ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Pezqueñines
    2003-05-19
    )

    Pezqueñines
    2003-05-19


    Publicado en Milenio, Diario de Noticias, lunes 19 de mayo de 2003

    Llevamos mucho tiempo pescando, recolectando de los mares lo que podemos, y como hemos ido pudiendo. Desde hace más de cien mil años, cuando quienes vivían cerca de las costas africanas del Índico recolectaban moluscos y crustáceos, y peces cuando los conseguían. Entre muchas otras características de nuestra especie está la de comernos todo lo que sea comestible (más aún, viendo la oferta de los fast foods, uno añadiría que incluso lo que no es comestible...). La eficiencia que nos proporcionó el uso de herramientas y nuestra mayor capacidad de comprensión del mundo que nos rodea fue permitiendo que poco a poco la especie humana conquistara el planeta, y lo fuera aprovechando para seguir medrando. Y en esas seguimos, aunque ahora nos damos cuenta de que, a lo tonto, somos ya muchos, y los recursos que un día parecían inagotables tienen, por el contrario, un tamaño finito, una fecha de extinción si seguimos así.

    Ahora nos cuentan unos ecólogos canadienses, en un estudio que esta semana publica la revista Nature, que de los peces gordos de la mar salada queda sólo un diez por ciento de lo que había antes del nacimiento de las pesquerías industriales, la modernidad de la depredación marina del último siglo. Quienes viven del mar, y tan dados han sido siempre a las historias y cuentos de sus predecesores, saben bien de la desaparición paulatina de los caladeros, de la disminución de los frutos de ese mar que antes era generoso y ahora parece rácano. Se comprueba ahora que somos nosotros los únicos responsables, que atunes, peces espada, merluzas y hasta fletanes empiezan a ser casi inencontrables.

    El autoengaño de las potencias pesqueras de que si un caladero se esquilmaba siempre se podía ir a otro y que, dejando el antiguo reposar unos años se volvería a repoblar queda, con probatura científica, expuesto. ¿Qué haremos entonces? Por el momento nada, las flotas de barcos-factoría siguen haciendo desparecer cuanto pueden: la especie depredadora por naturaleza va camino de dar al traste con esa fuente de alimento. Los aún tímidos intentos por inventar el neolítico en la pesca, esto es, pasar de recolectores a cultivadores, no van a permitir parar el desastre. Se exigen acciones globales, una vez más que, mucho nos tememos, quedarán en el agua de borraja de tratados internacionales de eterna confección con moratorias absurdas y vetos por parte de los más responsables. Así, no nos quedarán ni los pezqueñines.

    2003-05-19 21:37
    Enlace | 3 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/8129

    Comentarios

    1
    De: rvr Fecha: 2003-05-19 21:42

    Javier Solana suele argumentar a la administración estadounidense que las políticas preventivas no solo sirven para los terroristas, sino también para el medio ambiente. Ellos a lo suyo, claro.



    2
    De: ElPez Fecha: 2003-05-20 09:35

    Más sobre este asunto el próximo miércoles, en El Correo y por aquí, claro...



    3
    De: lgs Fecha: 2003-05-20 16:39

    copensaremos con sombreros en la lista, si quieren



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.20.225.97 (89e00f6a88)
    Comentario

    portada | subir