ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Xabier Laukizu en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • jose en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Dulces Timos En Cascante (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Anónimo en Dulces Timos En Cascante (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Claudio en Geología A La Navarra (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Chicos, Chicos, Chicos (#Noticias #metachodemacho @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Chicos, Chicos, Chicos (#Noticias #metachodemacho @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Carta Abierta A Mundo Obrero
    2013-10-31
    )

    Carta Abierta A Mundo Obrero
    2013-10-31

    Reproducimos a continuación la carta abierta que cuatro comunicadores científicos dirigimos a la redacción de la revista MUNDO OBRERO. La carta está elaborada por Javier Armentia (astrofísico, divulgador), Óscar Menéndez (comunicador científico), Antonio Calvo Roy (periodista) e Ignacio Fernández Bayo (periodista de ciencia). Hemos dirigido la carta a Gema Delgado, Redactora Jefe de la publicación, con extensión al resto de la redacción de la misma.


    Estimada Gema y resto de la redacción de Mundo Obrero:

    Os escribimos esta carta todavía estremecidos por el hecho de que la versión digital de Mundo Obrero haya retirado el artículo sobre transgénicos escrito por Juan Segovia la semana pasada y publicado con el título 'Ecologismo y transgénicos: una propuesta desde la izquierda'. Curiosamente, el texto de Juan Segovia estuvo dos días en la web de MO sin que sucediera ninguna catástrofe, hasta que ejerciendo sus prerrogativas al ser Secretario General del PCE en Aragón, Raúl Ariza ordenara hacerlo desaparecer (según datos aportados por él mismo desde su propia cuenta de Twitter). Un hecho que corresponde a un simple y llano acto de censura.

    Somos comunicadores científicos con muchos años de profesión y compartimos gran parte de las opiniones vertidas en el artículo de Segovia. Como lo comparte la práctica totalidad de la comunidad científica y de sus comunicadores y divulgadores, tanto de izquierdas como de otras opciones ideológicas.

    Nos gustaría, por tanto, una respuesta a la razón de la censura del artículo en Mundo Obrero. Como personas que siempre se han considerado y se han definido de izquierdas y militantes en diversas causas progresistas, aunque no de ningún partido, no acabamos de entender la razón de este acto tan anti-democrático. Sin ciencia no hay progreso: sin racionalidad no hay progresismo.

    Esperamos una respuesta formal por tu parte y por los responsables de un medio progresista, pero que admite ejercicios de censura inentendibles desde una perspectiva de progreso.

    Un saludo.


    ADDENDA

    - el artículo de Juan Segovia aparece en la caché de google tal y como estaba en la web de MO antes de ser retirado sin más informaciones.

    - el artículo ha sido reproducido en unos cuantos blogs, porque la censura de MO ha generado un cierto "efecto Streisand". Desde "Por La Boca Muere El Pez" queremos también dar visibilidad al texto de Juan Segovia, que reproducimos a continuación:

    ECOLOGISMO Y TRANSGÉNICOS: UNA PROPUESTA DESDE LA IZQUIERDA
    Parece haber una guerra abierta del movimiento ecologista en general y de los partidarios de la “agricultura ecológica” en particular contra una tecnología conocida como ingeniería genética, y más concretamente contra los organismos genéticamente modificados, los famosos transgénicos. Los enemigos de esta tecnología sostienen que dichos organismos son potencialmente peligrosos para el medio ambiente y el consumo humano y que su producción lleva al agricultor a perder control sobre sus productos en favor de multinacionales como Monsanto.


    En cambio los defensores de los organismos genéticamente modificados (entre los que me encuentro) sostenemos que no hay estudios que demuestren la supuesta peligrosidad de estos organismos (lo que no quita que pueda haber algún estudio concreto de algún organismo concreto, en situaciones experimentales muy concretas). A esta falta de pruebas sobre la peligrosidad se suman las numerosas pruebas en sentido contrario, como la que apuntan que estos organismos pueden contribuir a mejorar el medio ambiente, ya sea gracias a la capacidad de algunos para resistir a las plagas (lo que conlleva un menor uso de pesticidas), la menor necesidad de agua para su producción en otros casos y un largo etcétera de mejoras que hacen que los cultivos sean más resistentes y productivos. A estas ventajas medioambientales se suman también otras para la salud humana. Un buen ejemplo de ello es el arroz dorado, que de ser producido en grandes cantidades podría evitar más de un millón de casos de ceguera al año por déficit de beta-carotenos en Asia, o el trigo sin gluten que recientemente se ha desarrollado en la Universidad de Córdoba.


    En cuanto al tema de la dependencia tecnológica de multinacionales, debemos recordar que la agricultura mundial ya dependía de estas mismas multinacionales antes de que existieran los transgénicos y por lo tanto estos no pueden ser nunca la causa de esta dependencia. No se trata de estar en contra de esta tecnología como forma de oponerse a las multinacionales, de la misma forma que nuestra lucha contra los abusos de Microsoft o Apple no nos llevan a estar en contra de la informática sino a apostar por el software libre y gratuito. De la misma forma, en agricultura deberíamos apostar por algo parecido, un sistema público de desarrollo de esta tecnología que permita al agricultor acceder a la misma libremente, reduciendo o eliminando la actual dependencia con las multinacionales. Un camino que ya han iniciado muchos países, como Cuba, donde el estado financia la investigación sobre semillas transgénicas que posteriormente llegarán a los agricultores a precio de semillas corrientes. Gracias a esta tecnología, Cuba ha comenzado a cultivar un maíz resistente a la principal plaga de la isla, reduciendo su dependencia del maíz de importación y por lo tanto mejorando su soberanía alimentaria.


    Sin embargo, el análisis básico de los ecologistas sobre el modelo agrícola actual es sustancialmente correcto: El sistema de explotación capitalista de la agricultura es un modelo insostenible desde el punto de vista medioambiental que está generando numerosos problemas como la erosión y pérdida del suelo, la contaminación de ríos y acuíferos por culpa de los abonos nitrogenados inorgánicos y de pesticidas, pasando por la desecación de esos mismos acuíferos, la generación de residuos sólidos, la deforestación de grandes zonas de selva tropical para obtener tierras de labor, etc. A todo esto debemos sumar que el actual modelo agrícola es socialmente injusto por que dificulta la supervivencia a los pequeños agricultores y favorece que a las multinacionales acaparar cada vez mayor parte del pastel; haciendo que los pueblos sean cada vez más dependientes de estas compañías y convirtiendo la alimentación en un producto para especular en lugar de un Derecho Humano con el criminal resultado de que millones de personas mueran de hambre. no por la falta de producción de alimentos sino a causa de esa especulación que tan vilmente enriquece a unos pocos.


    Frente a este modelo, la respuesta ha sido la agricultura mal llamada ecológica u orgánica, cuyos heterodoxos planteamientos pueden ir desde posturas más o menos basadas en propuestas racionales que se apoyan en investigaciones científicas serias hasta en las ideas metafísicos de ciertos grupos, amantes de concepciones esotéricas sobre “lo natural” que defienden la vuelta a un supuesto pasado idílico en el que vivíamos en “armonía con la naturaleza”. Si bien de los planteamientos de estos últimos poco se puede sacar de utilidad, lo cierto es que gracias a los primeros tenemos conceptos tan valiosos como el de lucha integrada contra las plagas, la combinación de cultivos para aumentar la resistencia frente a enfermedades, el compostaje, la protección del suelo mediante setos y/o técnicas de laboreo adecuadas y otras propuestas que suponen una valiosa contribución a un futuro modelo de agricultura sostenible que garantice el derecho de la humanidad a una alimentación sana y de calidad. Muchos de los defensores de la tecnología transgénica califican a la agricultura ecológica de anticientífica y a sus partidarios de tecnófobos radicales que rechazan irracionalmente el avance tecnológico. Postura esta última irracional, absurda e insostenible, ya que si bien es cierto que dentro de este movimiento hay mucho new age pasado de peyote; lo cierto es que, como reza el dicho, no todo el monte es orégano y agricultores ecológicos hay de muy diverso pelaje: desde luditas radicales a simples agricultores convencionales que ven una oportunidad de conseguir con la moda de “lo orgánico” mejores mercados y un precio más justo por su producto. No obstante, la mayoría de ellos comparten una preocupación genuina por el medio ambiente y la búsqueda de un modelo agrícola alternativo que sea medioambientalmente sostenible y que garantice la soberanía alimentaria de los pueblos. Algo con lo que desde un planteamiento de izquierdas difícilmente puede estarse en contra.


