ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • male-sex-enhancer.com en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • crystlfnleys en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • robert en Infinitesimal Importancia (@SueltalaOlla)
  • christina en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • besiemrgns01 en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • real customer reviews en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • bella en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • eunice en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • mrycogwls en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • sbi balance enquiry number en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Inicio > Historias > Quark Celebra 2007 Año De La Ciencia
    2008-06-08
    )

    Quark Celebra 2007 Año De La Ciencia
    2008-06-08

    Quark, la revista de reflexión sobre la comunicación y la cultura científica editada por el Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra, publica un número especial (30-40) denominado CELEBRAR LA CIENCIA (2007 Año de la Ciencia). De interesante -y necesaria- lectura, se suma a las pocas opiniones que se han publicado sobre esta celebración del año pasado (Reveré recogió algunas hace unos meses, aportando también sus reflexiones: Reflexiones sobre la divulgación científica: E=m(o)c(ión)^2. El especial permite volver a analizar el tema, y además da una perspectiva necesaria, centrándose en las celebraciones del Año de la Ciencia barcelonés del que, aunque no se haya comentado demasiado, nació la convocatoria nacional (no se ha comentado demasiado que realmente Barcelona como ciudad del conocimiento es un proyecto trabajado y realizado desde hace bastantes años, y que planteó y planificó el asunto del año de la ciencia para 2007 con varios años en los que los gestores culturales y de otras áreas de la ciudad pudieron diseñar estrategias y acciones... algo que simplemente no existió en la convocatoria nacional, donde como siempre pasa, se pecó de oportunismo político y escasa planificación).

    En el largo comentario editorial titulado "Menos ladrillo y más inteligencia", Vladimir de Semir realiza un amplio análisis de las celebraciones de 2007, y del impacto en diferentes sectores. Por ejemplo, se sumerge en el asunto del "declive" del mundo de la información, situación en la que enmarca el escaso eco que la iniciativa tuvo:
    Por último, un aspecto que merece un tratamiento aparte y con detalle es la cobertura que los medios de comunicación han dedicado al Año de la Ciencia. Cuando hagamos con suficiente perspectiva el análisis cualitativo de lo que ha supuesto el Año de la Ciencia habrá que tratar sin duda el papel desempeñado por los medios tradicionales. En buena parte se detecta ya que han aparecido nuevos y potentes circuitos de información a los que accede un público motivado e interesado y que funcionan al margen de estos medios convencionales. Por otra parte, es patente que el interés de los medios informativos por las ciencias está basado en la actualidad en dar las más variadas noticias sobre el último descubrimiento, los avances espectaculares que los investigadores publican en las revistas de referencia y las más variopintas curiosidades que genera el mundo de las ciencias, pero carece de la capacidad de reflexión, análisis y crítica que requieren la difusión de la cultura científica.

    Esta tendencia no es más que el reflejo de la deriva y declive que estamos padeciendo en el mundo de la información. El mundo de las noticias está sometido a un fuerte terremoto. La forma habitual en que los ciudadanos y ciudadanas han accedido a la información –fundamentalmente: prensa de quiosco, radio y televisión– se ve sacudida por nuevas vías y soportes –webs, blogs, google/news y prensa gratuita– y por un gradual cambio de actitud del público respecto a la forma de consumir información y, en general, cultura. La utilización del verbo «consumir» en este contexto es plenamente deliberada porque refleja un profundo cambio de hábitos en nuestra sociedad, en la que el tradicional periodismo de intermediación entre los que saben y los que no saben está dando paso a simples proveedores de contenidos.

