ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ARMENTIA ES ASTROLOGO? en Responsabilidad (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ARMENTIA ES ASTROLOGO? en Responsabilidad (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Mentiras Con Las Ondas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Jorge Cañon en K-PAX La Trilogía
  • Garikoitz en Mentiras Con Las Ondas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Alvaro en Mentiras Con Las Ondas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Mentiras Con Las Ondas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Garikoitz en Mentiras Con Las Ondas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Peter en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Goñi en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Inicio > Historias > Las Dimensiones De La Alimentación
    2011-10-02
    )

    Las Dimensiones De La Alimentación
    2011-10-02

    Ando con semana pluricongresual. Y con pluriagobio, como pueden deducir.

    Me han invitado de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (AEDN) a inaugurar con una conferencia su quinto congreso, "Investigación y práctica: claves de futuro en dietética y nutrición". Tendrá lugar en Valladolid del 6 al 8 de octubre de 2011, aunque yo solo podré estar al comienzo y luego salir corriendo para una presentación de un libro en el Pamplonetario (un poemario de Isabel Blanco Ollero) y abrir la mañana en un debate sobre la ética y la religión (cosa que sucederá el viernes 7, en el marco del X Congreso Nacional de Bioética "Construyendo valores en la diversidad", que se celebra en Pamplona entre el 6 y el 8 de octubre de 2011 organizado por la Asociación de Bioética Fundamental y Clínica) y luego para irme a Alfaz del Pi a participar en el Congreso Escéptico 2011: "Antes del fin del mundo" que organiza ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico de los días 8 y 9 de octubre. La acumulación de tanta charla y debate en tan pocos días ha sido casual: uno va diciendo que sí, que puede ser divertido hablar de lo que no se de nutrición, o de lo que ignoro de la ética o de mi escepticismo creciente ante todo lo que nos venden o compramos, a gentes diferentes en momentos diferentes. Hace un año, todo quedaba nebulosamente en "octubre de 2011". Unos meses después, cuando se van fijando las fechas, descubres con horror que todo coincide el mismo día. O casi. Aquí ha habido suerte y me daba un día para saltar de un sitio a otro. Por supuesto, lo más probable es que me presente escéptico ante los nutricionistas, quede alimentado delante del obispo de Bilbao, y religiosamente pío ante los escépticos. O cualquier cosa peor...

    En cualquier caso, he encontrado el texto que mandé como introducción / provocación de la charla en el congreso de dietética y nutrición. Aquí lo coloco. Que aproveche.

    LAS DIMENSIONES DE LA ALIMENTACIÓN
    (La mirada de un curioso con ganas de aprender)


    Recuerdo que cuando era niño, la publicidad de los productos alimenticios hablaba de los mundos maravillosos adonde nos podían transportar esos sabores auténticos, o sorprendentes. Había algunos productos que tenían un sello de distinción, de exclusividad. Otros, por el contrario, olían a pueblo, a lo de siempre. Pero la comida era comida, y ante todo, algo delicioso. No recuerdo muy bien cuándo desapareció aquel mundo en el que soñábamos con ser Charlie (o los Umpadumpas) en la fábrica de chocolate del cuento de Roald Dahl. Pero algo cambió: por un lado la criminalización de algunos alimentos que, ahora, eran tabú, casi como si de un veneno se tratara. Y entendimos que una sociedad sedentaria y sobrealimentada llevaba al verdadero fin del mundo: el de miles de millones de obesos comiéndose lo poco que quedaría sin convertir en grasa. Ello nos podría haber llevado a intentar corregir el pequeño detalle de saber que cuatro quintas partes de nuestros congéneres estaban desnutridos, además de enfermos y sin medios. Pero no fue así: por el contrario, empezamos a ver anuncios de alimentos que iban arreglando diversos problemas -conocidos o completamente desconocidos-, toda una escuadra de alimentos capaces de hacernos desaparecer el miedo a ser gordos, o a pensar siquiera en serlo, y otros a curarnos o mejorarnos. De repente, un día, ya no quedaba ni un alimento que se promocionara porque sabía de rechupete, como si la gula fuera realmente el único pecado capital relevante.

    Es cierto que en el tiempo de una generación han ido cambiando muchas de las percepciones que tenemos sobre el mundo de la nutrición. Paralelamente a un mercado cada vez más agresivo, y a una publicidad demasiado poco complaciente con la verdad y la ciencia, pero muy deudora del beneficio económico, también la investigación nos ha ido proporcionando nuevas claves con las que entender de verdad por qué somos lo que comemos. Paradójicamente, aunque ahora entendamos que hay cuestiones evolutivas, médicas, bioquímicas y sin duda sociales y culturales que se imbrican en las conductas alimentarias, seguimos sin embargo soslayándolas porque el tren del negocio parece imparable. Y, para colmo, abrazamos alegremente las más variadas modas (por otro lado perfectamente indocumentadas en lo que se refiere a validez o eficacia científica) simplemente por imitación, por efecto de la propaganda o porque vivimos en una sociedad que ha endiosado algunas palabras o conceptos, como “lo natural”, o “la tradición oriental”, a veces todo ello a la vez; y satanizado otras como “química” o “transgénicos”.

    El ponente, que no es experto en nada de esto de la alimentación, sino alumno en el arte de saber preguntar a quienes saben, intenta abarcar las diferentes dimensiones sobre las que se mueve este mundo. Quizá no es tan complejo, quizá simplemente nos falta más sentido crítico, y debemos activamente promover y exigir que la información, y no solo la propaganda, sean de acceso a todos, y que las evaluaciones sigan parámetros que las alejen de los prejuicios ideológicos o de los intereses económicos. Suena utópico, y ciertamente lo es visto el mundo que vivimos. Pero aunque no vayan a dejarnos de castigar con anuncios que prometen maravillas inexistentes, o que engañan sobre las virtudes de una cierta dieta, o que nos venden a precio de oro aquello que podríamos encontrar simplemente en esas peladuras de la fruta, que mandamos al contenedor de reciclaje, es preceptivo que nos planteemos que una información amplia, y disponer de fuentes fiables, que se perciban como fiables y honradas, es la única alternativa razonable para una mejor alimentación en el futuro.

    De la misma forma que es mejor confiar en el avance de la ciencia y la técnica para solucionar los graves problemas de desigualdad de este mundo injusto que en esperar que pase un milagro y lo solucione todo, este trabajo ajustará las dimensiones de la alimentación a la escala que nuestra sociedad necesita. Cierto que mañana aparecerá el nuevo anuncio de una dieta imposible, el alimento funcional que todo lo sana, una nueva fuente de la eterna juventud con nombre de molécula tecnificada, a la vez que una alerta despertada por un patógeno aparentemente maligno, o algo que se sospecha escapado de unos malvados laboratorios... Pero si tenemos herramientas con las que anunciar los datos ciertos y denunciar a los farsantes, habremos cumplido al menos con la elemental y ecológica labor de limpiar lo que hemos ido manchando. Y si un día conseguimos volver a ver anuncios que nos hablen de lo delicioso que sabe ese alimento, a este curioso con ganas de aprender le habrán devuelto a lo mejor de su infancia.

    2011-10-02 18:26
    Enlace | 1 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/70502

    Comentarios

    1
    De: DaniBoinc Fecha: 2011-10-02 21:06

    ¿Y por Barcelona no tienes previsto pasarte?



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 107.22.46.150 (aeafe2fbf3)
    Comentario

    portada | subir