    Desgraciadamente, hoy en día estas técnicas por si solas no pueden competir ni de lejos en producción con las de la agricultura tradicional. El producto ecológico es un producto caro que sólo tiene futuro gracias a un sector de la población que posee dos características muy específicas: un poder adquisitivo suficiente para poder hacer frente al sobreprecio que supone esta forma de explotación y la creencia de que estos productos son mejores para su salud personal o que dicho producto tiene ciertas cualidades organolépticas superiores (el consabido tomate “que sabe a tomate de los de antes”) que le lleva a pagar ese sobreprecio. Así, lo que en principio pretende ser una respuesta contra la agricultura capitalista, acaba siendo integrado en este sistema como (ironías de la vida) un producto de lujo. A esto ha contribuido enormemente el hecho de que para considerar a un producto como “ecológico” no tiene que probar que es ambientalmente sostenible, sino solamente que en su producción no se han utilizado productos químicos de síntesis. Es decir, que unos kiwis producidos en Nueva Zelanda sin productos químicos de síntesis y transportados a Europa por avión obtendrían su sello de orgánicos pese a que la huella ecológica debida a ese transporte por avión sea posiblemente muy superior a la de cualquier producto cultivado en las cercanías del lugar de consumo, sea o no orgánico. De la misma forma, será considerado ecológico un producto abonado con abonos orgánicos, aunque estos sean utilizados excesivamente y contaminen (que también pueden) un cauce de agua próximo.


    Debemos entender que la actual agricultura ecológica no es hoy en día una alternativa, sino una parte más del modelo capitalista de explotación agrario, que con el marketing de la defensa de “lo natural” tiene como público objetivo a las clases más pudientes de dicho sistema. Plantear una batalla agricultura ecológica contra convencional carece de sentido pues ambas se encuentran integradas en el modelo de mercado capitalista, cada una dirigida a grupos de consumidores diferentes, uno más generalizado y el otro más especializado y pudiente. Frente a esto debemos plantearnos un modelo de producción agraria diferente que sea realmente sostenible para el planeta, que permita garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos y una buena calidad de vida al agricultor, y que al mismo tiempo proporcione alimentos de calidad a un coste asequible para cualquier persona. Un modelo así requiere tener en cuenta una gran cantidad de factores, desde los sociales y económicos relacionadas con los medios de producción y la propiedad de la tierra hasta los relacionados con los métodos de producción, como las técnicas de cultivo para emplear o la selección de plantas adecuadas. En este modelo sostenible los transgénicos son una herramienta agrícola más que contribuyen con semillas más resistentes tanto a enfermedades y plagas como a sequías o heladas. Desde esta perspectiva basada en el concepto de producción integrada sostenible, la soberanía alimentaria de los pueblos y la consideración del derecho a comer como un derecho humano fundamental que debe ser garantizado por los poderes públicos mundiales, los cultivos transgénicos son perfectamente compatibles con los planteamientos ecologistas, pudiendo convertirse en una tecnología extremadamente valiosa en la consecución de esos objetivos.


    Juan Segovia. Militante del PCA e Izquierda Unida Andalucía y miembro del grupo promotor del Área de Ciencia en Izquierda Unida. Twitter: @juanillosegovia

    REPRODUCIDO DEL BLOG DE EPARQUIO DELGADO: 

    http://www.eparquiodelgado.com/index.php/ecologismo-y-transgenicos-una-propuesta-desde-la-izquierda/ 

    2013-10-31 12:10
    Enlace | 11 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/73970

    Comentarios

    1
    De: Victorio Fecha: 2013-10-31 19:51

    Me llama la atención que como científicos que dice ser... no investiga algo más sobre las no verdades vertidas en el artículo de marras. ¿Cómo es posible que lo malo sea la agricultura ecológica...? Y las multinacionales son almas caritativas que velan por el bien común.
    Dices que estás de acuerdo con el artículo, ¿podrías especificar algo más...? de eso que tan a ciencia cierta es del todo cierto. O sino...

    PD: ¿También vos, picaste el anzuelo...?



