ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • offset machine en Vivir En El Espacio (Partos Largos...)
  • indemnizacion por accidente en Que Se Nos Viene Encima...
  • - - en ¿Guerra Climática? El Caso HAARP
  • Yonisma en Falso Vidente En La ETB2
  • Anónimo en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Anónimo en Es Noticia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Caldereria industrial en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Control de Plagas en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Jorge en Es Noticia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en El Fin Del Mundo Del 23 De Septiembre
  • Inicio > Historias > Adiós, Pablo Antoñana
    2009-08-16
    )

    Adiós, Pablo Antoñana
    2009-08-16

    Pérdidas, con muerte. Ahora la del escritor Pablo Atoñana, posiblemente poco conocido -completamente desconocido- fuera de Navarra, algo injusto (injusticia en cualquier caso compartida por mucha gente periférica no sólo en lo geográfico y en muchos ámbitos aparte del de la literatura) ha muerto y es un vacío grande, quizá porque por estas tierras navarras no quedan demasiados que hayan hecho de su vida un compromiso con contar las historias independientemente de que gustaran a quienes detentan-etcétera... ya saben, los de siempre, los del biempensar... Pero Antoñana no solo era importante por esa faceta en cierto modo resistente sino porque era un narrador fino, intenso, de esos que te trasladan en tres frases al paisaje en donde él moverá los hilos de unas historias que siempre terminaban por ser la historia de gentes con demasiado peso de su historia, de sus prejuicios. Vamos, personas reales, incluso en ínsulas un poco imaginarias y forales. 

    Pero no puedo decir casi nada de él, más que le leía con curiosidad y aprendiendo del mucho oficio que siempre tuvo. Además, Miguel Sánchez-Ostiz ha escrito sobre esta muerte que le (nos) duele, y poco más cabe decirse, desde luego mejor tampoco: Estela de Pablo Antoñana.

    2009-08-16 11:31
    Enlace | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/64120

    Comentarios

    1
    De: Gramático Pardo Fecha: 2009-08-16 13:25

    Armentia:

    Voy a aprovechar tu blog para comentar un par de anécdotas de Pablo Antoñana. Con tu permiso.
    Este hombre íntegro, porque lo era hasta el infinito, también mostraba, si se daba a circunstacia, una ternura inmensa.
    Recuerdo que, por razones pardas, nos lo presentaron en una ocasión y al cabo de cinco minutos le dije:" A veces no entiendo muy bien lo que escribes". Él, en vez de mostrar recelo o cierto cabreo ante un aficionado como yo al que no conocía de nada, me espetó: "Pues yo a ti si te entiendo". A los ocho años nos volvimos a encontrar en otro encuentro pardo y se acercó a mí: "Qué, ¿sigues sin entenderme? A lo que le contesté: "Ahora sí, Antoñana".
    La edad, hijo, la edad...- me aseveró.
    Ese mismo día llevaba en la mano un ejemplar de un conocido y premiado escritor español. El de Viana me comentó que para escribir un libro así se necesita un don especial.
    Pues bien: esa admiración era recíproca: sin embargo, por falta de confianza no se lo dije.
    Una nota final: me desagrada hasta la naúsea que las instituciones navarra a esta hora aún no hayan mostrado sus condolencias. Pero ya sabemos que en esta comunidad, o eres del Régimen, o si no... Mejor, Pablo.
    Agur



    2
    De: Anónimo Fecha: 2009-08-17 00:25

    No seré yo quien salga ahora en defensa de las instituciones navarras, pero eso de que "no han mostrado sus condolencias", no sé. En el Diario de Navarra aparece un artículo de despedida del Consejero de Cultura. En el acto de incineración han estado presentes muchos políticos y ex-políticos de diverso signo. Me parece que en el caso de Pablo se ha creado un tópico falso sobre la incomprensión y la falta de apoyo. Tendría sus enemigos, no lo dudo, pero quien repase toda su bibliografía verá que muchos de sus libros fueron publicados con apoyo gubernamental o en algún caso directamente por el propio Gobierno navarro. Pablo ha escrito, y mucho, en los tres principales periódicos de Navarra. Las instituciones le reconocieron en su día con el premio Príncipe de Viana, la distinción más importante que se concede aquí. No inventemos falsos fantasmas. Seguramente Pablo merecía mucho más que eso, pero habrá que echar la culpa a los lectores que no se interesaron por él o a los editores -exceptuando a Txema Aranaz y algún otro- que no apostaron por su obra.

    En cualquier caso, Pablo ya no se va a enterar de nada de esto. Una buena forma de respetarle sería no inventar patrañas y otro desvaríos.



    3
    De: ElPez Fecha: 2009-08-18 17:36

    No creo que merezca la pena la polémica, ciertamente, que tiene que ver con la eterna historia de las dos navarras, algo de la que además Antoñana supo siempre mantenerse en el lado seguro y amable, firme y razonable. Quizá lo más llamativo de su perfil fue eso, como parte de su imagen, lejos de malditismos que podría haber con toda lógica y razón paseado, llano y con una enorme boina. Navarro con hondura de la de Baroja.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.230.51 (75e616cf27)
    Comentario

    portada | subir