ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • uali20 en Infinitesimal Importancia (@SueltalaOlla)
  • uali20 en La Mentira (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ramon en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • jose en Ignorancia Globalizada En Red Y Cambios En El Zodiaco
  • uali20 en Las Brujas ?Vaya Timo!
  • james jack en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Anónimo en Catalonia In 300 Words (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Jorge en Catalonia In 300 Words (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Jorge en Catalonia In 300 Words (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Iván en Catalonia In 300 Words (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Anticiencia Y Política
    2014-06-16
    )

    Anticiencia Y Política
    2014-06-16

    Llevo unos cuantos días leyendo interesantísimos análisis sobre la cuestión, aireada recientemente por gente cercana a "Podemos", de si en la ciencia hay también una casta que exige un replanteamiento desde la soberanía popular -un análisis similar al que esta formación (y otras) hacía con respecto a la política, o la economía. Digo que son interesantísimos, y son un montón, y son casi completamente convincentes. Pero se me antojan innecesarios, un despliegue que, me malicio, como ese "excusatio non petita", parece que soslaya una autocrítica que, posiblemente, debería haber sido hecha antes y por quienes ahora enarbolan la defensa de la ciencia frente a los ataques del relativismo político.

    No pretendo decir nada especialmente interesante, lo siento, simplemente necesito desmarcarme hoy de esta armada invencible, porque no creo que un artículo de opinión de un por otro lado poco conocido y posiblemente poco relevante blog (acaso tan poco conocido o tan poco relevante como esta pecera, qué mas da...) necesite tanto espacio y tiempo de los más granados divulgadores de la red científica patria. ¿O es que ha hecho mucho daño?

    Juzguen si quieren.

    El artículo que ha desatado la oleada se llamaba "La casta científica y el paradigma ético de Podemos", en el blog "Caballo de Nietzsche, de Ruth Toledano, para eldiario.es. Toledano hacía un perfecto ejercicio de ortodoxia política, pretendiendo enmendar la plana a una voz díscola desde dentro de la casa, de lo más alto y granado porque acaba de ser elegido eurodiputado. Pablo Echenique-Robba, físico y europarlamentario electo por Podemos, en una entrevista en Materia (“En la izquierda a veces la gente se vuelve anticientífica”, Materia 30/5/14) se mostraba discordante con algunos aspectos del programa de Podemos. Por ejemplo:

    "Obviamente como científico no estoy en contra de los transgénicos per se. Es como la energía atómica, no es ni buena ni mala, sino que depende de para qué la uses. A día de hoy, los transgénicos están bajo el control de unas cuantas multinacionales que tienen un poder muy elevado. Imponen sus condiciones sobre pequeños campesinos." 
    Igualmente, sobre la investigación con animales, afirmaba no estar en contra, aunque entendía que mucha gente lo estuviera:
    "Yo siento mucha empatía por los animales, pero siento más empatía por los humanos. Como todos los problemas morales, surgen cuando se contrapone el bien de un ser al bien de otro ser. Es irresoluble, no hay una respuesta buena. Pero yo me inclino más a utilizar ratoncitos para acercar cinco años una medicina que cure a humanos, dándome muchísima pena los ratoncitos. En la vida hay que tomar decisiones y no se puede ser radical absolutamente en todo." 
    Cuando esta entrevista se publicó generó dos tipos de reacciones. Unos se posicionaron en contra de esa tibieza con la que se entendían las posturas antitransgénicas dentro de Podemos, porque a pesar de lo que decía Echenique, lo cierto es que en el programa de este partido está la lucha antitransgénica, o dentro de los círculos de Podemos hay un sector dentro de algo denominado "ecología" en el que lo mismo se es animalista que homeopático... Por ejemplo, Fernando Cervera, en Naukas, escribía una crítica en "Ciencia y política. PODEMOS, Europa y los transgénicos" (luego siguió escribiendo algo más sobre el tema). También Juan Ignacio Pérez Iglesias, responsable de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco y uno de los más claros exponentes de la nueva apuesta por la divulgación científica en nuestro país, que ha escrito estas semanas varias veces sobre el tema, como en "De política y ciencia: la racionalidad constreñida", publicado en Materia (4/6/14) establecía una crucial disidencia.

    Pero es cierto que fue mayor el movimiento de la "ortodoxia" de considerar que un portavoz electo de Podemos no puede (no debe) posicionarse públicamente en contra de su propio programa.

    Posiblemente el asunto debería haberse quedado ahí, en la propia contradicción interna que muestra un movimiento como Podemos, que tampoco es algo único ni es algo nuevo: el 15-M de donde viene en parte el empuje de Podemos, mostró ya desde sus comienzos un más que casual coqueteo con posturas cercanas al relativismo, a la crítica a la ciencia, al ecologismo un tanto ecólatra o, directamente, abrazando las pseudociencias y el esoterismo más descarado. Y no es nada nuevo tampoco cómo en la izquierda este debate ha sido y sigue siendo complejo, difícil y con un pasito para adelante y otros cuantos para atrás.

    Recordemos por ejemplo el trabajo de gente como Eparquio Delgado en IU promoviendo una apuesta por la ciencia y las medicinas basadas en la evidencia frente a la homeopatía, como se contaba en esta noticia de Materia, "Una voz política contra la pseudociencia", pero también el prietas-las-filas de Mundo Obrero censurando propuestas desde la izquierda nada antitransgénicas (lo contamos por aquí hace medio año).

    Es decir, lo que se está viendo ahora en Podemos no es nuevo, y se lleva escribiendo y debatiendo desde hace tiempo. Lo que puede haber sucedido es que, desde Podemos, ahora empiezan a despertarse unas luchas que simplemente no se pensaron antes como relevantes.

    En ese sentido, el despliegue "procientífico" me parece excesivo. El debate de ahora no es ni tan relevante ni siquiera ha acudido con un valor argumentativo interesante, ni desde una relevancia social más allá del ruido de Twitter (que es, no nos cabe duda, cada vez más ruido). Recomiendo el artículo de Juan Ignacio Pérez Iglesias publicado en NEXT (la sección de ciencia de VozPopuli.com) se titula "Un alegato contra el animalismo", y merece la pena también por hacer un buen resumen del posmodernismo vinculado a la izquierda política. Otros recomendables autores, como Pepe Cervera en su blog Retiario de rtve.es, "Contra la irracionalidad", Clara Grima en "La casta científica y nuestra esperanza de vida", publicado también en eldiario.es, van desgranando diferentes argumentaciones que desmontan el populismo de Toledano.

    Pero es que no hacía falta desmontarlo, al menos no más que cualquier otro populismo anticientífico. No menos, posiblemente, que la apuesta de tantas universidades por formación pseudocientífica, que el apoyo de los partidos de la derecha al desmantelamiento y desamortización de la ciencia en general, del sistema público de educación y salud y de los derechos sociales. Que no tienen menos que ver con la ciencia que la experimentación animal... No es Podemos el primer partido que toma idem por pseudociencias (recordemos el BioVac que alegremente defendía Esperanza Aguirre, la apuesta por el fracking, el negacionismo del cambio climático verdaderamente extendidos y convertidos en política de estado por los gobiernos nacionales y más de uno autonómico... y un largo etcétera que otro día deberíamos acaso analizar).

    Posiblemente acudir al primo de Rajoy para negar el cambio climático no tiene la misma altura intelectual que una cita de Feyerabend, pero el peligro que tiene Rajoy hace que los malabarismos dogmáticos de Ruth Toledano queden en poco más que una pintada en una pared del barrio. Más o menos como esto que yo escribo. Pero el negacionismo del cambio climático, amparado y pagado por muy importantes montañas de dinero proveniente de los beneficios del petróleo y el carbón, ha permanecido con una impunidad increíble durante años, cuando pocos científicos se atrevían a decir lo que ya entonces era científico: que el clima estaba cambiando debido a la quema de combustibles fósiles.

    Ya he comentado más de una vez por aquí que servidor tiene su ideología y que no la oculto. Ni pretendo venderla como verdad absoluta y menos como verdad científica. Pero tampoco tengo por qué quedarme callado ante una crítica que se suele hacer (y que en parte está en esa "crítica" del relativismo de izquierdas el establishment de la ciencia, ahora mal llamado "casta científica") y es que a veces la defensa de la ciencia se ha querido convertir en defensa del statu quo y en acrítica aceptación de ideologías más bien de derechas, más bien capitalistas, más bien de un desarrollismo neoliberal al que, reconozcámoslo, el progreso científico y tecnológico le ha venido como un guante para autojustificación.

    Se que debería exponer con más detalle estas acusaciones, pero no tengo mucho tiempo, ni soy quien para pretender argumentar mejor que tanta gente. Pero qué le vamos a hacer: por más que Greenpeace se empeñe en engañar con su histeria antitransgénicos, si no hubiera sido por ellos, ahí teníamos un buen montón de mierda que nadie habría denunciado. Y prefiero discutir con unos exaltados antiantenas que encontrarme con que una compañía telefónica simplemente incumple la normativa porque le sale más barato pagar la multa si le pillan que cumplir la ley.

    Por supuesto que me da mal rollo que las posturas de justicia social se trufen con anticiencia, pero me da la sensación de que al menos las izquierdas permiten un debate, que simplemente se hurta en las derechas negando la mayor.

