-lag de roedores de laboratorio haya sido reconocido este año con el Ignobel de Aviación. Realmente, no se dedicaron a facturar a los hamsters dorados en viajes trasatlánticos, sino que alteraban los patrones de luz y oscuridad en el laboratorio para intentar descolocarles los ritmos circadianos. Hablando de ratas, merece la pena destacar una investigación que demostraba que las ratas de laboratorio son incapaces de distinguir entre una persona que habla en japonés y una que habla en alemán al revés. No lo he probado, pero igual yo tampoco... Lo que sí distinguían las ratas, en un estudio de un equipo de psicólogos de la Universidad de Barcelona que ha merecido el IgNobel de Psicología, eran diferencias si les hablaban en japonés o en holandés. Como los simios y los bebés (humanos, cabe pensar).

    Si es que somos muy animales: una investigación de Cornell demostraba que, al menos para los estadounidenses, la sensación de saciedad está relacionada no sólo con las señales del sistema digestivo, sino también con la vista. El fondo de la glotonería, puesto al descubierto, ha merecido otra distinción. Y con un mecanismo delicioso: un tazón de sopa que podía ser llenado constantemente para mantener el mismo nivel, de forma que la persona que estaba tomando la sopa no era consciente de la trampa -que si no, no tiene gracia-. Frente a los que tomaban la sopa de un plato convencional, los que usaban el tazón-trampa comían un 70% más. (Si me hacen a mí eso, me matan: soy un sopa-adicto que necesita normalmente tres llenados del plato para sentir que ha sido suficiente, y por otro lado, educado en una casa en la que dejar un plato con comida era una especie de atentado a la raza humana en su conjunto, me habrían tenido comiendo sopa hasta posiblemente la muerte... o la explosión al estilo Monty Python).

    El IgNobel de Química se fue a Japón, para una investigación sobre cómo extraer vanillina no de la planta de vainilla propiamente, sino de los excrementos de vaca. La biología tuvo su sitio, con una investigación-inventario de la fauna y flora que puebla nuestras camas. Como decían en la ceremonia los responsables del trabajo, sobre todo constataron que "uno nunca duerme solo".

    Addendum: la noticia en El Periódico...

    2007-10-05 20:32
    Enlace | 5 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/52616

    Comentarios

    1
    De: Jabru Fecha: 2007-10-05 21:17

    Creo recordar que fué galardonado con un Ignobel aquel descubrimiento de la memoria del agua. ¿Para cuando el premio para la homeopatía?



    2
    De: ElPez Fecha: 2007-10-06 00:33

    Debería ser el premio "a dos siglos de tomadura de pelo"... ciertamente.



    3
    De: Evolutionibus Fecha: 2007-10-06 22:47

    Ayer mismito tuvo lugar la entrega de estos simpáticos galardones, cuyos ganadores siempre se quedan con la duda de si se están riendo de o con ellos...



    4
    De: Palimp Fecha: 2007-10-08 07:14

    Una de las ganadoras del IgNobel de psicología ha sido profesora mía. Me ha hecho hasta ilusión.



    5
    De: Alvaro [doocomo.com] Fecha: 2007-10-08 12:34

    Lo de extraer vainillina (el aroma sintético a vainilla) de los excrementos de vaca no me resulta tan extraño. En realidad la vainillina es un subproducto de la producción de papel(4-hidroxi-3-metoxibenzaldehído), así que supongo que se producirá a partir del procesado de la celulosa.

    Quizás fuese más interesante la idea de producir papel con excrementos de vaca ;-)



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.146.5.196 (f8ef7c9148)
    Comentario

    portada | subir