    2
    De: Alejandro Sánchez de Miguel Fecha: 2013-10-31 23:03

    Acabo de estar en una conferencia con la industria del alumbrado. Por desgracia me recuerdan muchos de los comentarios a argumentos de la iluminación respecto a los efectos no probados pero con indicios significativos de que la luz azul de noche aumenta la posibilidad de tener cáncer de mama. La industria obtiene beneficios de los productos y detener la obligación de probar que son seguros. Pero, a su vez, los gobiernos deberían de estar obligados( y nosotros como ciudadanos hacerlo cumplir) asegurarnos que con parte de los impuestos exista investigación independiente que estudie si el producto X es perjudicial o no. No tiene sentido como sociedad que nos gastemos todo el dinero sin pensar en que nos lo gastamos. Se llame ecológico, transgénicos o como se llame. Por otro lado, sea cual sea la cuestión, creo que merece un respeto la disidencia y que cada uno puede comprar lo que quiera (sin que le mientan). Desde luego, el tema de que es ecológico es un tema de criterio y quizás a algunos nos gustaría saber tanto el impacto total, como el tipo de producción, ya que por muy "ecológica" que sea una práctica, a veces moralmente puede aparecerte que se debe mantener un un apoyo a las prácticas tradicionales ya que quizás no sean tan eficientes en un aspecto determinado, pero sean básicas para la conservación de un ecosistema( me estoy acordando de los quebranta huesos y la retirada del ganado muerto por ejemplo). Por ultimo, gracias a MO por su censura, ya que sí no fuera por ella no habría leído este artículo. (Sarcasmo) No me gusta el enfoque del artículo, pero en el intercambio de posiciones justificadas y razonadas es donde está el avance, no en la censura. Si alguien se quejó, deberían de haberle dado oportunidad de réplica.



    3
    De: Txemacg Fecha: 2013-11-01 12:52

    ¿Alumbrado azul? ¿Cáncer de mama? Que digo yo que si el alumbrado nocturno produce cáncer lo hará porque emite ultravioleta lejano. Y entonces produciría melanomas, cáncer de piel, no de mama.

    Y con esas tergiversaciones o exageraciones es fácil que, si dicen una verdad de vez en cuando, no se les tenga en cuenta.



    4
    De: rvr Fecha: 2013-11-01 13:17

    Hola Txema: Lo mismo le he comentado en alguna otra ocasión a Alejandro. En su día me remitió a esta página Harvard Health Letter: Blue light has a dark side, donde comentan que hay una correlación (pero no está probada la causa-efecto). El problema estaría relacionado con la producción de melatonina.



    5
    De: andresrguez Fecha: 2013-11-01 13:33

    La verdad que la carta podrían apoyarla con algún estudio científico como el reciente metaanálisis demostrando que los transgénicos son seguros informahealthcare.com/doi/abs/10.3109/07388551.2013.823595 aunque la verdad, dudo que le hicieran mucho caso en MO ya que quejarse contra Monsanto sigue siendo más rentable y efectivo http://cienciasycosas.wordpress.com/2013/10/19/el-error-de-cuando-tu-unico-argumento-es-monsanto/



    6
    De: Victorio Fecha: 2013-11-01 15:19

    Quienes dan por hecho que la información vertida en la carta de marras es del todo correcta... le recomiendo que se repasen esto:
    http://www.etcgroup.org/sites/www.etcgroup.org/files/Cartel%20Before%20Horse%20SPANISH-web-Oct2013%20.pdf

    ¿quién controlará la agricultura en el futuro...? ahí está la causa efecto.



    7
    De: Pascual Fecha: 2013-11-02 19:02

    Me llama la atención lo que dice que en Cuba se están aplicando las semillas tratadas geneticamente, si eso és cierto, tengo que resolver que en Cuba sabran lo que se hace mejor que nosotros por el solo hecho de que és el gobierno cubano quien autoriza tal medida y por supuesto despues de haber sido suficientemente comprobado su seguridad, donde yo sospecho que está el asunto és, que los trangenicos están monopolizados por la multinacional Mosantos y políticamente estamos en contra de ese monopolio, pero eso no ha de hechar por tierra el desarrollo de la ciencia, simplemente ha de hacerse que la ciencia esté al servicio de la clase obrera y el interes publico y no privado como nos decía Carlos Marx.