    El epicentro del terremoto está muy lejos de la superficie por lo que no es muy aparente para el gran público, habitualmente y en su mayoría pasivo y con muy poco espíritu crítico en relación al mundo de la información y de la cultura. También hay que señalar que las tradicionales grandes empresas del mundo de la comunicación intentan minimizar al máximo lo que está ocurriendo, en buena parte porque no han sabido ver el cambio, primero tecnológico y luego social, que se venía encima y han reaccionado en su mayoría tarde y mal ante la revolución en marcha. Mientras la gallina de los huevos de oro llamada publicidad funcione, ¡para qué cambiar y adaptarse!, si se venden menos diarios se enmascaran las cifras con las ventas en bloque e intercambio publicitario y, sobre todo, se recurre al diario como soporte creciente para la venta de otros productos en forma de promociones. Una tendencia que comporta buenos beneficios económicos, pero muy alejada del objetivo que imperaba en busca de la fidelización de los compradores (ya no se les puede llamar lectores), como ocurría antes con el constante refuerzo de una buena oferta informativa tanto en la edición diaria como en los suplementos, una oferta que ahora se debilita día a día. Así, hemos pasado del modelo de diario con amplias opciones informativas y de calidad a un modelo de diario que podríamos denominar «diario-bazar».
    Merece la pena ir leyendo los pdfs...

    Luego, podemos volver adel recuerdo a la actualidad y preguntar, como hacen en Periodistas 21: ¿Y la ciencia, ministra Garmendia?

    2008-06-08 13:11
    Enlace | 8 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/57862

    Comentarios

    1
    De: Don. Criticón Fecha: 2008-06-08 17:11

    Hace mucho tiempo que no intervengo en su blog, más que nada por no importunar con mis críticas a quienes no gustan de leerlas, pero hoy he decidido hacer una excepción.

    Escribía usted una recomendación de lectura del editorial de Vladimir de Semir, titulado Menos ladrillo y más inteligencia, que encabezaba del siguiente modo:


    Por ejemplo, se sumerge en el asunto del "declive" del mundo de la información, situación en la que enmarca el escaso eco que la iniciativa tuvo


    Como siempre, echando balones fuera (algunos son ya verdaderos expertos en el tema de buscar responsabilidades ajenas y obviar las propias).
    Está bien eso de apuntar sistemáticamente a los medios de información y/o comunicación como responsables (cabeza de turco) de la propia ineficacia a la hora de divulgar ciencia. Que la Ciencia no vende, que no llega al público... la culpa de los periodistas, por supuesto, y de las empresas para las que trabajan que, rara avis, buscan el beneficio económico (como si, por poner un ejemplo, los museos de la ciencia no hiciesen lo propio).
    Para qué vamos a hablar de quienes cobran y viven supuestamente de divulgarla sin saber como hacerlo (algo obvio, dado que ellos mismos reconocen el escaso eco que logran sus iniciativas) o, incluso, de quienes han convertido la divulgación científica en una especie de corralito endogámico, en el que se distribuyen los beneficios (igualico igualico que en el mundo del ladrillo) entre los amiguetes o incluso la propia familia (algo de lo que, tanto a Semir como a usted, les supongo informados).
    Resulta más rentable el apuntar siempre al otro como responsable de nuestros propios fracasos y limitaciones, ¿verdad?

    A propósito, referido ya al segundo tema que me interesa apuntar, ¿no se deberían contrastar las fuentes (incluso recurrir a la fuente original, siempre que es posible) antes de emitir una opinión o de sumarse tan alegremente a las opiniones ajenas?

    Le apunto este particular porque resulta obvio que ni usted, mi otrora estimado Pez, ni el responsable del post de Periodistas 21 se han leído la entrevista completa, publicada por El Correo, a la ministra Garmendia.

    Por si quiere corroborar que ese supuesto "olvido científico" de la ministra no es tal, aquí le dejo el siguiente enlace:
    http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080608/sociedad/mantener-humanidades-porque-necesitamos-20080608.html

    Pues nada, aprovecho para saludarle y desearle que ustedes lo divulguen bien; aunque sigan haciéndolo en ámbitos en los que dicha divulgación apenas obtiene repercusión social. Así, seguro que se pueden seguir asegurando el control del mercado, por lo menos hasta que se agote el presupuesto o la paciencia de un público ciertamente hastiado de encontrar siempre los mismos discursos, módulos, paneles, ponencias y falta de ideas.