    ¿Quieren un último patadón no argumentativo pero que muestra mi estado de ánimo? Me parece absurdo que la banca ética tenga en este país el amparo de un movimiento místico tan sectario como anticientífico como es el de la antroposofía. Pero no puedo olvidar que otra banca está controlada por el Opus Dei, con ideas no menos anticientíficas en torno a la salud sexual y los derechos reproductivos, la sociedad y el papel de la mujer en ella. Y comparando una banca y otra, en la de la biempensante comunidad de valores de derechas, mueven mucho más dinero, hacen más corrupciones y además desahucian y mantienen el tráfico de armas, la esclavitud de las mujeres y demás. Que los otros se pongan a patrocinar la agricultura de la mística biodinámica o una escuela sectaria es sin duda denunciable, pero la forma en que unos y otras toleran el otro atropello no deja de ser triste.

    Es decir, ¿nos quejamos contra los esotéricos de PODEMOS porque "les podemos", porque no tienen bancos, ni empresas de energía o grandes multinacionales? Espero que no, que nos quejemos porque son anticientíficos y porque hay que combatir la anticiencia. Pero conviene entonces ver que también está la anticiencia en los propios ministerios que están desmantelando la educación y la ciencia, y el estado de derecho. Creo que desde la izquierda hay que luchar por muchas guerras, y las de la ciencia están ahí, pero no "en vez" de las otras, sino porque son parte de una verdadera revolución necesaria, una apuesta por la modernidad de la que la izquierda no debería haberse separado nunca.

    Por más que sea comprensible que la gente se hartara de que la razón científica siempre estuviera apadrinada y soportando el poder económico y político. O al revés, que nunca se sabe.

    Y perdonen, que tenía que trabajar en otra cosa y se me pasó la tarde diciendo obviedades.

    2014-06-16 18:18
    Enlace | 23 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/74714

    Comentarios

    1
    De: Óscar Menéndez Fecha: 2014-06-17 09:25

    Interesante entrada, Javier. Se me escapa tanto interés por una izquierda 'residual'. Es interesante no huir del debate, desde luego, pero también es imprescindible valor cualitativamente las opiniones y acciones de los diferentes grupos. A mí me queda la idea de que, antes para los escépticos y ahora para los divulgadores, la derecha pasa de rositas.
    Como ejemplo, el primer (y creo que hasta ahora único, creo) político en la Lista de la Vergüenza fue Gaspar Llamazares.



    2
    De: Juan Ignacio Pérez Fecha: 2014-06-17 09:48

    Muy interesante opinión, por diferente. Creo que eso es bueno. Empiezo por agradecer las menciones a mis escritos. Y sigo tratando de (1) rebatir parcialmente la idea del desequilibrio en el tratamiento que damos a la izquierda y la derecha, y (2) de explicarlo.
    Creo que hay un poco de las dos cosas, aunque pueda parecer (y quizás ser) contradictorio.
    (1) Al gobierno del PP se le ha dado mucha leña por su política (anti)científica; no hay más que repasar la hemeroteca o recordar todo lo que se ha dicho en redes sociales. La campaña #sinciencia no hay futuro fue muy fuerte y hoy es el día que sigo viendo carteles en facultades y centros de investigación con los comecocos. Lo que ocurre es que esto se hizo, sobre todo, en los dos primeros años de (mal)gobierno de Rajoy. Llevamos medio año sin hacer ruido.
    (2) Pero es posible que haya un cierto desequilibrio, sí, en ese tratamiento. Ocurre que a la derecha española, dada su condición cavernaria, nadie le supone una posición favorable a la ciencia. Se le ha criticado, sí, hasta hace unos meses, pero de alguna forma ya contábamos con ello. A la izquierda, sin embargo, se le supone (¿suponía?) una actitud más favorable a la ciencia. Por esa razón nos alarma pensar que un eventual gobierno de izquierdas, en vez de apoyar la ciencia, se dedique a dar cobertura a movimientos anticientíficos. Esa es la razón por la que quien suscribe se ha dedicado a este debate, esa y que desde un punto de vista estrictamente ideológico, el tema es muy interesante. Además, tratar de demostrar que gastar en ciencia es bueno no tiene demasiado interés porque es casi evidente (aunque no suela estar de acuerdo con las razones que se esgrimen y, de hecho, también haya escrito sobre ello, por ejemplo aquí: http://www.sintetia.com/investigacion-cientifica-y-desarrollo-naturaleza-de-una-relacion/). Y luego hay una razón adicional que me gustaría que insignes izquierdistas como ustedes dos, Javier y Óscar valoraseis en su justa medida: este debate no se hubiera producido si Podemos fuera un grupo de verdad residual y no tuviera posibilidades REALES de influir en los programas de gobierno futuros y -quién sabe- de gobernar. Lo digo muy en serio.
    Salud, amigos.



    3
    De: Óscar Menéndez Fecha: 2014-06-17 09:54

    Estoy de acuerdo en eso de que a la izquierda se le presupone el debate y la racionalidad. Y también en que el debate se ha creado alrededor de Podemos sólo porque han demostrado que sí tienen éxito. Pero personalmente sigo con el regustillo de que se condena más a los débiles que a los fuertes, porque es más fácil... o que al menos no se hace con el correspondiente baremo. Gracias, Iñako, por entrar al trapo ;)



    4
    De: Masgüel Fecha: 2014-06-17 11:09

    Sr. Pérez, aprovecho que le pillo por aquí y tratando este tema, para responder a su artículo en Vozpopuli (con la venia del Sr. Armentia, si me la concede), dado que aquél sitio exige registro en Facebook o Twitter para comentar.

    No. El artículo publicado por Ruth Toledano no constituye un excelente ejemplo de las posiciones del postmodernismo. Si es un ejemplo de postmodernismo, es pésimo. Para escapar de la simpleza que supone convertir buena parte de la filosofía del siglo XX en un insulto, y acercarse a la relación entre ciencia y postmodernidad desde posturas más serias, le recomiendo esta charla de Quintín Racionero en la fundación Juan March:
    http://revistas.ucm.es/index.php/RESF/article/download/RESF9999120113A/10437
    Aquí el audio resumido: http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=2811&l=1 (min 64 a 104).

    “Al negarle a la ciencia su carácter objetivo y un superior valor epistemológico por comparación, por ejemplo, con el pensamiento mágico vigente en muchos pueblos del mundo, se le niega utilidad”

    Eso es falso. Lo que niega el relativismo es que el valor epistemológico de la ciencia pueda ser superior o inferior al margen de los criterios valorativos y de los propósitos que rigen contextos culturales concretos. El relativismo no significa, como quiere el tópico, que “todo vale”. Eso es anarquismo epistemológico. Significa que cada regla de juego y criterio depende de a qué se esté jugando. No quiere decir que se pueda hacer ciencia con las reglas de la petanca. Además, Los compromisos ontológicos de los científicos son muy variados y tan buena ciencia puede hacer quien cree estar poniendo un espejo delante de la realidad desnuda, como quien piensa en las teorías científicas como ficciones operativas.

    P.D. Supongo que hay animalistas de todo pelaje, pero los que yo he topado no son postmodernos. Son iusnaturalistas y se consideran tan herederos de la ilustración europea como el cientificista mejor peinao.



    5
    De: ElPez Fecha: 2014-06-17 11:17

    Gracias por las aportaciones. A mi me gustaría que Podemos ni fuera residual ni tuviera tanto pseudoscientifico de base. Pero no creo, si hay alguna forma de hacer un cierto balance entre lo positivo y lo negativo, que el programa de esta formación sea especialmente repelente. En mi personal puntuación, qué le voy a hacer, el PP o incluso el PSOE, suman muchos más puntos de oprobio.

    Por cierto, Iñako, la campaña contra los recortes en Ciencia, la de sin Ciencia no hay futuro, se comenzó contra los recortes del Gobierno Zapatero, que algunos consideraban un gobierno de izquierdas. Un gobierno durante cuyo mandato, y antes del golpe de Estado neoliberal, se había incrementado el presupuesto de Ciencia, se había promovido una nueva ley de la ciencia y... Algo que tampoco había despertado especial aplauso por parte de la comunidad de la divulgación de la ciencia.

    Quiero con ello decir que los silencios cómplices del colectivo al que pertenezco, ese mundo de la cultura científica, vienen de antiguo. Y en general siempre he sentido que había más connivencia con ehhh poder, especialmente el económico, de lo razonable y de lo honrado.



    6
    De: Teresadela Fe Fecha: 2014-06-17 12:34

    Felicidades por "perder" la tarde de una forma tan productiva, Javier! Has ordenado muy bien el debate y añadido claridad: dónde está la política y dónde la ciencia. Y las múltiples formas de poner ésta al servicio de aquélla.



    7
    De: Kroketa Fecha: 2014-06-17 12:58

    Una observación que también es una perogrullada pero me parece que está haciendo falta: La ciencia no es ni de izquierdas ni de derechas que yo sepa. Luego, si desde la derecha o desde la izquierda se lanzas discursos irracionales, aunque sea uno científico de izquierdas o de derechas debería, digo yo, desmantelarlos por igual.

    Comprendo que a alguien de izquierdas les escueza más que sea desde la izquierda desde donde se lancen soflamas anticiencia y escriba todo el texto de esta entrada intentando justificar que "vale, es verdad, pero los otros son peores porque tienen el gobierno".

    Son igual de malos, aunque sean de los nuestros. Aunque cueste más aceptarlo, son igual de malos. Igual deberíamos empezar a pensar el por qué de ese enconamiento izquierda-derecha que no deja paso a la razón que en justificar a ninguno de ellos.



    8
    De: zetetic1500 Fecha: 2014-06-17 18:44

    "hay un sector dentro de algo denominado "ecología" en el que lo mismo se es animalista que homeopático..."

    ¿Justificación?



    9
    De: Juan Ignacio Pérez Fecha: 2014-06-17 21:14

    Hola Javier
    La campaña #sinciencia no hay futuro comenzó aquí: http://naukas.com/2012/04/25/sinciencia-no-hay-futuro/ en abril de 2012. El PP gobierna desde 2011. Es cierto que el PSOE ya había recortado, y entonces se hizo la campaña de las tijeras, pero creo que los recortes del PSOE fueron muy inferiores a los del PP.
    Por precisar.



    10
    De: José Luis Ferreira Fecha: 2014-06-17 22:24

    En acción política soy partidario siempre de exigir muchas más cuentas y criticar (constructivamente) al gobierno que a la oposición. En esto incluyo lo que se trata en esta discusión, el uso de evidencias científicas. No sé si las campañas o acciones de científicos, escépticos, divulgadores o difusores del pensamiento crítico han incidido más en lo contrario.

    Estaría bien que alguien se anime a recabar datos y sacarnos de dudas. Sin tenerlos, alguien de izquierdas puede caer en, por lo menos, dos sesgos a la hora de evaluar si es cierto que la derecha se suele ir de rositas más a menudo que la izquierda en estas críticas. El primero ocurre, si, como ya se ha apuntado arriba, las críticas se hacen desde la izquierda para la izquierda (o si quien critica lo hace porque cree que en la izquierda puede encontrar mejor eco para mejorar la educación científica o alguna otra razón de este estilo). El segundo se refiere a que alguien de izquierdas tal vez sea más sensible al escuchar críticas a la izquierda que cuando las escucha hacia la derecha y acaba creyendo que, según su recuerdo sesgado, efectivamente se es más duro con la izquierda. Estos argumentos valdrían para otro eje (gobierno/oposición, partidos mayoritarios/minoritarios, nacionalistas/no nacionalistas,...).

    Personalmente he encontrado sesgos de ese estilo hacia mi propia actividad en las redes sociales. Se me ha dicho que critico más a la izquierda que a la derecha (acabo de contar un poco por encima las entradas de mi blog y me salen bastante más las críticas a la derecha y muchas más al gobierno que a partidos pequeños). Se me ha dicho que por qué me meto tanto con Vicenç Navarro, que al fin no pinta nada cuando hay tanta mala economía en quien tiene el poder. Vuelvo a contar y me salen más entradas contra la política económica del Banco Europeo, Bruselas o el Gobierno de España. En este caso, además, y como bien saben Javier y Óscar, solo he empezado a criticar a V. Navarro cuando he notado con especial horror que gente desde el pensamiento crítico creían sus discursos llenos de cherry picking y demás falacias que debería detectar inmediatamente cualquier escéptico y que si no lo hace debe de ser porque nunca somos escépticos en todo y nos cuelan sofismas en cuanto nos despistamos o cuando nos alejamos de nuestro campo de expertise.

    Por supuesto, mi caso es solo un ejemplo, pero da que pensar que algo parecido pueda estar ocurriendo con más generalidad y que podría explicar por qué, incluso si la queja de Javier está injustificada, la percepción es que sí lo está. Es solo una hipótesis que animo a estudiar. Estoy abierto a que los datos digan otra cosa y, entonces sí, dar por acertada la percepción de Javier, a cuya queja me uniría.



