ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • Inicio > Historias > Ciencia Y Española
    2008-12-25
    )

    Ciencia Y Española
    2008-12-25

    La historia del esquimal/Pepe Isbert en "Historias de la Radio", de la que podemos ver un fragmento aquí en el tubo:



    sirve a Ignacio F. Bayo para una dolida reflexión sobre lo que pasó, está pasando y va a pasar con la ciencia en España. "Disfraces" es el título del artículo (que se abre con el guión de la historia esquimal al completo) en Madri+d. Por supuesto, recomiendo (¡exijo!) la lectura completa del artículo, pero no puedo dejar abierto el campo de tiro sin recoger el párrafo final:
    Más allá de las palabras, el futuro, territorio siempre imprevisible, es ahora más oscuro que nunca. Con la experiencia de la incapacidad mostrada por los expertos en economía de predecir la crisis, adelantar su evolución y cuantificar sus efectos nos encontramos con un panorama de incertidumbre, carente de referencias fiables, en el que la ciencia bien podría salir mal parada vista la experiencia del pasado. Y un aperitivo de esa situación es la desaparición de los programas Consolíder y Cénit. Viendo las barbas del vecino desaparecer, los investigadores deberían ir poniendo las suyas en remojo, o comprando disfraces (de esquimal o de lo que se tercie) para acudir prestos a los programas de televisión (la radio de nuestros tiempos) a exhibirse sin pudor para intentar encontrar financiación para su trabajo.

    Malos tiempos para la ciencia. Y eso que comenzamos, en 2009, el Año Europeo de la Creatividad y la Innovación. O al revés, porque tampoco sé -cada vez menos- si creatividad e innovación se están imponiendo como palabras-fuerza en este mundo en el que el talento o el talento emprendedor pueden ser poco más que brindar al sol para aplaudir la existencia de iniciativas personales de cara al posible pelotazo (éxito social, económico y, por ende, con foto con los políticos de turno). Creatividad e innovación son características de la ciencia de verdad. Pero ahora no se habla de ciencia. Menos que nunca, lo que no deja de ser paradójico teniendo Ministerio de Ciencia (e Innovación).

    Da escalofríos el relato de las penurias de Isbert el Esquimal en la película de Sáenz de Heredia, que se estrenó en 1955. Da escalofríos, por otras razones, el silencio, el mirar a otro lado, la ausencia completa de comentarios o análisis como el que tibiamente hace Bayo entre los comunicadores de la ciencia, entre los propios organismos de la ciencia... ¿Quiénes somos, hacia dónde vamos? En primavera, nueva Ley de la Ciencia. Lo mismo en alguna radio tienen 3.000 pelas para poder promocionar un nuevo pistón, ciencia y española, de la de calidad...

    (vía un comentario de L.A.F.H.)

    2008-12-25 21:22
    Enlace | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/61253

    Comentarios

    1
    De: abanades Fecha: 2008-12-25 22:00

    Pertenezco a una generación de descreidos. Aquellos becarios-precarios que una vez quisieron dedicarse a hacer ciencia y lo único que consiguieron fue que les tomasen el pelo "plan tras plan". Como ya he dicho, no me creo nada. ¡Qué le den viento a la ministra a la ley de la Ciencia y a la madre que los parió a todos! ¡Todo es un puto y jodido cuento chino! La pobre Garmendia cogió un Ministerio muerto, le engañaron y dentro de dos o tres años volverá a la empresa privada a buscarse la vida. Es así de triste. No tiene remedio...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.203.224 (1a7c3020dc)
    Comentario

    portada | subir