    Saludos y que ustedes lo sigan divulgando así de bien (que la culpa, como es bien sabido, es siempre de los demás).



    2
    De: Don. Criticón Fecha: 2008-06-08 17:28

    Hace mucho tiempo que no intervengo en su blog, más que nada por no importunar con mis críticas a quienes no gustan de leerlas, pero hoy he decidido hacer una excepción.

    Escribía usted una recomendación de lectura del editorial de Vladimir de Semir, titulado Menos ladrillo y más inteligencia, que encabezaba del siguiente modo:


    Por ejemplo, se sumerge en el asunto del "declive" del mundo de la información, situación en la que enmarca el escaso eco que la iniciativa tuvo


    Como siempre, echando balones fuera (algunos son ya verdaderos expertos en el tema de buscar responsabilidades ajenas y obviar las propias).
    Está bien eso de apuntar sistemáticamente a los medios de información y/o comunicación como responsables (cabeza de turco) de la propia ineficacia a la hora de divulgar ciencia. Que la Ciencia no vende, que no llega al público... la culpa de los periodistas, por supuesto, y de las empresas para las que trabajan que, rara avis, buscan el beneficio económico (como si, por poner un ejemplo, los museos de la ciencia no hiciesen lo propio).
    Para qué vamos a hablar de quienes cobran y viven supuestamente de divulgarla sin saber como hacerlo (algo obvio, dado que ellos mismos reconocen el escaso eco que logran sus iniciativas) o, incluso, de quienes han convertido la divulgación científica en una especie de corralito endogámico, en el que se distribuyen los beneficios (igualico igualico que en el mundo del ladrillo) entre los amiguetes o incluso la propia familia (algo de lo que, tanto a Semir como a usted, les supongo informados).
    Resulta más rentable el apuntar siempre al otro como responsable de nuestros propios fracasos y limitaciones, ¿verdad?

    A propósito, referido ya al segundo tema que me interesa apuntar, ¿no se deberían contrastar las fuentes (incluso recurrir a la fuente original, siempre que es posible) antes de emitir una opinión o de sumarse tan alegremente a las opiniones ajenas?

    Le apunto este particular porque resulta obvio que ni usted, mi otrora estimado Pez, ni el responsable del post de Periodistas 21 se han leído la entrevista completa, publicada por El Correo, a la ministra Garmendia.

    Por si quiere corroborar que ese supuesto "olvido científico" de la ministra no es tal, aquí le dejo el siguiente enlace:
    http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080608/sociedad/mantener-humanidades-porque-necesitamos-20080608.html

    Pues nada, aprovecho para saludarle y desearle que ustedes lo divulguen bien; aunque sigan haciéndolo en ámbitos en los que dicha divulgación apenas obtiene repercusión social. Así, seguro que se pueden seguir asegurando el control del mercado, por lo menos hasta que se agote el presupuesto o la paciencia de un público ciertamente hastiado de encontrar siempre los mismos discursos, módulos, paneles, ponencias y falta de ideas.

    Saludos y que ustedes lo sigan divulgando así de bien (que la culpa, como es bien sabido, es siempre de los demás).



    3
    De: Don. Criticón Fecha: 2008-06-08 17:29

    Hace mucho tiempo que no intervengo en su blog, más que nada por no importunar con mis críticas a quienes no gustan de leerlas, pero hoy he decidido hacer una excepción.

    Escribía usted una recomendación de lectura del editorial de Vladimir de Semir, titulado Menos ladrillo y más inteligencia, que encabezaba del siguiente modo:


    Por ejemplo, se sumerge en el asunto del "declive" del mundo de la información, situación en la que enmarca el escaso eco que la iniciativa tuvo


