ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • bella en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • eunice en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • mrycogwls en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • sbi balance enquiry number en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Male Enhancement Pills en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • shrndhln en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • José Manuel en Protocolo De Actuación (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • José Manuel en Protocolo De Actuación (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Catalonia In 300 Words (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • Inicio > Historias > Conspiraciones O Tabú (Leyendo A Gaiman)
    2014-02-01
    )

    Conspiraciones O Tabú (Leyendo A Gaiman)
    2014-02-01

    Vivimos en una paradójica sociedad en la que podemos pasar de una explicación absurda a otra, independientemente de los niveles de verosimilitud, y donde al final la realidad puede estar más condicionada por los tabúes y mitos, o por lo políticamente correcto, que por ninguna otra lógica (ni la lógica del contubernio o la conspiración). Transcribo un diálogo que leo en "American Gods", la absorbente novela de Neil Gaiman (muy recomendable, por supuesto) que tiene una reciente edición de bolsillo en el mercado español (Rocabolsillo, oct 2013, ISBN: 9788415729204) y que tenía por ahí pendiente de sumergirme un rato:
    - Había un tipo en la cárcel llamado Jackson - dijo Sombra mientras comía- que trabajaba en la biblioteca. Me contó que cambiaron el nombre de Kentucky Fried Chicken por KFC porque lo que venden ya no es pollo. Es una cosa mutante modificada genéticamente, como un ciempiés gigante sin cabeza, todo muslos, pechugas y alas. Los alimentan a través de tubos. El tipo me dijo que el gobierno les había prohibido que emplearan la palabra "pollo".
    El señor Ibis aequeó las cejas.

    - ¿Crees que es verdad?
    - No. Mi compañero de celda, Low Key, decía que le habían cambiado el nombre porque los fritos ya no están bien vistos. A lo mejor querían que la gente pensara que el pollo se cocinaba solo.

    Lo escribo con regodeo: fin de la cita.

    Pues eso, resulta que la historia conspiranoide (experimentos genéticos, engaños del mercado, supervisión o connivencia del gobierno... lo tiene todo) que recoge Gaiman, como muchas otras cosas de su novela, existe, y pulula por ahí. En Snopes.com hablan del tema: Tastes Like Chicken: una falsa leyenda urbana. Por supuesto, basta con ver la publicidad de la empresa para ver que no paran de usar la palabra "pollo", así que la historia se desmonta sola. De hecho ¿les iba a preocupar decir pollo cuando estaban ocultando un secreto millones de veces más terrorífico? En fin, como todas las conspiranoias, el creyente lo es a pesar de lo que es lógico.

    Y ni siquiera el cambio de nombre de la compañía fundada por el Coronel Sanders es tan tan reciente: lo realizaron en 1991. Y antes de los gusanos mutantes hubo presuntas ratas fritas, pollos con seis patas y otras maravillas. Como cualquier otra compañía de estas (léase McDonald's, CocaCola y demás) es imposible estar libre de leyendas urbanas. Pero es cierto que el cambio tuvo que ver con la diversificación de productos (en los restaurantes ya no solo venden pollo), y con ese movimiento que se produjo en los 90 de convertir las siglas de la compañía en el nombre de la misma. ¿Recuerdan cuándo el mundo se pobló de carteles y publicidad con HSBC, BBVA, SPF...? Las abreviaturas que tanto se venían usando en las bolsas (por aquello de simplificar los displays de leds que iban corriendo con las cotizaciones y las tendencias) se fueron imponiendo como marcas comerciales. Más impacto y más inmediatez.

    Pero también es cierto, y parece que la misma compañía lo reconocía, que la palabra "frito" tenía connotaciones negativas en un mercado en el que cada vez se promocionaba más lo "saludable": es decir, la tiranía del mundo de la alimentación de que es "lo sano" la virtud más importante de un producto. Lo comentaba en la CBS en el año 91 el periodista Peter O Keegan KFC shuns 'fried' image with new name.
    The use of the initials KFC allows the company to remove the word "fried" from its moniker, a word synonymous with "unhealthy" and "high cholesterol" in the minds of many consumers.
    Se lo dejo para la reflexión. La pseudoteoría de la conspiración es la que molaría a los vendedores de misterios que llenan los medios actualmente. La evidencia del tabú muestra, por el contrario, cómo sucumbimos a las modas. Y eso no preocupa a casi nadie. Y eso es lo que más miedo da.

    PS. La imagen corresponde a la búsqueda en imágenes de "KFC mutant chicken"

    2014-02-01 13:20
    Enlace | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/74298

    Comentarios

    1
    De: Whatever Fecha: 2014-02-03 16:58

    Puestos a reflexionar, reflexiono reflexivamente la reflexión de que las autoridades sanitarias de hace unos añitos (no "las modas" ni los teóricos de la conspiración ni los mass media ni la bruja Piti) soltaban por sus boquitas que los fritos son malos malísimos, que te daban colesterol, infartos y cagaleras irresistibles.

    Ahora deben haber reflexionado y matizado y resulta que el aceite, sobre todo el aceite patrio de oliva, es bueno buenísimo y que la alimentación mediterránea es lo más de lo más.

    Y claro, la pregunta es por qué. ¿Tan seguros estaban entonces de las maldades de los fritos para pregonarlo a los cuatro vientos? ¿No había ningún indicio de lo contrario? Ahí sí que hay una teoría de la conspiración convincente, no en el disparate del pollo mutante.



    2
    De: ElPez Fecha: 2014-02-04 01:04

    Verá Whatever, deme por favor las citas adecuadas. Porque a veces "las autoridades" no dicen lo que la gente dice que dicen. Quién dijo qué, es algo fundamental. En efecto, que hay modas y que se dicen muchas cosas de la alimentación y la salud, nadie lo duda. Sin embargo, por lo (poco) que se y leo a los expertos, si uno se atiene a lo publicado, lo probado, lo justificado, no hay tanto cambio ni un producto pasa de ser satánico a divino. Le recomiendo, por ejemplo, a Juan Revenga, el Nutricionista de la General, con un entretenido y enjundioso blog en el que a menudo incluye referencias para argumentar sus opiniones.

    http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/



    3
    De: aldo bam Fecha: 2016-11-16 17:56

    comida chatarra , quien quiera comerla que lo haga, nadie lo prohíbe y tampoco nadie lo impone...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.196.201.241 (1a57f0f51a)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir