ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • MARCANI en ¿Falsos Videntes?
  • Goñi en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Txarlii en Cuando Se Pone En Peligro La Salud (CARTA @NoticiasNavarra @DiarioNavarra @microBIOblog y @Joaquin_Sevilla)
  • Xa2 en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Goñi en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Anónimo en Ciencia O Timos (@NoticiasNavarra #MILENIO @Pint17ES)
  • Peliculas 2016 en Regresión Y El Cine "Paranormal"
  • Yo también me aburro del machismo, soberanamente en Chicos, Chicos, Chicos (#Noticias #metachodemacho @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Sobre La Necesidad De Ser Engañado
    2014-03-19
    )

    Sobre La Necesidad De Ser Engañado
    2014-03-19

    Leído en "El piloto de la muerte", del siempre maravilloso Miguel Sánchez-Ostiz, al hilo de la actividad y habilidades del personaje central de la novela, que se dedicó durante un tiempo a vender productos milagrosos ("recuerdo el Crecepelo de Tasmania, el Aceite de Culebra, el Reconstituyente del Inca, el Fuego Milagroso, el Pemnican del Explorador del Polo..."). El narrador, hijo de este Piloto de la Muerte, reflexiona:
    Hay que tener una gran fe en uno mismo para estar convencido de que la gente anda necesitada de semejantes productos. Hay que creer que la cordura es un bien raro que nos asiste a nosotros en la misma medida en que los demás están desprovistos por completo de ella. Hay que estar convencido de que la mente humana no conoce reposo y de que nadie puede vivir sin soñar con insensateces.

    Sin duda una reflexión que habla más de ese nivel personal de quien engaña a quien desea ser engañado. Sánchez-Ostiz, en cualquier caso, en el siguiente párrafo le hace dar al narrador un paso a un lado, con el que cambia la dirección de la reflexión, alcanzando entonces otra dimensión sobre la necesidad de ser engañado:
    Para poner en el mercado semejantes productos hay que estar muy convencido de la necesidad de fantasía y, sobre todo, de la perentoria necesidad de milagro que acomete al género humano, tomado de uno en uno, y a solas, cuando está despierto en la noche o cuando la ciudad se le echa encima, y se hace enemiga, y ni siquiera se atreve a decir "no puedo más", porque sabe que ahí, justamente ahí, si abre la boca lo tiene todo perdido. Calla. Muere. Poco a poco, pero muere.

    ¿Cómo no voy a ser siempre un rendido admirador de este escritor y la persona que lo lleva puesto?

    "El Piloto de la Muerte", de Miguel Sánchez-Ostiz, está publicado en Espasa Calpe, 2005 (colección Espasa Narrativa), ISBN: 84-670-1739-2. Su blog, el de @msostiz, es muy recomendable, Vivir de buena gana.

    2014-03-19 10:20
    Enlace | 2 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/74452

    Comentarios

    1
    De: Dario Puerta Fecha: 2014-03-20 01:06

    En verdad todo esta bien., solo uno espera que lo que uno vende sea lo verdaderamente necesario para la otra que en sus ventas en verdad se reciba un si como respuesta.Es genial.



    2
    De: Anónimo Fecha: 2016-07-20 00:03

    En el 'San Manuel bueno, Mártir', de Unamuno, Manuel persevera en la prédica de aquello en lo que ya no cree para evitar -según piensa- el mazazo que para sus fieles supondría el dejar de hacerlo (la práctica de la caridad no la abandona nunca). Estos días he estado en estrecho contacto con personas católicas practicantes, por cierto que nada dogmáticas, y he oído el mismo argumento aplicado nada menos que a la inmortalidad del alma (o quizás tan sólo a la resurrección de los cuerpos). El efecto de esto, según he visto, es que ahora los buenos Manueles, los mártires cotidianos son los fieles --algunos fieles--, que no dejan de asistir a la liturgia para evitar el desmoronamiento moral de los clérigos. ¿No es la pescadilla que se muerde la cola?



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.81.104.61 (87248f9014)
    Comentario

    portada | subir