    11
    De: Juan Ignacio Pérez Fecha: 2014-06-17 22:52

    Sr Maswell
    Como estamos en casa ajena, seré breve (perdón Javier).
    Es muy posible que la idea que tengo del posmodernismo sea errónea. He leído el texto de Racionero que me ha proporcionado y no he entendido prácticamente nada. Me suele ocurrir con ese tipo de textos. No debe extrañar a nadie. A Sokal y a muchos otros les pasa lo mismo. Por eso es posible que no haya acertado al calificar el texto de Toledano de posmoderno. No obstante, sigo pensando que lo es.
    En el texto de Racionero me he encontrado con esta expresiva frase: "Todo lo que he pretendido decir en estas páginas se reduce a esto sólo: la
    postmodernidad no atenta contra la investigación científica, sino contra el rol
    que, inconscientemente, hace de la ciencia un instrumento del poder" (creo que fuera de contexto no cambia su significado). Es de lo poco que he entendido y el caso es que me ha parecido muy similar a la tesis que defiende la sra Toledano. Sospecho que los pensadores posmodernos tienen una idea acerca de la ciencia que no tiene nada que ver con la idea que tenemos los científicos. No debemos extrañarnos, por lo tanto, que los científicos tengamos una idea del pensamiento posmoderno que no tiene nada que ver con lo que los pensadores posmodernos piensan de su pensamiento.
    Animalistas los hay de toda condición, seguro. El mismo Singer, referencia clave en ese movimiento es utilitarista y creo que se considera heredero intelectual de Bentham. Pero sinceramente, el texto de Toledano me ha parecido todo menos utilitarista; de hecho, me ha parecido posmoderno. Estaré equivocado. Qué le vamos a hacer.
    Y por último, no he querido insultar a nadie; de hecho no he insultado a nadie. Si acaso, he podido pecar de ignorante.
    Salud



    12
    De: Masgüel Fecha: 2014-06-17 23:53

    "Me suele ocurrir con ese tipo de textos. No debe extrañar a nadie. A Sokal y a muchos otros les pasa lo mismo."

    Sr. Pérez, leer el texto de Racionero para contestar a mi objeción ya tiene mérito. Lamento que no haya entendido prácticamente nada. Si le ocurre, como dice, lo que a Sokal, equivoca el tipo de texto. Racionero es denso, pero no es un galimatías como los que ridiculizó aquél. No le recomiendo entonces la lectura de este otro texto suyo, precisamente sobre el caso Sokal:
    http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:Endoxa-199954773825-7407-A638-3065-9E53F37E2943&dsID=resistible_ascension.pdf

    De ignorantes pecamos todos. Lo que no debe extrañar a nadie es que la Sra Toledano entienda la postmodernidad como entiende el quehacer científico. Mal. Como la ciencia también tiene enemigos entre quienes malentienden la postmodernidad, la discusión derrapa, porque muchos científicos comparten esa falta y toman la crítica hacia una forma de entender la ciencia como un ataque a la ciencia en general. Me da apuro ponerle más deberes, pero si un día tiene un rato y le apetece, puede empezar por estos dos, que no son postmodernos, se les entiende mejor y sirven de rascador para descalcificar certezas:
    http://www.escohotado.com/articulosdirectos/cienciaycientismo.htm
    http://www.youtube.com/watch?v=BYOPK05W9IE



    13
    De: Juan Ignacio Pérez Fecha: 2014-06-18 09:09

    Sr. Masgüel

    Gracias por las referencias.

    Oída la charla sobre Gadamer. Nada que decir, salvo que se entiende muy bien al conferenciante y que no estoy de acuerdo con lo que afirma.

    El texto de Escohotado lo leeré, pero mal empieza, hablando de "cientismo". Es un término bastante gracioso. Sobre eso, y ya que uted me recomienda alguna referencia, le recomiendo yo otra: http://naukas.com/2011/07/07/del-relativismo-al-cientificismo/ a sabiendas de que no estará usted de acuerdo, por supuesto.

    Los que glosaba Sokal en su libro eran un verdadero galimatías, cierto, pero para un humilde profesor de fisiología animal Racionero, si llegar a aquellos extremos, me parece más galimatías que denso, qué quiere que le diga.

    Reproduzco:
    "El origen latino del vocablo sirve aquí dc pista: ‘moderno’ procede de modo. ‘ahora mismo’, algo que denota lo que acaba de suceder, pero justamente para hacer notar que ya no sucede, que en realidad es ya todo lo que a continuación puede suceder. Lo moderno es, así, lo que está en pugna, no con algún pasado, sino consigo mismo; lo que sólo cabe afirmar como posterior, no a cualquier pasado, sino a sí mismo; lo que sólo se realiza, pues, como contra y post de sí mismo. Lo moderno no designa, en consecuencia, ninguna realidad sustantiva: al contrario, menciona la realidad en el aspecto de la aparición, de la dádiva múltiple de las posibilidades que, precisamente por no estar sujetas a ninguna constricción, por hallarse siempre ya después dc cualquier modo de clausura, se ofrecen como constitutivamente abiertas, como esencialmente disponibles. De aquí se sigue que, para habitar lo moderno, para vivirlo como la forma de la experiencia que en cada caso nos es contemporánea, hay que situarse en la dinamicidad especifica de ese contra, de ese posl del ahora. Pero entonces, formulado asi el problema, habitar lo moderno significa exactamente no poder serlo. Significa tener que actuar, vivir, pensar. no paralizando el ahora; no sustituyendo el libre juego de las posibilidades por un discurso que, al fijarlas y ordenarlas, cancele su pluralidad efectiva: no dando al olvido que un tal discurso sólo puede introducir un desajuste, un décalage con la realidad, cuyo resultado habrá de ser siempre el sometimiento de esta última a un sistema único de comprensión y. por ello mismo, a una estructura de dominación. Son estos frenos, estas sustituciones, estos olvidos los que conforman la esencia de la modernidad."