    Como siempre, echando balones fuera (algunos son ya verdaderos expertos en el tema de buscar responsabilidades ajenas y obviar las propias).
    Está bien eso de apuntar sistemáticamente a los medios de información y/o comunicación como responsables (cabeza de turco) de la propia ineficacia a la hora de divulgar ciencia. Que la Ciencia no vende, que no llega al público... la culpa de los periodistas, por supuesto, y de las empresas para las que trabajan que, rara avis, buscan el beneficio económico (como si, por poner un ejemplo, los museos de la ciencia no hiciesen lo propio).
    Para qué vamos a hablar de quienes cobran y viven supuestamente de divulgarla sin saber como hacerlo (algo obvio, dado que ellos mismos reconocen el escaso eco que logran sus iniciativas) o, incluso, de quienes han convertido la divulgación científica en una especie de corralito endogámico, en el que se distribuyen los beneficios (igualico igualico que en el mundo del ladrillo) entre los amiguetes o incluso la propia familia (algo de lo que, tanto a Semir como a usted, les supongo informados).
    Resulta más rentable el apuntar siempre al otro como responsable de nuestros propios fracasos y limitaciones, ¿verdad?

    A propósito, referido ya al segundo tema que me interesa apuntar, ¿no se deberían contrastar las fuentes (incluso recurrir a la fuente original, siempre que es posible) antes de emitir una opinión o de sumarse tan alegremente a las opiniones ajenas?

    Le apunto este particular porque resulta obvio que ni usted, mi otrora estimado Pez, ni el responsable del post de Periodistas 21 se han leído la entrevista completa, publicada por El Correo, a la ministra Garmendia.

    Por si quiere corroborar que ese supuesto "olvido científico" de la ministra no es tal, aquí le dejo el siguiente enlace:
    http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080608/sociedad/mantener-humanidades-porque-necesitamos-20080608.html

    Pues nada, aprovecho para saludarle y desearle que ustedes lo divulguen bien; aunque sigan haciéndolo en ámbitos en los que dicha divulgación apenas obtiene repercusión social. Así, seguro que se pueden seguir asegurando el control del mercado, por lo menos hasta que se agote el presupuesto o la paciencia de un público ciertamente hastiado de encontrar siempre los mismos discursos, módulos, paneles, ponencias y falta de ideas.

    Saludos y que ustedes lo sigan divulgando así de bien (que la culpa, como es bien sabido, es siempre de los demás).



    4
    De: Yabba Fecha: 2008-06-08 21:56

    "Hace mucho tiempo que no intervengo en su blog, más que nada por no importunar con mis críticas a quienes no gustan de leerlas"

    Ah, ¿era por eso? Yo pensaba que estaría esperando a que se olvidase el increíble caso de las dos personas que se apoyan mutuamente desde la misma IP ...

    Un saludo, Felix.The.Criticón... tiempo sin verle, es cierto :)

    Por cierto, ¿lo de los 3 posts es porque ha conseguido un tercer usuario con la misma IP y va preparando el terreno?



    5
    De: Don. Criticón Fecha: 2008-06-08 23:06

    Mal funcionamiento del sistema, colega, nada más.

    A propósito, ¿nada que comentar a mi exposición? ¿Tan sólo un ataque ad hominem, Yabba? Veo que las cosas siguen igual que siempre, por esta pecera.



    6
    De: ElPez Fecha: 2008-06-08 23:43

    Verá Don.Criticón: no menos arbitrario y poco documentado queda su comentario de que de Semir esté "echando balones fuera". No es el caso, porque el autor es periodista, periodista científico para más inri, responsable además del proyecto de Barcelona Ciencia y demás, es decir una persona que ha participado estrechamente en todo lo que comenta. Siendo además representante español en diversos organismos europeos relacionados con la comunicación social de la ciencia... en fin, no sigo (le dejo el trabajo de contrastar las fuentes)



    7
    De: ElPez Fecha: 2008-06-08 23:44

    Parsa colmo, se ve que no ha tenido el detalle de leer el comentario editorial al completo, del que lo extractado aquí no era sino unos cuantos párrafos de la parte final del texto...



    8
    De: Yabba Fecha: 2008-06-09 00:03

    Llegado el caso, ataque ad IP. Para la argumentación he dejado al experto. Saber reconocer el talento ajeno es un talento en si mismo.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.234.247.118 (9bcb52b9fd)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir