ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • Goñi en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Txarlii en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Xa2 en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Goñi en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Anónimo en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Peliculas 2016 en Regresión Y El Cine "Paranormal"
  • Yo también me aburro del machismo, soberanamente en Chicos, Chicos, Chicos (#Noticias #metachodemacho @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Hevelius
    2002-03-25
    )

    Hevelius
    2002-03-25


    Milenio � Diario de Noticias, lunes 25 de marzo de 2002

    En 1611 se vio por las noches un cometa sorprendente. En Gdansk, hoy Polonia, un acaudalado hombre de negocios y político, Jan Hevel, lo observó desde su observatorio. No era el primero que escudriñaba cada noche: desde hacía más de veinte años no dejaba de mirar el cielo, fascinado por los objetos que iba descubriendo, por las cambiantes posiciones de esos astros melenudos que aparecían de vez en cuando. Unos años después había terminado una obra sobre el tema, el Prodomus Cometicus (1665) que completó y aumentó en un tomo de referencia de la ciencia de la época, la Cometographia de 1668. Escribía en latín, y latinizó su apellido (escrito a veces Hevelke, Hewel, Hewelcke o Höwelcke) en Hevelius, que es como se le sigue hoy conociendo... quienes le conocen, claro. Su trabajo fue inspirador para Edmund Halley, el primero que consiguió calcular la órbita de un cometa, y los introdujo por propio derecho en el conjunto de cuerpos que giran en torno al Sol.

    Hablo de Hevelius hoy porque estos días he tenido la oportunidad de ver el mismo cometa que él estudió. Ha vuelto a encontrarse con el Sol y con nuestro planeta, proporcionándonos un espectáculo sorprendente y mágico a la vez. El pasado 1 de febrero, tres aficionados a la astronomía, de manera independiente, el japonés Ikeya, el chino Zhang, y unas horas después el brasileño Raimundo, lo encontraron en el cielo. Se le ha dado el nombre de los dos primeros: Ikeya-Zhang. Tras unas semanas de seguimiento, se pudo saber que era el mismo cometa que había pasado más de 340 años antes. Estas noches se puede ver a simple vista, aunque si usamos unos prismáticos que descubrimos lo sutil y magnífico de su cola, gas y polvo que escapan del cometa empujados por el viento solar. Mientras tanto, aquí abajo, casi todo el mundo desconoce el trabajo de estos aficionados, la historia de Hevelius o lo increíble de la ciencia de los cometas.

    (Véase la página de Gary W. Kronk sobre el Ikeya-Zhang)


    2002-03-25 09:50
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/580

    Comentarios

    portada | subir