    No he entendido nada; es sólo un ejemplo.

    Yo ya he confesado mi ignorancia, pero lo que no reconozco es haber enunciado certeza alguna, tan sólo opiniones, así que si le parece, son otras las que deben descalcificarse.

    Salud

    P.S.: Por respeto al anfitrión y visitantes, debo decirle que no seguiré debatiendo aquí, puesto que la anotación de Javier Armentia tiene poco que ver con estos asuntos. Creo que sus opiniones y las mías han quedado claras y que contamos con referencias de sobra para ilustrarnos.



    14
    De: Masgüel Fecha: 2014-06-18 09:48

    El artículo del Sr. Tomé lo tenía leído. Me parece un ejemplo del mismo error que, en mi opinión, comete usted. No daba por sentado que usted alberga certezas. Hablaba en general. Si escribo comentarios públicos en lugar de enviarle un mensaje privado, es porque espero que mi pequeña aportación pueda aprovechar a alguien más. En cualquier caso estoy de acuerdo en que, por mi culpa, nos salimos del tema de esta entrada. Así que también lo dejo aquí, esperando que el Sr. Armentia no se haya molestado. Gracias a los dos.



    15
    De: Jose Brox Fecha: 2014-06-18 10:48

    Hola Javier: Estoy de acuerdo parcialmente con tu postura, y entiendo lo complejo del asunto. Sin embargo creo que es algo de lo que hay que hablar y mucho, más incluso de lo que se está hablando estos días. ¿Has leído con atención el texto que enlazas de Clara Grima? Si es así, no comprendo que lo pongas como ejemplo: es aún más lamentable que el de Ruth Toledano, y más peligrosa su postura (si la sociedad le hiciera caso). Defiende el peligrosísimo (y simplista e interesado) discurso de "la ciencia no es democrática", afirmación cierta aplicada en un contexto impropio, y que veo con pesar que es asumida por parte de lo que se supone que es "la flor y nata" de nuestros divulgadores científicos. Si los científicos acabáramos pensando mayoritariamente que la sociedad debe hacernos caso simplemente por mor de nuestra autoridad técnica, y punto final, no sería de extrañar que acabáramos pariendo una sociedad profundamente anticientífica. Está justo en nuestras manos cambiarlo, y si tenemos ahora mismo lo que tenemos es en gran parte por culpa nuestra, pues es nuestra responsabilidad informar y convencer, en una labor política de la ciencia que _sí_ debe ser democrática. En ese sentido creo que una de las mejores aportaciones al debate es precisamente la de Echenique, la que lo inició.

    ¡Un saludo!



    16
    De: 8bit Fecha: 2014-06-18 21:22

    Malo es el relativismo postmoderno pero mucho peor es el neopositivismo que cree que el pensamiento y las relaciones sociales humanas se mueven por las mismas leyes que la física, pudiendo ser parametrizables y modelizables matematicamente, que no tiene en cuenta la ética, que desprecia la filosofía y las ciencias no positivas, que prostituye la ciencia, convirtiéndola en una religión al mismo servicio del poder que todas las religiones, donde el criterio de autoridad de la jerarquía eclesiástica es sustituido por el de la jerarquía científica, sirviendo para justificar las relaciones entre dominantes y dominados. Y mucho mas daño está haciendo todo un sistema educativo totalmente basado en ese neopositivismo que un simple maestro de yoga que hace las veces de psicólogo para aliviar el estrés causado por esa misma sociedad cientifista que no científica.



    17
    De: 8bit Fecha: 2014-06-18 21:24

    Ni relativismo ni neopositivismo. Un buen y neutral artículo al respecto: http://kujanbulak.blogspot.com.es/2012/08/la-izquierda-magufa-y-los-escepticos-de.html



    18
    De: José Luis Ferreira Fecha: 2014-06-18 21:45

    8bit:

    Falacia del hombre de paja. No conozco a nadie que piense que las ciencias sociales se muevan por las mismas leyes (por el mismo tipo de leyes, creo que quieres decir) que la física. Sí conozco algunos que caen en el argumento de autoridad, pero, por lo menos en economía, no es lo que se acepta excepto en algunas escuelas que se hacen llamar, eufemísticamente, heterodoxas.



