ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Julio 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • Rosa Marin Guiteras en Cuerpos De Lewy
  • carla en Pensar En Tiempos Revueltos (El Vídeo)
  • Daniel en Pensar En Tiempos Revueltos (El Vídeo)
  • Manuel Harazem en Pensar En Tiempos Revueltos (El Vídeo)
  • Barcos en Lo Global (MILENIO en @NoticiasNavarra @Pamplonetario @RutaBBVA)
  • guiyolac en El Mentiroso, El Cojjo
  • Jorge Ferrer García en Lo Global (MILENIO en @NoticiasNavarra @Pamplonetario @RutaBBVA)
  • Alejandro Rivero en Un Horóscopo Para Un Reino (MILENIO @NoticiasNavarra Y COSMOS @elmundoes_cienc)
  • 34 en Anticiencia Y Política
  • 34 en Anticiencia Y Política
  • Inicio > Historias > Un Caso... (Milenio)
    2013-02-05
    )

    Un Caso... (Milenio)
    2013-02-05

    Milenio, Diario de Noticias
    Publicado el lunes 4 de febrero de 2014


    ERAN los años finales de la dictadura, yo un simple niño que jugaba por ese mundo imaginario que era el borde de una ciudad anclada en el pasado siendo además polo de desarrollo. El vecino de arriba, que era quien tenía el Scalextric más grande y una habitación donde podíamos añadir todas las piezas de la chavalería, tenía además una abuela de las de antes. Se juntaba por las tardes a tomar café con leche y pan en sopas con otro señores viejísimos, que llegaban casi sin hacer ruido y se añadían a una tertulia de la que sabíamos poco, más preocupados por supuesto de las carreras y las chicanes. Pero cuanto más sabíamos de ese universo paralelo más miedo daba: uno de ellos recitaba día a día El Caso, y oíamos de ejecuciones de una señora que además de haber sido mancillada por su sobrino, un muchacho encantador según las declaraciones de todos los testigos, había intentado huir con todas las joyas. O de el estrangulador de no sé dónde, que finalmente había sido prendido por la Benemérita... Y tantos. Esos seres mayores y ajenos a nuestra infancia nos miraban día a día pensando que sin duda alguno de nosotros acabaría robándoles y matándoles. Se aterrorizaban entre ellos y decían que todo iba mal, y que iba a peor.

    Llevo todo el fin de semana leyendo unas cosas y otras, escuchando ese ir y venir de declaraciones y proclamas que ahora es el periodismo, intentando poder escribir una columna más allá de la falsedad, el asco o la indignación. He saltado de los libelos fachas a los confidenciales, de la prensa autoproclamada seria a la frívola, embarcado en las redes sociales: todo es El Caso. La realidad es ahora la que aquellos viejecitos reaccionarios temieron llegar a sufrir, pero resulta que aunque ellos tenían miedo a los desharrapados, los que delinquían entonces como ahora iban de traje, puesto oficial, empresa y aval bancario. Y siguen prefiriendo que nos quedemos jugando en casa a que preguntemos por qué, cuánto y hasta cuándo.

    2013-02-05 14:03
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/72986

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.75.69 (7f053487c9)
    Comentario

    portada | subir