    8
    De: María Jesús Fecha: 2013-11-03 02:30

    Me Extraña que Cuba trabaje de ninguna forma con semillas transgénicas pues en el momento que son transgénicas son manipuladas geneticamente por las Multinacionales como Monsanto y no por tratarlas de otra forma dejan de ser transgénicas, y si Cuba es un Sistema de Gobierno antiimperialista es más que dudoso que pueda utilizar semillas transgénicas. Yo tengo entendido que en Cuba no entra nada que pueda ser manipulado genéticamente por las transnacionales de Monsanto y que se cuidan mucho de utilizar productos químicos ni en el cultivo alimentario ni en el mantenimiento de animales a través de piensos transgénicos. Por otra parte el artículo de MO no me sorprende que haya sido retirado por cuanto contiene contradicciones graves, se empieza dando razón en el hecho de estar en contra de Monsanto y de las Multinacionales y se termina diciendo que se debería admitir los transgénicos como posibilidad alimentaria por no sé sabe cuantos beneficios que no están demostrados ...simplemente porque lo orgánico y ecológico es más caro, el problema es que los productos tratados con transgénicos son más baratos para venderlos más facilmente en los centros comerciales y en las fruterias y como la gente instantaneamente piensa más en dinero que en salud real y en la soberanía alimentaria de inmediato se van a comprar la fruta al mercadona o al Carrefour o a la fruteria de la esquina que esté más barata y eso lo saben muy bien las multinacionales de los transgénicos que explotan muy bien el tema del marketing de precios...si la gente fuera más inteligente comprarían más productos ecológicos no de Australia sino al agricultor más proximo que no utilice semillas transgénicas sino naturales que no utilice pesticidas ni herbicidas..., y tres cuartos de lo mismo con la ganaderia y con otros productos como son yogures, refrescos , etc y al comprarlos mas gente bajarian de precio como así está demostrado. Pero es incoherente del todo defender los transgénicos diciendo que no tienen porque ser de Monsanto ni de las multinacionales, si son transgénicos está de por medio el capitalismo, en lo que no está el capitalismo es en los productos ecológicos u orgánicos siempre que estos no se compren también en los supermercados claro que a veces tienen productos ecológicos para lavar su imagen. Si se mira la salud y el medioambiente y el bienestar de la humanidad hay que dar un NO Rotundo a los transgénicos porque está más que demostrado que son perjudiciales...por algo Monsanto forma parte de los lobbys capitalistas sionistas y del Nuevo Orden Mundial y si no es Monsanto pues será otro parecido. Además si los cientificos que defienden los transgénicos publican en periodicos propios del Sistema Imperialista, no cabe duda que van a defender al Sistema Imperialista en el Pais, en El Mundo o en MO si les dejan filtrarse como se filtran muchas veces el imperialismo y sionismo destructores de la humanidad en organizaciones que se llaman "de izquierdas" . En fin, TRANSGENICOS, NO, que se los coman Monsanto y a los que tanto les gustan...deberian estar prohibidos como lo están en varios paises de Europa pero como en España tenemos gobiernos tan idiotas...



    9
    De: Vary Ingweion Fecha: 2013-11-03 13:46

    María Jesús, no has entendido nada.

    El propio artículo censurado por MO explicaba que transgénico no tiene por qué ser sinónimo de patentes o de multinacionales. Partes de premisas falsas.

    Sin ir más lejos, en España se ha desarrollado un arroz transgénico que sintetiza ß-caroteno; se le ha llamado Arroz Dorado, se ha desarrollado por organismos públicos, y es completamente libre de patentes.

    Por otro lado, no hay nada que demuestre que los transgénicos que se cultivan sean perjudiciales, y sin embargo, para que sean cultivados es necesario que DEMUESTREN que son SEGUROS. De modo que, si se cultiva es porque lo ha demostrado CIENTIFICAMENTE.

    Criticar los org. transgénicos por los lobbys como Monsanto es como criticar la informática por el monopolio de Apple y Microsoft. Absurdo.