    19
    De: Leto Atreides Fecha: 2014-06-19 11:42

    Pues yo creo que quizás sí que critiquemos más a la izquierda, o por lo menos alguno lo hacemos. Y yo personalmente lo hago porque espero que partidos como Podemos ganen alguna vez y por mi afinidad ideológica me siento más ofendido de que sean "los nuestros" los que cometan esos errores anticientíficos. También lo hago con la esperanza de que rectifiquen o se den cuenta de su error. Mis críticas intentan ser constructivas y/o divulgativas cuando he hablado con alguno y nunca lo he hecho con alguien del PPSOE. Soy conscientes que otras críticas no lo son.

    Por lo demás, le doy la razón a Javier y creo que yo, por lo menos, no tengo el mismo nivel de exigencia con el PPSOE pese a que las hacen peores porque no pienso votarles hasta que el fin de los días o se vuelvan partidos realmente de izquierdas (lo que ocurra primero).



    20
    De: Anxo Fecha: 2014-06-19 16:15

    ¡ F A N T Á S T I C O !

    Estos días he ido siguiendo estas polémicas y hata ahora el artículo con el que más me he identificado es este. Creo que das totalmente en el clavo.



    21
    De: Iván Fecha: 2014-06-19 18:47

    El regusto amargo que da el "o guatemala o guatepeor" entre neoliberales cavernarios y sus ataques a la ciencia o gente de izquierda ecolatras ignorantes, es terrorifico.
    Creo que el comentario #7 resume muy bien todo, hay que atacar la ignorancia y a quienes la promueven, sean cavernarios o ecomemos.

    Que lejos quedan ya los años que de niño, veias gente como Sir David Attenborough (por decir el primero que me viene a la cabeza) y todos eran gente que sabia de lo que hablaba, por formacion o experiencia.
    Ahora a muchos de estos lumbreras, y me duele por la afinidad ideologica, hasta el pirado de George de la jungla les daria un baño en muchos temas, manda eggs.



    22
    De: 34 Fecha: 2014-06-22 19:51

    Yo no soy de Podemos, pero sobre "Castas Científicas", está claro que el escepticismo a nivel mundial y en España sabe mucho..., de su relación con los lobbyes de las empresas tecnológicas, de como se les conceden ciertas subvenciones pese a que luego no hay dinero para universidades e investigación, de como esta viviendo cierta gente que no son científicos o si lo son no son demasiado destacados en ciencia, es decir viven del humo y de su venta, por ejemplo no deja de ser interesante como el señor Juan Ignacio Pérez y su "cátedra de divulgación científica", luego está bastante cerca de esos centros tecnológicos público-privados que tanto se estilan por donde el anda y como muchas de sus opiniones "coinciden" con los productos que estos venden, por cierto su artículo me parece flojo, pero la contestación a Pablo Echenique eso si que es un auténtica bajada de pantalones, felicidades, desde luego que hay que limpiar la ciencia, que no es derechas ni de izquierdas, para la investigación es necesario el dinero, pero no se puede servir a la verdad científica y al dinero, es imposible pues sus intereses no coinciden muchas veces, si se quiere que la ciencia sobreviva y que esta esté al servicio de la gente, es por ahí por donde hay que empezar, sino mal futuro nos espera y por supuesto, esa libertad científica y universitaria, es incompatible con el escepticismo, que no es mas que el brazo de lo que interesa a los científicos no independientes de empresa, científicos que tienen debido a su alto sueldo una confusión entre lo que es el interés de la ciencia y el de sus empresas, en este sentido el escepticismo además de mediocre y exterior a la ciencia, es tan de izquierdas como Emilio Botin, no mucho mas ni mucho menos, solo como Emilio Botin, por lo que los continuos intentos del escepticismo de influir en política y de tratar que de ciencia solo hable la ciencia y no los parlamentos (parlamentos asesorados previamente por científicos por supuesto, pero escuchando a todos los científicos con estudios publicados en revistas científicas, a los investigadores no a los divulgadorcillos, investigadores independientes y no independientes y luego deciden), los intentos del escepticismo de impedir esto (que así es y si se dice que no es que se ignora, se miente o meramente se siente verguenza de uno mismo), los intentos del escepticismo por impedir esto se terminan por convertir en un intento de que "solo decidan algunos científicos" que hablan desde lo que interesa a sus empresas, deja la democracia por el suelo y claro, esto ya no es un problema científico, sino social y no precisamente de izquierdas, por supuesto todos somos conscientes de que la gente que "maneja el escepticismo" tanto dentro de España como fuera son conscientes y cómplices de esta aberración.



    23
    De: 34 Fecha: 2014-06-22 19:53

    Por supuesto no confundir nunca a las élites españolas y extranjeras del escepticismo, con la masa borreguil manipulable que les sigue, los primeros son culpables y los segundos solo tontos.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.164.166 (cb1f140595)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir