ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • ElPez en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • David en ¿El Timo Del Fracking? #vayatimo
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Anónimo en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • ElPez en Contra El Cambio De Hora
  • Andres en Olores De Humo (BC012)
  • Carlos Herranz en Contra El Cambio De Hora
  • ElPez en Transfóbicos (#MILENIO @NoticiasNavarra)
  • Inicio > Historias > Conjunciones
    2002-05-03
    )

    Conjunciones
    2002-05-03

    Milenio � Diario de Noticias, lunes 29 de abril de 2002
    Javier Armentia

    Posiblemente lo hayan visto ya cualquiera de estas tardes. Aunque (más posiblemente aún) ni se hayan dado cuenta lo que pasa: que en el crepúsculo vespertino los planetas observables a simple vista están agrupándose en poco más de un palmo de cielo. Justo tras la puesta de Sol, conforme la luminosidad va decayendo, comienzan a verse los más brillantes: Júpiter, el que ahora queda más alto de todos; Venus, el que más brilla, y Mercurio, como un foco que queda cerca del horizonte. Entre los dos primeros, poco a poco, seremos capaces de encontrar a Marte y Saturno, menos brillantes, más rojizos. Y luego, tras estas luminarias, irán apareciendo las estrellas entre las que se están moviendo, aquellas con que los antiguos dibujaron la cabeza de un increíble toro, donde colocaron al Auriga, y donde viven según la leyenda los gemelos Cástor y Pólux.

    La última vez que pasó algo así, en mayo de hace dos años, los astrólogos y otros charlatanes se apresuraron a anunciarnos las desgracias que correspondían a un fin del mundo que, como suele pasar, no fue. Ahora andan más callados, aunque no será porque hayan reconocido que lo suyo no tiene fundamento: ese tipo de creencias (todas las que se sustentan en la fe ciega en un dogma revelado y antiguo) son demasiado difíciles de dejar con el trabajo de la razón.

    Así que ni nos influyen estos planetas ni nos avisan de nada, pero no dejemos por ello de mirarlos danzar al compás de la mecánica celeste. Hasta el 2040 no volverá a verse algo así y para entonces quién sabe dónde andaremos, así que conviene aprovechar, disfrutar de este espectáculo celeste, gratis total que, además, nos permite soñar sobre otros mundos que no están en éste.

    2002-05-03 00:09
    Enlace | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://javarm.blogalia.com//trackbacks/933

    Comentarios

    portada | subir