    10
    De: María Jesús Fecha: 2013-11-03 14:25

    Vary el que no ha entendido nada eres tú, te tragas todo lo que te digan incluso lo del arroz con betacaroteno ó cuando te digan que hay un tomate que adelgaza también te lo vas a creer seguro, pues también es transgénico. Vuelvo a decir lo mismo, salvo que ne Cuba lo hagan de otra forma más beneficiosa para la humanidad dudo mucho que en España haya transgénicos que no estén asociados a Monsanto y las Multinacionales, solo que igual ahora digan que ciertos transgénicos no están asociados a Monsanto y las Multinacionales porque entonces la gente inteligente no los compraría. La informática por suerte o por desgracia es la que es y si no se puede prescindir de ella al menos se puede utilizar de otra forma positiva para condenar precisamente a quienes hacen de ella un negocio a su servicio, los Transgénicos por suerte no son imprescindibles, se puede prescindir de ellos y deberían estar prohibidos totalmente porque son muchos más los perjuicios que acarrean que los beneficios, en los paises donde se siembran: suicidios de agricultores por ruina económica con las semillas, niños que son utilizados para señalar los cultivos a fumigar y que acaban con graves secuelas de la salud, ganado que se hace engordar artificialmente con piensos transgénicos y así lo extraño es que no haya enfermedades como la gripe aviar o porcina, ...etc, y en España producen a largo plazo cáncer de distintos tipos, alergias alimentarias, hipersensibilidad multiple, fibromialgias... Lo que pasa es que quienes hacen negocio con los transgénicos sean unos u otros, no te contarán nunca los graves efectos perjudiciales solo los beneficiosos y te los venderán como si fuera el no va más de la alimentación y la salud, y los hay que son tan idiotas que se creen todo lo que les dicen por que viene de la ciencia como si esta en los paises occidentales empezando por EEUU no formara parte del Nuevo Orden Mundial que quiere cargarse a gran parte de la Humanidad y exclavizar a los que queden. Si tan sabios son los cientificos porque no idean medicinas que curen realmente las enfermedades y no solo palien los sintomas,¿no sera porque realmente no les interesa tanto nuestra salud y prefieren que estemos sanos solo a medias para manipularnos mejor a su antojo?. Muchas vacunas tambien son creadas por la ciencia y salvo las que se crean en cuba, la mayoria proceden de laboratorios estadounidenses y producen más efectos secundario que lo contrario incluso muertes, como la última vacuna del cancer ó la de la gripeA... por cierto Teresa Forcades, es Doctora por EEUU y sabe mucho de todos estos negocios y fraudes de la Ciencia, de los Transgénicos, ...harías bien en ver sus videos y no creerte tantas tonterias que cuentan los cientificos que escriben en periodicos del Imperialismo y sionismo para beneficio de estos. Vuelvo a decir los partidarios de los transgénicos que se los coman ellos, y les aproveche a ver si se dan cuenta pronto de lo errados que estaban en defenderlos tanto. Mundo Obrero hizo muy bien en retirar el Artículo porque era pura bazofia a favor de los transgénicos y de las empresas imperialistas que hacen negocio con ellos.



    11
    De: Vary Ingweion Fecha: 2013-11-04 14:19

    Yo no me creo las cosas. Procuro revisar las cosas cuando las leo. El arroz dorado es de licencia libre. Eso es un hecho. También el trigo sin gluten es de licencia libre. Revisa los datos, y no te creas las cosas. Eso son hechos empíricos. Puedes comprobarlo. Como también es un hecho empírico que Cuba fomenta el uso de organismos transgénicos libres.

    Además, estás basándote mucho en prejuicios dogmáticos... prueba a analizar las evidencias. Tal vez te sorprendas.

    ¿Los organismos transgénicos no son imprescindibles? Pregunta a cualquier diabético, a ver qué tal le parece cambiar su insulina humana de origen transgénico por insulina de cerdo.
    Por cierto... los billetes de Euro están hechos de algodón transgénico. Si no los quieres, yo los acepto.

    ¿Suicidios de agricultores por culpa de los transgénicos? ¿Tienes pruebas?

    La hipersensibilidad múltiple es una enfermedad psicosomática. Y el resto de enfermedades no tienen ningún tipo de relación con los organismos transgénicos.

    Tú no has visto cómo son los controles de seguridad que un organismo transgénico tiene que superar. Y solo los que superan dichos controles pueden ser cultivados.

    ¿Te suenan las vacunas? Las de verdad. Las vacunas previenen enfermedades. ¿Sabes que el 60% de los fármacos son para curar, y no solo paliativos?

    ¿Falacias de autoridad? Mejoras por momentos.

    Tú harías bien en dejar de ver vídeos conspiranoicos y tonterías, y empezar a leer literatura científica de verdad. De esas cosas que se llaman artículos científicos, que se publican en esa otra cosa que se llama revistas científicas, y que tienen esa otra cosa que se llama revisiones por pares.

    La ciencia funciona mediante la evidencia empírica.

    Mundo Obrero se supone que es de izquierdas. Lo de la libertad de expresión,... aquello de la censura... Parecen del NoDo. El artículo no solo era correcto, sino coherente, científicamente riguroso, y... tú no te lo has leído. No estaba a favor de las empresas imperialistas que hacen negocio, sino todo lo contrario.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.211.200.222 (4a9aea0649)
    Comentario

    portada | subir